El futuro de la elevación vertical: El plan maestro de la aviación del ejército sin romper el presupuesto.

Los mayores contratos de desarrollo de aeronaves que probablemente adjudicará el ejército estadounidense en esta década no provendrán de la Fuerza Aérea ni de la Marina.

Vendrán del Ejército, que después de juguetear durante décadas con una flota de helicópteros diseñada en los años 70 (o antes), ha decidido romper con el pasado.

El programa se denomina Future Vertical Lift, y promete ofrecer un aumento tan considerable de la capacidad que es probable que todos los demás servicios militares lo acepten si el Ejército lo hace bien.

Hacerlo bien significa que los sucesores del retirado helicóptero de reconocimiento Kiowa y del omnipresente helicóptero de asalto Black Hawk serán mucho más letales, resistentes y asequibles.

Para empezar, el Ejército quiere que la próxima generación de helicópteros vuele al menos dos veces más lejos y dos veces más rápido que los helicópteros que opera actualmente.

No es una tarea tan difícil como parece, porque en los años transcurridos desde que el Ejército dejó de comprar nuevos diseños y pasó a actualizar los que ya tenía, han aparecido en escena multitud de nuevas tecnologías.

Por ejemplo, prácticamente todas las flotas aéreas del mundo industrializado utilizan ahora la tecnología “fly-by-wire” para operar los aparatos, es decir, todas las flotas excepto el Ejército de Estados Unidos.

Los helicópteros del ejército siguen utilizando controles mecánicos.

Y los otros dos departamentos militares del Pentágono hace tiempo que pasaron a explotar la tecnología de los rotores basculantes, que combina la velocidad y el alcance de los aviones con la agilidad vertical de los helicópteros.

Pero no el Departamento del Ejército.

Se podría decir que el Ejército tiene que ponerse al día.

Lo que no quiere decir que se haya declarado a favor de una solución concreta todavía.

Eso empezará a finales de 2022, cuando seleccione el diseño del sucesor de sus 2.000 Black Hawks.

Podría elegir un rotor basculante avanzado ofrecido por Bell/Textron designado V-280 Valor, o podría elegir el helicóptero de rotor compuesto de “elevación coaxial” ofrecido por un equipo Sikorsky/Boeing designado Defiant X.

En cualquier caso, es probable que el servicio obtenga las ganancias que busca en velocidad, alcance, agilidad y resistencia.

Puede que un fuselaje funcione mejor al llegar a la zona de aterrizaje, y el otro mejor una vez allí, pero no hay duda de que cualquiera de los dos superará con creces las prestaciones del Black Hawk, el helicóptero militar más utilizado del mundo.

Y eso es antes de llegar al paquete electrónico de misión a bordo, que se está compitiendo por separado para proporcionar a los pilotos un conocimiento de la situación de 360 grados sin precedentes.

El nuevo equipo de misión no sólo se utilizará en el sucesor del Black Hawk, sino también en el sucesor del helicóptero explorador Kiowa que están desarrollando por separado los equipos de Sikorsky y Bell.

El diseño ganador para esa misión se seleccionará en algún momento de 2023.

Denominado Avión de Reconocimiento Armado del Futuro, este proyecto está considerado actualmente por la Aviación del Ejército como su principal prioridad de modernización, ya que los exploradores heredados se han vuelto tan decrépitos que ya están todos retirados de las fuerzas.

El equipo de Sikorsky ofrece una versión reducida del DefiantX para la función de reconocimiento armado, denominada RaiderX, mientras que Bell/Textron persigue un concepto diferente que no emplea la tecnología de rotor basculante.

También en este caso, cualquiera que sea el diseño que prevalezca, superará con creces lo anterior, ganándose el estatus de helicóptero de reconocimiento más avanzado jamás construido.

Pero esta afirmación debe ponerse en el contexto adecuado: todos los diseños de helicópteros que actualmente pueblan la flota de aviones del Ejército son anteriores a la revolución digital que hoy impulsa la innovación en el sector aeroespacial.

Tiltrptpr V-280 Valor

El Ejército probablemente habría empezado a recapitalizar su flota de aviación antes si la Guerra Fría no hubiera terminado cuando lo hizo, para ser seguida por una “guerra global contra el terror” de 20 años contra enemigos que carecían de fuerzas aéreas o defensas aéreas.

En la actualidad, la amenaza se ha trasladado a naciones cercanas, es decir, Rusia y China, por lo que el Ejército ya no puede aplazar la sustitución de sus helicópteros de la Guerra Fría.

Algunos helicópteros, como los Kiowa y los Black Hawk, serán reemplazados antes, mientras que otros, como los Apache, serán reemplazados más tarde, pero finalmente todos los helicópteros actuales del Ejército serán suplantados por una nueva generación de helicópteros.

Esperar tanto tiempo para la modernización crea graves problemas operativos en Europa Oriental, donde han proliferado las defensas aéreas rusas, y en el Pacífico Occidental, donde las distancias limitan la utilidad de los helicópteros actuales.

Sin embargo, los retrasos tienen un lado positivo: el Ejército puede aprovechar los avances de la ingeniería digital y el rápido desarrollo de software para crear nuevos helicópteros que no estaban disponibles hace una década.

Está aprovechando estos avances para diseñar y fabricar aeronaves que serán más baratas de construir y operar que los helicópteros heredados, a pesar de las grandes ganancias en rendimiento.

El general de división Walter T. Rugen, jefe del equipo multifuncional del FVL del Ejército, subraya la importancia de desarrollar un diseño de arquitectura abierta para cada nuevo helicóptero que facilite futuras actualizaciones a medida que evolucionen las amenazas y la tecnología.

Esta característica es doblemente importante hoy en día, porque la futura flota operará dentro de una red que la conectará con otros sistemas de combate, incluidos los satélites de reconocimiento en órbita terrestre baja.

El Ejército no puede mantener sus activos de aviación a la vanguardia de la capacidad a menos que todas las piezas del sistema -la aeronave, el equipo de la misión, los socios externos- se adapten fácilmente a los nuevos desafíos y oportunidades.

Por ello, las arquitecturas abiertas y la tecnología digital han proporcionado el camino hacia una nueva forma de desarrollar aeronaves militares de rotor, y Future Vertical Lift es el lugar en el que confluyen todas estas innovaciones.

Loren Thompson

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com