El jefe de la Fuerza Aérea italiana viaja a Japón para hablar de los cazas de nueva generación.

El jefe de las fuerzas aéreas italianas viajará a Japón el próximo mes para mantener conversaciones con su homólogo japonés sobre la cooperación en materia de tecnología de combate de sexta generación.

El general Luca Goretti dijo que la visita es una oportunidad para explorar qué ambiciones comparten Roma y Tokio en cuanto a los cazas de próxima generación y qué tecnologías pueden y no pueden ser compartidas por las naciones.

“En octubre, fui invitado a Japón por el jefe de la Fuerza Aérea japonesa para discutir programas conjuntos – será la oportunidad de compartir nuestra visión y nuestro punto de vista común”, dijo Goretti en una entrevista.

Italia colabora con Gran Bretaña en el programa del avión de combate Tempest, mientras que Japón continúa con su programa FX para construir un sustituto del Mitsubishi F-2.

En el Salón Aeronáutico de Farnborough de este año, Gran Bretaña anunció que llevaría a cabo un “análisis de concepto conjunto” con Japón e Italia sobre la tecnología de sexta generación, después de que se anunciara una serie de acuerdos sobre motores y sensores entre empresas británicas y japonesas para poner en marcha el proyecto.

“Los japoneses podrían tomar la tecnología del Tempest para añadirla a su programa FX. Lo entenderemos mejor cuando veamos lo que puede hacer la industria”, dijo Goretti.

También sugirió que Japón podría unirse al programa Tempest, afirmando: “Que un socio como Japón se una a un programa podría ser una oportunidad para entender mejor la realidad del otro”.

Cualquier cooperación debe tener en cuenta el área de operaciones de Japón y el mejor intercambio de tecnología, dijo.

“Nuestra área de operaciones se centra en el Mediterráneo y en nuestras alianzas, la OTAN y Europa. Ese es nuestro principal objetivo”, dijo.

Utilizando el acrónimo FCAS para describir el programa Tempest, añadió: “Las fases de desarrollo del FCAS se están llevando a cabo para evitar que se vulnere la seguridad de la alianza de la OTAN, ya que el intercambio de tecnologías se está llevando a cabo prestando estricta atención a todos los aspectos de seguridad.”

Y añadió: “La OTAN y Japón tienen diferentes áreas de interés estratégico, y los expertos están trabajando en el concepto operativo y en la forma de intercambiar información de forma segura.”

Italia se ha comprometido a gastar 220 millones de euros en los trabajos del Tempest este año y prevé gastar 3.800 millones de euros hasta 2036.

Mientras tanto, los trabajos de Francia, España y Alemania en un programa separado de la sexta generación con disputas laborales entre los contratistas principales Dassault y Airbus Defense and Space se han visto atrapados.

Goretti predijo que Tempest y el proyecto franco-alemán aún podrían fusionarse.

“Estos programas requieren enormes inversiones que las naciones individuales no pueden permitirse, por lo que las naciones intentan reducir costes. Sucedió con el Tornado y con el Eurofighter y volverá a suceder”, dijo.

“Los franceses y los alemanes tomaron un camino, pero no podemos tener dos plataformas haciendo lo mismo en Europa. No puede ser económicamente sostenible. Es lógico decir que una vez que las naciones hayan definido sus requisitos, es muy probable que veamos una convergencia hacia una plataforma única”, dijo.

Tom Kington

7 thoughts on “El jefe de la Fuerza Aérea italiana viaja a Japón para hablar de los cazas de nueva generación.

  • el 24 septiembre, 2022 a las 11:45
    Permalink

    Lo que he comentado anteriormente, no acaba de quedar claro cuantos programas de 6a. generación van a concluir descontando el yankee (doy por sentado que los rusos ni están ni se le esperan).
    Si tuviera que mojarme diría que dos. El motivo es muy sencillo, son demasiadas naciones para un único proyecto. Entonces se crearía una excesiva atomización que daría lugar a una guerra para la fabricación de los componentes, con la consiguiente pérdida de cuotas para las naciones. No me imagino a alemanes, italianos, españoles… peleando por la construcción de los tornillos que sujetan las luces del ala de babor, por decir algo.
    España no puede dejar pasar ésta oportunidad, si solo se gasta la mitad de lo que costó el F-35, el retorno puede ser importante, y no acabo de ver claridad mental en nuestras élites.

    Respuesta
  • el 24 septiembre, 2022 a las 15:35
    Permalink

    Ya se que no , pero haber si nos pasa
    como a nuestros primos de la fuerza aérea Argentina y nos decantamos por material chino/Pakistaní , creo que los que se tienen que mover , no están muy ágiles , estas cosas se debaten y están previstas una serie de opciones/salidas ya preconcebidas , espero que todo se resuelva de la mejor y más eficiente forma , parece una broma que una nación pionera y con héroes , de la aviación , le ocurra esto . Saludos a todo el foro .

    Respuesta
  • el 24 septiembre, 2022 a las 15:36
    Permalink

    Por lo menos los italianos se mueven , asociación con el Tempest, buscando puntos en común con Japon aunque el teatro de operaciones del pacifico no tenga nada que ver con el europeo y los japoneses creo que sobre todo buscan un interceptor de gran radio de acción.

    Respuesta
    • el 25 septiembre, 2022 a las 00:03
      Permalink

      Y los suecos, que al principio estaban en el programa Tempest, ahora parecen estar más fuera que dentro.

      Respuesta
      • el 25 septiembre, 2022 a las 14:21
        Permalink

        Yo creo que en los suecos podría estar la cuadratura del triángulo.

        Hasta donde sé, el programa FCAS no ha cubierto los cazas monomotores, en los que Suecia lleva tiempo especializada, habiéndolo exportado. Si se añadiera otro pilar para el desarrollo de un caza ligero multirol, de menor coste de adquisición y mantenimiento y con una mayor vocación exportadora, podrían ganar todos los implicados.

        El Gripen se beneficiaría del programa FCAS, como el Rafale y el EF. Quedaría una familia de FCAS/Caza monomotor avanzado/EF/Rafale/Gripen.

        Al menos a España y Francia les interesa un caza capaz de entrenamiento avanzado, configurable para exportación, y para no disminuir drásticamente el número de cazas debido a un coste cada vez mayor.

        Respuesta
        • el 26 septiembre, 2022 a las 23:15
          Permalink

          Así es. Los suecos (Saab) han declarado que no están interesados en el Tempest, sino en las tecnologías que se desarrollen para aplicarlas en un nuevo caza monomotor, para reemplazar el JAS-39 y para exportación.

          Respuesta
  • el 27 septiembre, 2022 a las 12:11
    Permalink

    Si la AE quiere de verdad el F-35B, tendrá que ser buscando sinergias con el EdA, que tendría que tener el A. Aprovechando sinergias y compartiendo estructuras sería la única manera. Eso conlleva un cambio de mentalidad también en ambas armas de nuestras FAS. El FCAS va camino de eternizar y ser un saco sin fondo.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.