El ejército estadounidense teme que China acelere sus planes de ataque a Taiwán.

Los militares estadounidenses están avisando de que China probablemente está acelerando su calendario para hacerse con el control de Taiwán, la isla-demócrata que ha sido la principal fuente de tensión entre Washington y Pekín durante décadas y que se considera el desencadenante más probable de una guerra potencialmente catastrófica entre Estados Unidos y China.

La preocupación por Taiwán se produce en un momento en el que China está adquiriendo una nueva fuerza tras años de desarrollo militar. Se ha vuelto más agresiva con Taiwán y más reivindicativa en las disputas de soberanía en el Mar de China Meridional.

Pekín también se ha vuelto más conflictivo con Washington; altos funcionarios chinos intercambiaron agudas e inusualmente públicas puyas con el Secretario de Estado Antony Blinken en conversaciones mantenidas en Alaska el mes pasado.

El secretario de Estado Antony Blinken y otros funcionarios estadounidenses se reúnen con funcionarios chinos en Anchorage, Alaska, el 18 de marzo de 2021.

Sin embargo, un movimiento militar contra Taiwán pondría a prueba el apoyo de Estados Unidos a la isla, que Pekín considera una provincia escindida. Para el gobierno de Biden, podría suponer la elección de abandonar una entidad amistosa y democrática o arriesgarse a lo que podría convertirse en una guerra total por una causa que no está en el radar de la mayoría de los estadounidenses.

Estados Unidos ha prometido desde hace tiempo ayudar a Taiwán a defenderse, pero ha dejado deliberadamente sin aclarar hasta dónde llegaría en respuesta a un ataque chino.

Este cúmulo de preocupaciones encaja con la opinión de la administración de que China es un desafío de primera línea para Estados Unidos y que hay que hacer más pronto – militarmente, diplomáticamente y por otros medios – para disuadir a Pekín en su intento de suplantar a Estados Unidos como potencia predominante en Asia.

Algunos líderes militares estadounidenses ven a Taiwán como el punto de conflicto más inmediato.

“Tenemos indicios de que los riesgos están aumentando”, dijo el mes pasado el almirante Philip Davidson, el comandante militar estadounidense de mayor rango en la región de Asia-Pacífico, refiriéndose a un movimiento militar chino en Taiwán.

“La amenaza se manifiesta durante esta década, de hecho, en los próximos seis años”, dijo Davidson.

Días después, el esperado sucesor de Davidson, el almirante John Aquilino, se negó a respaldar el plazo de seis años, pero dijo a los senadores en su audiencia de confirmación: “Mi opinión es que este problema está mucho más cerca de nosotros de lo que la mayoría piensa”.

Los funcionarios de la administración Biden se han expresado de forma menos directa, pero subrayan la intención de profundizar en los lazos con Taiwán, lo que ha suscitado las advertencias de Pekín contra la injerencia externa en lo que considera un asunto interno.

El miércoles, el ministro de Asuntos Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, dijo que la amenaza militar contra su país está aumentando, y aunque dijo que todavía no era “particularmente alarmante”, el ejército chino en los últimos dos años ha estado realizando lo que llamó ejercicios “de tipo de combate real” más cerca de la isla.

“Estamos dispuestos a defendernos, eso es indudable”, dijo Wu a los periodistas. “Libraremos una guerra si es necesario, y si tenemos que defendernos hasta el último día, entonces nos defenderemos hasta el último día”.

El Secretario de Defensa, Lloyd Austin, califica a China de “amenaza de paso” para Estados Unidos, y los servicios militares se están ajustando en consecuencia.

El Cuerpo de Marines, por ejemplo, se está reconfigurando pensando en China y Rusia tras dos décadas de combate terrestre contra los extremistas en Oriente Medio.

US Marine Corps MV-22 Ospreys despegan en el Aeropuerto Internacional Cassidy en Kiribati durante un vuelo transpacífico.

Casi ningún aspecto de la modernización militar de China ha dejado de irritar a los militares estadounidenses.

El almirante Charles Richard, que como jefe del Mando Estratégico estadounidense es responsable de las fuerzas nucleares de su país, escribió en un reciente ensayo que China está en camino de convertirse en un “par estratégico” de Estados Unidos. Dijo que se espera que el arsenal de armas nucleares de China se duplique “si no se triplica o cuadruplica” en los próximos 10 años, aunque eso va más allá de la opinión oficial del Pentágono de que el arsenal “al menos se duplicará” en ese período.

Sin embargo, Taiwán se considera el problema más acuciante.

