El futuro de la Fuerza Aérea de Turquía podría parecerse a la experiencia de Irán.

Turquía está llevando a cabo una amplia modernización de su flota de cazas F-16, la columna vertebral de su fuerza aérea. Estos esfuerzos son, sin duda, esenciales, ya que es poco probable que Ankara adquiera aviones de reemplazo de quinta generación en mucho tiempo.

El jefe de la Presidencia de Industrias de Defensa de Turquía, SSB, Ismail Demir, confirmó recientemente que Turquía está realizando mejoras estructurales para aumentar la vida útil de los F-16 más antiguos de su flota, los cazas del bloque 30 que empezó a recibir a finales de los años 80 de Estados Unidos.

Demir tuiteó que estas mejoras estructurales ampliarán sustancialmente la vida útil de estos aviones de 8.000 horas de vuelo a 12.000. También dijo que el proyecto incluirá “la renovación y revisión de entre 1.200 y 1.500 piezas estructurales por avión”.

Las Fuerzas Aéreas turcas poseen más de 200 F-16, desde los antiguos Block 30 hasta los más modernos Block 50. Es el tercer mayor operador de F-16 del planeta, sólo por detrás de Estados Unidos e Israel, y uno de los cinco países, aparte de Estados Unidos, que fabrica localmente este emblemático caza.

Sin embargo, la pura necesidad y las graves deficiencias en materia de adquisiciones podrían dejar a Turquía sin otra opción que mantener estos cazas durante mucho más tiempo del previsto.

La Fuerza Aérea turca había solicitado a Estados Unidos hasta 100 cazas furtivos de quinta generación F-35A Lightning II. Se esperaba que éstos sustituyeran a su flota de viejos aviones F-4E Phantom II y, probablemente, a algunos de los viejos F-16 del bloque 30 que está modernizando actualmente.

Desafortunadamente para Turquía, fue suspendida del programa F-35 Joint Strike Fighter en 2019 por Estados Unidos por su controvertida compra de sistemas avanzados de misiles de defensa aérea rusos S-400. Su pedido de la fuerza aérea también fue cancelado. Más recientemente, Estados Unidos impuso sanciones a la SSB, junto con “restricciones de visado” al propio Demir, en diciembre de 2020 por esa adquisición.

El Congreso de Estados Unidos también ha congelado las ventas de armas a Turquía desde mediados de 2018, que se cree que incluyen la asistencia de Estados Unidos en las actualizaciones estructurales de los F-16 turcos. Además, las últimas sanciones, junto con esa congelación de armas no declarada, significan con toda probabilidad que Turquía no puede esperar que Estados Unidos le ayude a actualizar muchos de sus F-16 a la última configuración F-16 Block 70/72 Viper, lo que Lockheed Martin está haciendo actualmente para la mayoría de la flota de F-16 de Grecia.

Por supuesto, nada de esto significa que los F-16 de Turquía vayan a quedar en tierra o completamente obsoletos en breve. Como señaló recientemente el periodista turco Burak Bekdil: “Turkish Aerospace Industries puede proporcionar a los F-16 actualizaciones estructurales, Turkish Engine Industries puede ofrecer soluciones para el mantenimiento y las reparaciones de los motores, y el especialista en electrónica militar Aselsan puede modernizar la aviónica cuando sea necesario”.

En otras palabras, incluso con la congelación o el embargo total de la asistencia técnica y de mantenimiento por parte de Estados Unidos, algo que Ankara probablemente previó antes de recibir los S-400, ya que, según se informa, almacenó piezas de repuesto de los F-16, los F-16 de Turquía seguirán siendo aviones de cuarta generación muy formidables durante los próximos años. Pero incluso entonces, el tiempo pasará inevitablemente factura. Bekdil prevé que la mayor parte de esta flota, en particular los antiguos Block 30, tendrá que ser eliminada en los próximos 10-15 años.

Mientras tanto, Turquía tiene pocas opciones para adquirir aviones de quinta generación de otras fuentes. La compra de los Su-57 rusos antagonizaría aún más a Estados Unidos y a la OTAN. De todos modos, es poco probable que ese avión se exporte en cantidades significativas durante muchos años. Además, tampoco se espera que el proyecto nacional de caza de quinta generación de Turquía, el TF-X, esté completamente desarrollado en esta década.

En consecuencia, las opciones de Ankara para un avión de combate de quinta generación son, como mínimo, muy limitadas en el futuro inmediato.

Tal vez la Fuerza Aérea turca comience a parecerse poco a poco a la de su vecino Irán en algunos aspectos.

En la década de 1970, bajo el gobierno del último Sha, Irán adquirió una enorme y muy sofisticada flota de aviones de combate, entre otros sistemas de armamento avanzados, que sólo rivalizaba con la de Israel en la región en aquella época. La flota estaba formada por los avanzados F-14 Tomcats de cuarta generación, sin duda el avión de combate de superioridad aérea más mortífero del mundo en aquella fecha, junto con un gran número de F-4 y F-5 Tiger II.

F-14 Tomcat
F-4 Phantom de la Iranian Air Force (IRIAF)

El Sha también encargó 160 F-16 y expresó su interés en comprar 140 más. Probablemente habrían sustituido gradualmente a los F-4 y F-5 de Irán entre la década de 1980 y principios de la de 2000. Eso si, por supuesto, la revolución de 1979 y el posterior colapso de las hasta entonces estrechas relaciones entre Estados Unidos e Irán no hubieran ocurrido.

Finalmente, no se entregó ni un solo F-16 a Irán.

