El caza J-10 de China no es un F-35, pero seguro que es una potencia.

El J-10 “Dragón Vigoroso” es uno de los pilares del esfuerzo de China por modernizar su gran flota de cazas monomotores, de los que ya hay 350 en servicio. El Dragón Vigoroso, un ágil caza táctico similar al omnipresente F-16 Fighting Falcon, fue el primer diseño nacional chino que se equiparó a los cazas occidentales y rusos de cuarta generación.

Sin embargo, hay pruebas considerables de que el desarrollo del J-10 se basó en gran medida en un caza desarrollado por Israel con motores estadounidenses en la década de 1980.

Israel fabricó por primera vez sus propios aviones después de que su pedido de Mirage V francés fuera embargado en 1967. Los agentes israelíes obtuvieron los esquemas del Mirage V (y muy probablemente los componentes de fabricación e incluso los fuselajes), lo que permitió a Israel Aerospace Industries producir dos clones nacionales: el Nesher y el Kfir mejorado. Ambos sirvieron a la IAF y se exportaron ampliamente.

Entre 1969 y 1979, la IAF recibió cazas bimotores de alto rendimiento F-4 Phantom y F-15 Eagles de Estados Unidos. Sin embargo, seguía queriendo un caza táctico monomotor más barato que sustituyera a sus cada vez más vulnerables aviones A-4 Skyhawk y Nesher. Entonces, ¿por qué no construir también el sustituto del Nesher en el país?

El elegante IAI Lavi (Lion Cub) resultante tenía alas delta (buenas para el rendimiento a alta velocidad) combinadas con canards, un segundo conjunto de pequeñas alas cerca del morro para mejorar la sustentación y la maniobrabilidad. El Lion Cub era tan maniobrable que era aerodinámicamente inestable, pero un avanzado sistema de control de vuelo cuádruplemente redundante contrarrestaba la inestabilidad.

Se incorporaron ampliamente materiales compuestos para reducir el peso del Lavi a sólo 7,25 toneladas en vacío. Un compacto turboventilador Pratt & Whitney 1120, colocado bajo la panza, proporcionaba una gran cantidad de empuje, lo que permitía al pequeño Lavi volar lejos y rápido transportando una carga útil de hasta 16.000 libras (7.257 kg).

De hecho, a excepción de los cañones, el Lavi se parecía mucho en apariencia y capacidad a los F-16 construidos en Estados Unidos que entraron en servicio en la Fuerza Aérea israelí en 1980. Pronto prestaron un amplio servicio de combate, destruyendo el reactor nuclear iraquí de Osirak y derribando más de cuarenta cazas sirios sobre el Líbano sin sufrir pérdidas.

Los críticos israelíes y estadounidenses del Lavi señalaron que Israel estaba invirtiendo 2.000 millones de dólares en costes de desarrollo para reinventar un avión que ya había comprado a Estados Unidos. Sin embargo, el Lavi, más orientado al ataque terrestre, difería en algunos aspectos. Tenía una velocidad máxima inferior de Mach 1,6-1,8 en comparación con la de Mach 2 del Falcon, pero tenía un 50% más de alcance. También contaba con un potente sistema de interferencia interno para su autoprotección. La aviónica del Lavi, diseñada por Israel, era comparable a la del posterior modelo F-16C que al más rudimentario F-16A.

Sin embargo, en la década de 1980 los costes de desarrollo de los aviones de combate habían crecido exponencialmente a medida que se hacían más y más sofisticados; y, a diferencia del Nesher y el Kfir, el Lavi no era un clon de un diseño existente. IAI esperaba recuperar los costes exportando el Lavi, especialmente a los estados que se enfrentaban a embargos por su mal historial en materia de derechos humanos, como la Sudáfrica de la época del Apartheid, Chile y Argentina.

Pero Estados Unidos, proveedor del 40% de los componentes del Lavi, no quería subvencionar a un competidor del F-16. Washington señaló que sólo cooperaría si Israel se abstenía de exportar el Lavi.

En 1987, IAI había construido dos prototipos de Lavi biplaza que demostraron un excelente rendimiento en ochenta y dos vuelos de prueba. Se estaban construyendo otros tres. También había probado los turboventiladores PW1120 en un F-4 “Super Phantom” que demostró un rendimiento tan extraordinario que incluso realizó una demostración en el Salón Aeronáutico de París y se consideró brevemente su exportación.

Sin embargo, los extraordinarios compromisos financieros que implicaba el Lavi lo hicieron extremadamente divisivo desde el punto de vista político. El 30 de agosto, en una votación de 11-12, el gabinete israelí canceló el Lavi. En su lugar, se adquirieron noventa F-16 adicionales.

De Israel a China

Así terminó la producción israelí de aviones de combate nacionales, pero no la de armas y componentes avanzados para los aviones de combate, que se vio muy impulsada por las tecnologías desarrolladas para el Lavi.

