El contrato multimillonario de los submarinos australianos se hunde y es improbable que resurja.

Según la prensa australiana el Gobierno del país ha malgastado miles de millones de dólares en un acuerdo con el Grupo Naval francés para la compra de 12 nuevos submarinos que no tienen prácticamente ninguna posibilidad de llevarse a cabo.

Mientras la prensa local publica esta noticia, el jefe de la empresa francesa de construcción naval, Naval Group, Pierre Eric Pommellet, ha llegado a Australia para reunirse con los ministros federales en un intento de rescatar el contrato. Tristemente para Australia – y para Monsieur Pommellet – ninguno de esos ministros tiene la experiencia o la competencia para lograr un cambio satisfactorio.

Muchos comentaristas informados en Francia, Australia y otros lugares esperan ahora que se abandone el tan celebrado acuerdo. Si eso sucede, la sustitución de los actuales submarinos envejecidos se retrasaría muchos años, dependiendo del momento en que se produzca el cambio de gobierno a una administración capaz de acometerlo.

Aunque la defensa es sólo un ejemplo de la mala gestión de la Coalición del gabinete Morrison, es aquí donde las pérdidas de Australia son posiblemente más devastadoras: tanto en miles de millones de dólares desperdiciados como en el riesgo para la seguridad nacional.

Responsabilidad del proyecto

Los fallos son múltiples. El más básico es la responsabilidad. Desde que se iniciaron las negociaciones con Francia, Australia ha tenido tres primeros ministros, tres viceprimeros ministros, tres tesoreros fracasados, cinco ministros de Defensa y cuatro ministros de Industria de Defensa. De las 15 personas que han ocupado estas carteras, siete han abandonado el Parlamento. Ninguno de los que quedan tiene la competencia necesaria para cumplir con Australia o el temple para asumir la responsabilidad. El actual ministro de Defensa está en el hospital de baja.

Las prioridades políticas son primordiales

Un factor importante a la hora de precipitarse en la conexión con Francia fue el conjunto de promesas que la Coalición esperaba hacer persiguiendo votos. En el período previo a las elecciones de 2019, el entonces ministro de Industria de Defensa, Christopher Pyne, prometió cientos de nuevos puestos de trabajo, la “mayoría de los cuales estarán basados en el sur de Australia”.

Las consideraciones de coste y defensa eran secundarias.

Muchos observadores militares se mostraron consternados por el hecho de que Australia aceptara los Shortfin Barracudas franceses en lugar de las alternativas más baratas y adecuadas ofrecidas por Japón y Alemania.

Errores de diseño y coste

Varias de las especificaciones de Australia eran sencillamente insensatas, como resumió Binoy Kampmark para IA (Independent Australia). Un submarino nuclear con un motor diesel-eléctrico es un fracaso. Un sistema de combate americano no funcionará en un buque francés porque los americanos y los franceses no se hablan. Las baterías de plomo estarán obsoletas mucho antes de que se entreguen los submarinos.

El pliego de condiciones original de Francia situaba el coste del proyecto entre 20.000 y 25.000 millones de dólares. El coste en el acuerdo inicial firmado a finales de 2016 era de 50.000 millones de dólares.

En febrero de 2020, el servicio de investigación de la Biblioteca Parlamentaria informó de que el coste de adquisición… “es del orden de los 80.000 millones de dólares en dólares de salida y la estimación para el mantenimiento podría ser aproximadamente de unos 145.000 millones de dólares…”.

En la actualidad, las estimaciones se sitúan en el doble de esa cantidad.

Plazos incumplidos

Los retrasos han hecho que la entrega del primer Barracuda pase de mediados de la década de 2020 a principios de la de 2030 y ahora a la de 2040. La última fecha incumplida ha sido la finalización del Acuerdo de Asociación Estratégica que rige todo el proyecto. Esta fecha debía haberse cumplido antes de las pasadas Navidades.

Contenido australiano en mano de obra y componentes

Esta es la principal área de disputa entre la empresa francesa y el ministerio de Morrison. El Ministro de Defensa exige un 60 por ciento de aportación local, frente al 90 por ciento de cuando se anunció el proyecto por primera vez. Los franceses insisten ahora en que debe ser mucho menos, ya que Australia no puede cumplir. Esto no se resolvió antes de que se firmara el acuerdo de producción en 2018.

¿Cuántos submarinos se necesitan?

La sustitución de los seis buques actuales de la clase Collins está ciertamente justificada y posiblemente se aumente a siete u ocho.

Submarinos australianos clase Collins

Las comparaciones con otros países sugieren que 12 es excesivo.

Taiwán, con una población similar a la de Australia y una vulnerabilidad defensiva mucho mayor, tiene cuatro. Canadá, con una población mucho mayor, también tiene cuatro. Argentina y España, con aproximadamente el doble de población que Australia, tienen dos cada uno. Alemania, que tiene una población más de tres veces superior a la de Australia y es un importante fabricante de submarinos, tiene seis. Brasil, con ocho veces la población, tiene seis. México, con cinco veces la población, no tiene ninguno. Nueva Zelanda, con la misma vulnerabilidad defensiva que Australia, no tiene ninguno.

Doce es, por tanto, excesivo, sobre todo porque este Gobierno ha pedido prestado 73.000 millones de dólares de media cada año durante los últimos siete años -una deuda total de 541.000 millones de dólares-, mientras que todas las economías bien gestionadas han reducido sustancialmente su deuda.

No invertir en Australia

Hay una justificación para 12 submarinos. Es decir, si Australia amplía su propia industria de submarinos y los construye también para otros países. Si Suecia, con menos de la mitad de la población australiana, puede hacerlo, Australia también puede. Sin embargo, no son muchos los que creen que el actual Gobierno de Coalición tenga la visión o la competencia para intentarlo.