Bajo un embargo de armas, Irán consiguió mantener en el aire un número considerable de sus 79 F-14, de los 80 que había pedido antes de la revolución, todos ellos modelos A originales, a pesar de sus motores TF30, crónicamente poco fiables. Esto fue impresionante si se tiene en cuenta que la República Islámica no heredó ninguna capacidad sustancial para fabricar localmente piezas de repuesto para estos aviones de última generación. Por otro lado, Turquía, como ya se ha mencionado, adquirió la capacidad de fabricar localmente los F-16 y sus diversas piezas después de empezar a adquirir esos aviones de cuarta generación en 1987.

Sin embargo, Teherán se las arregló, incluso recurriendo a la canibalización de algunos fuselajes de F-14 en tierra para obtener piezas de repuesto y mantener los cazas de primera línea en condiciones de volar cuando fuera necesario. Un dato muy revelador que aparece en el libro esencial del experto en aviación militar Tom Cooper sobre estos cazas es que, durante la guerra entre Irán e Irak, cada Tomcat iraní necesitaba una media de 400 horas de mantenimiento por cada hora de vuelo.

En la década de 1970, muchos estadounidenses expresaron su preocupación por el hecho de que el Irán prerrevolucionario dependiera tanto de la asistencia técnica estadounidense para el mantenimiento de su fuerza aérea que Washington pudiera verse arrastrado involuntariamente a una guerra. Al final, Irán demostró que estas evaluaciones generalizadas eran incorrectas al mantener muchos de sus F-14 operativos frente a los repetidos esfuerzos de Estados Unidos a lo largo de los años para inmovilizarlos.

Hoy en día, más de 40 años después de la adquisición por parte del Sha, Irán sigue teniendo F-14 en su fuerza aérea. Han sido sometidos a numerosas revisiones de mantenimiento, modificaciones y actualizaciones a lo largo de los años. Tal vez en la década de 2030, muchos de los actuales F-16 del bloque 50 de Turquía sigan en servicio en primera línea, equipados con componentes y sistemas de armamento turcos fabricados más localmente.

Desfile aéreo en Teherán, tres F-4 y dos F-14.

Aparte de Turquía, Irán sigue siendo el único país de Oriente Medio que sigue operando con F-4. Ante la perspectiva de adquirir la vasta flota de F-16 iraníes, Teherán simplemente tuvo que mantener estos cazas, cada vez más envejecidos, en servicio por necesidad. La oportunidad que ha perdido recientemente Turquía de adquirir F-35, junto con el lejano sueño de desarrollar un TF-X plenamente funcional, significa que también tendrá que prolongar la vida útil de sus F-4 restantes mucho más de lo previsto.

Aunque Irán adquirió una flota considerable de MiG-29 Fulcrum rusos de cuarta generación en la década de 1990, gran parte del inventario de su fuerza aérea sigue siendo en gran parte restos de las adquisiciones del Shah. Del mismo modo, aunque Turquía podría arriesgarse a comprar cazas polivalentes Su-35 de cuarta generación a Rusia, especialmente si los lazos de defensa con Estados Unidos y Occidente se tensan aún más o de forma irreparable, es más probable que éstos complementen su flota de F-16 en lugar de sustituirla por completo.

Paul Iddon

4 thoughts on “El futuro de la Fuerza Aérea de Turquía podría parecerse a la experiencia de Irán.

  • el 11 febrero, 2021 a las 01:23
    Permalink

    No considero que los ejemplos de Irán sean repicables a Turquía, ya que este último país no tiene; hasta el momento; la misma situación de Irán. Turquía al producir con licencia los F-16, tiene todas las matrices y maquinarias para construir todas las partes estructurales del aparato y en la parte electrónica tienen el conocimiento del cableado del avión, en consecuencia no necesitan apoyo externo para su mantención o reemplazo de su aviónica. Es de esperarse que esta capacidad de mantención no sea negativa para el futuro de Europa y del mundo.

    Respuesta
    • el 11 febrero, 2021 a las 10:21
      Permalink

      Pero que tiene que ver el futuro de Europa y del mundo que Turquia este bien armado si es una amenaza más que una solución es más en la actualidad una Turquia mal armada es un punto de seguridad adicional para oriente proximo, que seguridad si es una amenaza para Grecia que si es un pais Europeo no como Turquia, que la Turquia de la actualidad no tiene nada que ver con la Turquia del siglo pasado bueno si se parece a la Turquia de las dos primeras decadas del siglo pasado.

      Respuesta
    • el 11 febrero, 2021 a las 12:19
      Permalink

      Lo que afectará es a poder actualizar el F16, lo cual no es poco, porque un avión no actualizado, cuando los de tu adversario sí que lo están, te pone en clara desventaja. Para ejercer su poder sobre la zona de Armenia y Azerbaiyán, para bombardear el norte de Siria (Kurdos) y de Iraq (Kurdos también), es suficiente, desde luego. Pero para mostrarle los dientes a Grecia, no lo es. Pero tampoco creo que con ellos, entre dos aliados OTAN, la cosa vaya más allá de mostrarse las fauces.

      Lo que es una pena es que Turquía, siendo un aliado OTAN, tenga restricciones. No digo que no se las merezca. Digo que es una contradicción doble. Por un lado, es una contradicción, porque se supone que es tu aliado. Por otro lado, es una contradicción, porque estás debilitando a un aliado. ¿Para qué lo quieres entonces como aliado? Por supuesto, las cosas no son ni blancas ni negras.

      Respuesta
  • el 11 febrero, 2021 a las 22:52
    Permalink

    Los hermanos musulmanes ambicionando mas de lo que pueden tener.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com