Una de las exportaciones más destacadas fue el misil Python-3, que contaba con la capacidad, aún poco común, de atacar a los aviones desde cualquier ángulo mediante una mira montada en el casco. La tecnología fue licenciada para su producción por la empresa china Xi’an Aircraft Corporation en 1989 como el misil PL-8, que sigue en servicio en la actualidad.

Otras tecnologías transferidas son el radar doppler E/LM-2035 (derivados instalados en el caza J-8 y J-10) y el sistema de navegación inercial Tamam.

De hecho, durante la década de 1980, Estados Unidos y Europa Occidental también exportaron tecnología militar a China, considerada entonces como un contrapeso a la Unión Soviética. Las empresas estadounidenses incluso exploraron el codesarrollo de cazas J-7 y J-8 actualizados para Pekín. Sin embargo, la cooperación chino-occidental en materia de defensa terminó abruptamente tras la masacre de la Plaza de Tiananmen del 4 de junio de 1989.

Sin embargo, a mediados de la década de 1990, los periódicos estadounidenses empezaron a informar de que las agencias de inteligencia estaban preocupadas por las continuas transferencias de tecnología israelí a China, incluyendo algunos componentes dados a Israel por Estados Unidos.

Esto incluía alegaciones de que Israel había transferido tecnología Lavi para el programa chino de desarrollo de un caza de cuarta generación. La Chengdu Aircraft Corporation había comenzado a trabajar en el J-10 en 1988 bajo el mando del ingeniero Song Wecong.

La participación israelí en el J-10 parece haber comenzado más o menos al mismo tiempo que China abrió por primera vez relaciones diplomáticas con Israel en enero de 1992…. Los contratistas israelíes fueron contratados para proporcionar los esquemas aerodinámicos y estructurales del J-10. Las influencias israelíes en el diseño del J-10 son inconfundibles: una disposición canard-delta muy acoplada; un caza monomotor con una entrada de motor ventral; dos estractores ventrales; y un fuselaje de superficie.

La preocupación por las transferencias de tecnología entre Israel y China llevó al Congreso a prohibir la exportación del caza furtivo de alta tecnología F-22 Raptor. Desgraciadamente, la falta de pedidos de exportación, unida a los posteriores recortes en el gasto de defensa, provocó el cierre prematuro de la línea de producción del F-22. En sus últimos años, la administración Clinton también impidió que Israel exportara su avión de alerta temprana aerotransportada Phalcon, lo que obligó a China a pasar años desarrollando internamente una amplia variedad de sus propios aviones de alerta temprana.

Según Golan, “la participación israelí en el programa J-10 parece haberse reducido más o menos al mismo tiempo, y Rusia intervino para comercializar sistemas de aviónica desarrollados por los soviéticos para suministrar versiones de producción del avión”.

Tanto los funcionarios de Song como los de IAI han negado rotundamente la colaboración en el desarrollo del J-10.

Sin embargo, en 2008, Jane’s informó que, en extensas entrevistas con varios ingenieros rusos visitantes, Chengdu “se benefició de una importante aportación directa del programa Lavi de Israel, incluido el acceso al propio avión Lavi de Israel Aircraft Industries (IAI)…”. Esto ha incluido un amplio diseño y modelado de rendimiento, pruebas en el túnel de viento y aportaciones de diseño aerodinámico avanzado…”. Jane’s fue informada de cómo funcionarios de Chengdu del más alto nivel declararon que tenían uno de los prototipos Lavi de IAI en sus instalaciones”.

Hipotéticamente, las fuentes rusas de Jane’s pueden haber estado difundiendo información errónea. La industria aeronáutica rusa tiene una relación decididamente de amor-odio con China.

Sin embargo, si Israel transfiriera tecnología Lavi a China, ambas partes tendrían fuertes incentivos para negarlo.

En cualquier caso, el J-10 se inspira más en el Lavi que en un clon. Es significativamente más largo y pesado, y tiene alas diferentes. En su libro, Golan explica que China carecía de acceso al motor compacto PW1120 y de la capacidad de fabricar a gran escala componentes ligeros de material compuesto. (China consiguió finalmente esto último con el avión de transporte Y-20.) Por lo tanto, Song tuvo que alargar el fuselaje del J-10 en dos metros para acomodar un turbofán ruso AL-31F, lo que dio como resultado un avión de 11,75 toneladas.

No obstante, el J-10 sigue siendo un caza polivalente ágil, versátil y barato, diseñado desde el principio para incorporar sistemas de aviónica de alta tecnología y armas guiadas. Aunque no se trata de un avión furtivo de última generación, marcó un hito importante en la modernización militar de China, conseguido, probablemente, con un poco de ayuda extranjera.

Sébastien Roblin

One thought on “El caza J-10 de China no es un F-35, pero seguro que es una potencia.

  • el 20 diciembre, 2021 a las 18:05
    Permalink

    Una vez más se demuestra que alguien muerde la mano que en su día le dió a comer.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.