Los actuales submarinos de la clase Collins fueron encargados por el Gobierno de Hawke en 1987. La construcción comenzó en Australia en 1990 y continuó hasta 2003. Los problemas técnicos encontrados en los primeros años se fueron superando. Ahora, los seis submarinos seguirán en servicio hasta mediados de la década de 2040, sujeto, por supuesto, a cuando la Coalición pierda el poder.

Una administración competente puede hacerlo.

Excesivo secretismo, incluso por parte del Senado

A todos estos fracasos se suma el hecho de que el Gabinete de Morrison se niega a responder ante el Parlamento. En una desagradable confrontación en la Comisión de Economía del Senado del mes pasado, el jefe del Departamento de Defensa, Greg Moriarty, se negó a proporcionar documentos a los que la Comisión tenía el derecho constitucional de acceder.

El senador independiente Rex Patrick advirtió a Moriarty:

 “Ha habido una orden para la producción de estos documentos. Usted ha alegado la inmunidad de interés público y tiene todo el derecho a hacerlo”. El Senado ha considerado esa inmunidad de interés público y, en este caso, la ha rechazado. A partir de ese momento, usted está básicamente al borde del desacato. El ministro está al borde del desacato”.

Moriarty se negó rotundamente a las peticiones del Comité, insistiendo en que cumpliría las órdenes del temeroso ministro y del Gabinete.

El remedio

Por lo tanto, la solución es que el pueblo de Australia se deshaga de este régimen de chapuceros secretos lo antes posible: para ahorrar cientos de miles de millones de dólares y garantizar una capacidad militar eficaz.

Alan Austin

11 thoughts on “El contrato multimillonario de los submarinos australianos se hunde y es improbable que resurja.

  • el 2 marzo, 2021 a las 06:23
    Permalink

    Que no pierdan más tiempo ni dinero y se unan al proyecto S-80+, todavía están a tiempo.

    Respuesta
  • el 2 marzo, 2021 a las 10:20
    Permalink

    Oportunidad para Navantia. Lástima que el programa S80 se haya retrasado tanto, por un lado por problemas técnicos (lo cual es aceptable, estas cosas pasan y no son sencillas) y por otro lado por motivos políticos (esto es inaceptable; lo único que hace es aplazar el gasto e incluso incrementarlo, no reducirlo). Y lástima que las dos primeras unidades irán sin AIP de momento. Un nuevo error político-comercial, en mi opinión.

    Respuesta
  • el 2 marzo, 2021 a las 10:29
    Permalink

    Hasta que el S-80 no sea una realidad no podemos ofertarlo como alternativa, ojala en poco tiempo lo veamos surcando los mares, ah..y no olvidemos que el primer S-80 no va a ir equipado al 100%, con este submarino se está “sembrando”, la cosecha llegará en unos años.

    Respuesta
  • el 2 marzo, 2021 a las 12:28
    Permalink

    Leyendo las cifras disparatadas del artículo, y viendo que Australia no ha conseguido nada, parece incluso que los españoles no lo han hecho tan mal, nuestro exceso de gasto parece pecata minuta en comparación,bien es verdad que ellos tienen en mente a los chinos.

    Respuesta
    • el 2 marzo, 2021 a las 16:07
      Permalink

      son dólares australianos, respecto al euro, habrá que quitar el 40%, creo recordar

      Respuesta
    • el 3 marzo, 2021 a las 10:06
      Permalink

      Es lo que tiene tratar con los gabachos, de todas formas. Ajo y agua para los canguros, a la próxima que vuelvan.

      Respuesta
  • el 2 marzo, 2021 a las 13:54
    Permalink

    Y eso es solo uno de los dolores de cabeza de Australia, porque aún está el otro problema que son las fragatas de diseño británico (sólo hay que ver los problemas técnicos y el despilfarro de dínero que están teniendo los canadienses esas mismas fragatas que aún están solo en papel).
    Por otro lado está la arrogante actitud de Francia que quiere, en contra de lo acordado, llevarse prácticamente la fabricación a instalaciones galas dicho de otra forma, ¡nada nuevo bajo el Sol, pues ya conocemos cómo se la gastan los gabachos!
    mejor le hubiese ido a Australia seguir en colaboración con NAVANTIA.
    ¿Sabrá España aprovechar la oportunidad?.
    Eso solo el tiempo lo dirá, pero al menos debería intentarlo.

    Respuesta
  • el 2 marzo, 2021 a las 17:55
    Permalink

    Cita : Fuerzanaval.com → tema : DCNS se hace con el contrato de los submarinos australianos → comentarios ( curiosidad : observense las fechas ) .
    No tengo mas que añadir .

    Respuesta
  • el 2 marzo, 2021 a las 23:55
    Permalink

    El mejor posicionado es el soryu japonés. Siempre lo fue. Muy a nuestro pesar.

    Respuesta
  • el 3 marzo, 2021 a las 00:08
    Permalink

    Oportunidad de ORO para Navantia si consigue dar en el blanco en cuanto a CALIDADES Y OBJETIVOS FUNCIONALES DEL S-80 PLUS . Si lo consumara exitosamente , veo un cuantioso y magnífico futuro para nuestro astillero submarinista Cartaginense / Cartagenero , después de todo . ¡¡ Quién lo diría !!

    Respuesta
  • el 3 marzo, 2021 a las 12:44
    Permalink

    La integración del AIP debería hacerse ya en el primero de los S80, entonces sí podrían aspirar a ventas en un plazo razonable de tiempo, para probarlo bien y ponerlo a punto. No incluir el AIP de primeras es un gran error comercial, aunque se tarde un poco más en dárselo a la desArmada.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com