El grupo ruso Rostec afirma estar trabajando en un concepto de caza ligero de quinta generación.

Mientras las fuerzas aeroespaciales rusas se preparan para recibir su primera aeronave Su-57 “Felon” de quinta generación, el grupo de tecnología Rostec está trabajando en un caza ligero “sigiloso” que puede ser pilotado a distancia. El anuncio fue hecho el 7 de diciembre por Serguei Chemezov, su director general, a la agencia TASS.

“Se está trabajando en el desarrollo de un sistema de aviación de combate del futuro ligero o medio. Dependiendo del diseño, podría ser una plataforma con y sin piloto. La empresa está trabajando en el concepto y los requisitos operativos”, dijo Chemezov.

Chemezov aseguró que el proyecto no estaba financiado por el gobierno. Es evidente que no se ha lanzado para satisfacer las necesidades que habría expresado específicamente el Ministerio de Defensa de Rusia, cuyas fuerzas aéreas no han tenido aviones de combate monomotores desde la retirada del MiG-23 “Flogger”.

Por el momento, esta aeronave ligera de quinta generación, que se estaba desarrollando a expensas del Ministerio, podría ser objeto de “cooperación con socios extranjeros”, explica Chemezov. “Sería interesante desde el punto de vista de la exportación”, aunque no descartó la posibilidad de que una aeronave de ese tipo pudiera llegar a interesar a las fuerzas aeroespaciales rusas. “Naturalmente, si se toma esa decisión, la aeronave tendría que ser mejorada hasta el nivel necesitado por el Ministerio de Defensa”.

Queda por ver con qué socio extranjero podría aliarse Rostec para tal proyecto, y la pista más clara sería probablemente en el Medio Oriente. De hecho, en febrero de 2017, el grupo ruso había asegurado que había firmado un memorando de entendimiento con los Emiratos Árabes Unidos para el “desarrollo conjunto de un avión de combate de quinta generación”, que se basaría en el MiG-29 “Fulcrum”.

Además, Alexander Vatagin, Director Ejecutivo del fabricante de motores Klimov, una filial de Rostec, había asegurado que Rusia tenía el potencial para iniciar la producción de ese avión de combate, cuyo motor podría desarrollarse sobre la base del motor RD-33.

Chemezov sugirió que la aeronave podía ser ensamblada en los Emiratos a través del conglomerado EDGE. Y, de nuevo, consideró que podría atraer a otras fuerzas aéreas de la región. Desde entonces, este proyecto ha estado en la oscuridad.

No obstante, si bien ese proyecto era concebible hace casi cuatro años, probablemente lo sea menos ahora, ya que los Emiratos están a punto de adquirir, salvo que el congreso de EE.UU. lo impida, 50 aviones F-35A del grupo estadounidense Lockheed-Martin.

Laurent Lagneau

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com