El helicóptero de búsqueda y rescate HH-60W Jolly Green II comienza las pruebas de fuego real.

En lo más profundo de la Base Aérea de Eglin, rápidos y poderosos disparos resuenan en toda la zona desde el 17 de agosto. Han comenzado las pruebas de fuego real de las tres armas principales que incorpora el HH-60W Jolly Green II.

El objetivo de las pruebas en tierra son verificar la funcionalidad y la precisión de los sistemas de armas, y demostrar que las armas son seguras para su uso operativo. Los probadores del Escuadrón de Pruebas en Vuelo 413 y sus compañeros han estado realizando las pruebas durante un período de tres semanas.

Las tres armas probadas fueron: la GAU-2, una ametralladora de 7,62 mm con una velocidad de disparo de 3.000 balas por minuto, la GAU-18, una ametralladora heredada de calibre .50 con una velocidad de disparo de 650-800 balas, y la GAU-21, una ametralladora de nuevo diseño de calibre .50 con una velocidad de disparo de 950-1100 balas.

El primer HH-60W construido, comúnmente conocido como Whiskey 1 dentro de la unidad, ha sido usado para las pruebas en tierra. El Whiskey 1 contiene instrumentos de prueba especializados que permiten al fabricante de aeronaves, Sikorsky, controlar cientos de parámetros durante los vuelos y las pruebas de expansión de la plataforma. Esa instrumentación especializada permite a los probadores registrar el estrés y las tensiones en la aeronave causadas por el disparo de las armas.

Los cañones del helicóptero pueden girar independientemente proporcionando un arco de disparo de casi 360 grados. Esto crea un desafío único para los ingenieros del escuadrón para desarrollar pruebas y planes de seguridad que no se encuentran típicamente con las aeronaves de ala fija. Detalles como la rotación de las palas, los factores humanos y la instrumentación han sido examinados y controlados antes de que las pruebas reales pudieran comenzar, según Hull.

La tripulación del Jolly Green no sólo opera las armas, sino que también forma parte de la evaluación. La tripulación lleva instrumentos especiales que miden los efectos de la explosión del arma en sus cuerpos. Esos datos son parte de un estudio más amplio del Departamento de Defensa para entender mejor los efectos de la explosión del arma en el cuerpo humano, específicamente en lo que se refiere a la lesión cerebral traumática. El objetivo es reducir las lesiones de los miembros del servicio que operan tales armas.

La fase de pruebas en tierra es sólo el primer paso en la evaluación de las armas. Los datos de las pruebas serán evaluados por la Junta de Seguridad de Municiones No Nucleares de la Fuerza Aérea, que luego autorizará al HH-60W a realizar pruebas de vuelo con fuego vivo. Esas pruebas están actualmente programadas para más adelante del 2020.

Las pruebas de fuego en vivo son sólo otro de los muchos logros del 2020 para el HH-60W. Hasta ahora, el Jolly Green II ha completado el reabastecimiento aéreo, el radar, el clima y las pruebas del sistema defensivo, por nombrar algunos.

Air Force Materiel Command

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com