El buque de guerra robótico del Pentágono acaba de disparar su primer misil.

Uno de los dos prototipos de buques de guerra robotizados del Departamento de Defensa de Estados Unidos acaba de disparar su primer misil.

El ejército calificó el viernes de “cambio de juego” el lanzamiento de prueba de un misil SM-6 desde el buque de superficie no tripulado Ranger, que navega frente a la costa de California.

Sin embargo, una cosa es que un buque no tripulado lance un misil. Otra cosa es que el mismo buque encuentre y fije objetivos de forma autónoma.

El verdadero “cambio de juego” se producirá cuando el Ranger u otro USV se conecte a una amplia red de mando y control y de datos, que funcione en la tensión de la batalla.

La Marina lleva años señalando su intención de complementar, si no sustituir parcialmente, sus buques de guerra tradicionales con un gran número de buques de superficie no tripulados (USV) de bajo coste.

Un plan de flota provisional que la administración del presidente Joe Biden hizo público en junio propone añadir entre 77 y 140 buques y submarinos no tripulados a una fuerza a largo plazo de entre 321 y 372 buques tripulados.

Para ello, la Oficina de Capacidades Estratégicas del Pentágono ha adquirido los dos prototipos de USV y tiene previsto comprar otros dos antes de ceder el programa a la Marina estadounidense en 2022.

Los legisladores concedieron al proyecto unos 100 millones de dólares para el esfuerzo el año pasado. El programa solicitó 150 millones de dólares para 2022. La propia Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de Estados Unidos poseía un par de USV más pequeños y los cedió a la Marina en 2018.

Los USVs Nomad y Ranger son antiguos buques civiles de suministro rápido, docenas de los cuales recorren el Golfo de México apoyando a las plataformas petrolíferas. El Pentágono pintó los buques de 175 pies (53,3 m) de color gris y les añadió ordenadores y equipos de comunicaciones, así como sistemas de inteligencia artificial desarrollados por Raytheon.

Los dos USVs hicieron un viaje de 4.000 millas desde la Costa del Golfo a través del Canal de Panamá hasta su puerto de origen, San Diego: el Ranger en octubre y el Nomad en junio.

Los tránsitos fueron una oportunidad para poner a prueba la capacidad de navegación autónoma de los buques. Con los marineros de San Diego vigilando, los USVs se dirigieron por sí mismos al canal, momento en el que los pilotos abordaron los buques para guiarlos a través del Océano Pacífico.

El Ranger fue el primero en recibir armas. La Marina instaló un paquete cuádruple de lanzadores para el SM-6 de Raytheon, un misil balístico con un buscador multimodo. El SM-6, con un coste de 5 millones de dólares, es nominalmente un misil de defensa aérea, pero la Marina ha ido ampliando constantemente el conjunto de objetivos de las municiones para incluir misiles balísticos, barcos y objetivos en tierra.

Los lanzadores se colocan en posición horizontal en un contenedor de transporte antes de inclinarse hacia arriba para disparar.

El USV ‘Ranger’ dispara un SM-6.

En algún momento antes del 3 de septiembre, los controladores en tierra ordenaron al Ranger que disparara un SM-6. “Semejante innovación impulsa el futuro de las capacidades conjuntas”, se congratuló el Pentágono.

Pero no es difícil disparar un misil. Es difícil disparar un misil a un objetivo legítimo durante el caos del combate. Las fuerzas de vigilancia deben encontrar e identificar, por ejemplo, un buque de guerra enemigo entre los miles de buques civiles que se agolpan en las rutas marítimas.

Una amplia gama de exploradores podría alimentar la red con datos. Aviones y barcos tripulados. Drones. Otras naves robóticas. Incluso batallones del Cuerpo de Marines escondidos en islas remotas.

Los vigilantes deben pasar al tirador no tripulado, así como a los controladores en tierra, una pista detallada del objetivo: las coordenadas a las que debe apuntar un misil para ponerlo lo suficientemente cerca del enemigo para que el propio buscador del misil funcione.

Este delicado traspaso de datos debe producirse rápidamente a través de miles de kilómetros, mientras el enemigo está interfiriendo con los sensores y las radios y con los satélites.

El Pentágono sabe que la red de sensores y de mando es fundamental para que los USV funcionen. La misma SCO que adquirió los USVs también ha estado trabajando en la red.

Los desarrolladores son optimistas. El programa de los USV “ofrece una red de sensores distribuida que puede navegar y operar con la supervisión del hombre en el bucle, y será capaz de realizar despliegues de semanas de duración y tránsitos transoceánicos”, declaró el Departamento de Defensa.

La prueba vendrá en forma de un ensayo realista que pondrá a prueba los sensores, la red y un barco robot cargado de misiles.

David Axe

6 thoughts on “El buque de guerra robótico del Pentágono acaba de disparar su primer misil.

  • el 9 septiembre, 2021 a las 21:48
    Permalink

    Todo parece indicar que el futuro capital ship podría rondar en la idea de un buque principal porteador y controlador de drones marítimos , que serán los que ejerzan en la práctica , las operaciones principales de combate .

    Respuesta
    • el 10 septiembre, 2021 a las 07:51
      Permalink

      Entonces… basta con matar a la “reina”

      Respuesta
      • el 10 septiembre, 2021 a las 10:55
        Permalink

        ¡Bendito Ender!

        Respuesta
      • el 11 septiembre, 2021 a las 02:50
        Permalink

        Si es que la encuentras , claro .

        Respuesta
        • el 11 septiembre, 2021 a las 12:19
          Permalink

          Emite datos en forma de radiación electromagnética… también seria el foco de más actividad del grupo.

          Respuesta
          • el 12 septiembre, 2021 a las 09:53
            Permalink

            Olvídas a la distancia que operará del grupo y el equipo de guerra electónica que empleará para ocultar su verdadera posición , todo eso aderezado además de sus propias protecciones defensivas y el soporte adicional que pudiera recibir de otras unidades . No es tan mala idea , estratégicamente hablando . Podrías tirarte faroles y aparentar falsas posiciones , volviendo loco al rival , de manera permanente .

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.