Los funcionarios estadounidenses han observado acciones del Ejército Popular de Liberación que parecen estar diseñadas para poner nervioso a Taiwán. Por ejemplo, las incursiones aéreas chinas, que incluyen vuelos alrededor de la isla, son casi diarias y sirven para anunciar la amenaza, desgastar a los pilotos y aviones taiwaneses y conocer mejor las capacidades de Taiwán.

Los funcionarios chinos se han burlado de los comentarios de Davidson sobre Taiwán.

Un portavoz del Ministerio de Defensa, el coronel Ren Guoqiang, instó a Washington a “abandonar el pensamiento de paz cero” y a hacer más para construir la confianza mutua y la estabilidad. Dijo que “los intentos de fuerzas externas de utilizar a Taiwán para tratar de frenar a China, o el uso por parte de las fuerzas independentistas de Taiwán de utilizar medios militares para lograr la independencia, son todos callejones sin salida”.

Las implicaciones de un movimiento militar chino contra Taiwán y sus 23 millones de habitantes son tan profundas y potencialmente graves que Pekín y Washington llevan mucho tiempo gestionando un frágil punto intermedio: la autonomía política taiwanesa que impide el control por parte de Pekín, pero que no llega a la independencia formal.

El ejército de Taiwán realiza un ejercicio a gran escala que simula un intento de aterrizaje anfibio por parte de las fuerzas chinas.

Las predicciones sobre el momento en que China podría decidir intentar obligar a Taiwán a reunirse con el continente han variado durante mucho tiempo, y no hay una opinión uniforme en Estados Unidos. Larry Diamond, profesor de la Institución Hoover de la Universidad de Stanford, dijo la semana pasada que duda que los dirigentes chinos estén dispuestos a forzar la situación.

La administración Trump realizó una serie de movimientos para demostrar un mayor compromiso con Taiwán, incluyendo el envío de un miembro del gabinete a Taipei el año pasado, convirtiéndolo en el funcionario estadounidense de más alto nivel en visitar la isla desde que se rompieron las relaciones diplomáticas formales en 1979 en deferencia a China.

El gobierno de Biden afirma que quiere cooperar con China en la medida de lo posible, pero ha expresado sus objeciones a una amplia gama de acciones chinas.

La semana pasada, el embajador de Estados Unidos en Palaos, país insular del Pacífico, John Hennessey-Niland, se convirtió en el primer embajador estadounidense en activo que visitaba Taiwán desde que Washington cortó sus relaciones con Taipei en favor de Pekín.

China es un objetivo frecuente de las críticas del Congreso. La preocupación por contrarrestar su creciente poderío militar se refleja en la aprobación de la Iniciativa de Disuasión del Pacífico, financiada con 2.200 millones de dólares para 2021. Davidson quiere que apoye, entre otras iniciativas, el establecimiento de un mejor sistema de defensa aérea para proteger el territorio estadounidense de Guam de los misiles chinos y preservar el dominio militar estadounidense en la región.

El representante Adam Smith, demócrata de Washington y presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, se muestra escéptico ante la fijación de los militares en el dominio.

“Dada la forma en que funciona el mundo ahora, tener un país dominante es irreal”, dijo en un reciente foro en línea patrocinado por Meridian, un centro diplomático no partidista.

Afirmó que el ejército estadounidense puede mantener una fuerza suficiente, en colaboración con sus aliados, para enviar el mensaje: “China, no invadas Taiwán porque el precio que vas a pagar por ello no merece la pena”.

The Associated Press

2 thoughts on “El ejército estadounidense teme que China acelere sus planes de ataque a Taiwán.

  • el 8 abril, 2021 a las 14:56
    Permalink

    Taiwán es un Estado soberano e independiente con una democracia vibrante garante de los derechos humanos y que sólo 23,5 millones de taiwaneses pueden determinar su futuro, además, la nación taiwanesa nunca ha estado bajo el dominio del Partido Comunista Chino, pero sí, la China continental durante el gobierno de la República de China (hoy prevalece en Taiwán), fundada en 1912 y derrocada en 1948 por comunistas chinos con apoyo e injerencia de la Unión Soviética. Ningún esfuerzo de Pekín podría sacudir la determinación del pueblo taiwanés de perseguir la democracia, la libertad de expresión y de pensamiento.

    Respuesta
  • el 8 abril, 2021 a las 21:34
    Permalink

    Taiwán está más que nunca en el punto de mira chino, y como no espabilen y se rearmen hasta los dientes, lo pagarán muy caro dentro de nada, pero cuidado, esa guerra también puede ser la tumba de la pandémica y genocida China. Lo que está claro, es que el tiempo corre en contra de Taiwán y tampoco te puedes fiar del amigo useño. España lo sabe bien.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.