El megadestructor Zumwalt de la Marina supera la ronda de pruebas en aguas bravas.

El nuevo destructor furtivo Zumwalt de la Marina de EE.UU. ha superado las pruebas de mar navegando a través de dos tormentas frente a California y Alaska, lo que le permitirá pasar a la siguiente fase de pruebas, que tendrá lugar este mes. Las pruebas se llevaron a cabo durante dos tormentas con olas de hasta seis metros de altura que, según los funcionarios, superaron las expectativas en cuanto a poner a prueba el temple del buque en mares turbulentos.

Ahora, una réplica a escala del Zumwalt repetirá condiciones similares en lo que se conoce como el “océano interior” de la Marina: una enorme piscina en Bethesda, Maryland, que contiene más de 12 millones de galones de agua e imita los patrones de las olas reales.

Los funcionarios dijeron que las nuevas pruebas en aguas bravas permitirán a la Marina solucionar cualquier diferencia “entre nuestras predicciones a escala de modelo y nuestras observaciones a escala real”. Está previsto que las pruebas comiencen a finales de marzo.

Las pruebas de mar del Zumwalt se llevaron a cabo entre octubre y noviembre y fueron dirigidas por ingenieros de las divisiones de los Centros Navales de Guerra de Superficie de Maryland y Filadelfia.

Stephen Minnich, director de las pruebas en aguas bravas, dijo que la Marina eligió el momento y los lugares en los que se podían producir las condiciones de oleaje necesarias para completar las pruebas.

El Zumwalt había realizado anteriormente pruebas en aguas tranquilas frente a la costa de San Diego.

Los ingenieros se trasladaron entonces al norte porque allí las tormentas tienden a ser más intensas, dijo Minnich en el comunicado de prensa de la Marina. Frente a la costa de Ketchikan, Alaska, el destructor llegó a la cima de lo que se conoce como Sea State 6, que produce olas de hasta 6 metros de altura.

“Desplegamos boyas de olas que iban a la deriva en la superficie del mar, lo que nos ayudó a cuantificar la vía marítima en cuanto a la altura, el período y la dirección de las olas”, añadió. “Estuvimos completamente a merced de la madre naturaleza durante las pruebas, pero esos dispositivos fueron críticamente importantes para la caracterización de lo que veíamos en términos de movimiento del buque y respuesta estructural y por el conocimiento de la situación que proporcionaron para apoyar la ejecución segura de las pruebas”.

La Marina se ha enfrentado a críticas sobre el nuevo destructor, que fue entregado al servicio con un sistema de combate en funcionamiento el pasado mes de abril, más de tres años después de su puesta en servicio. El Project On Government Oversight, un organismo de control independiente no partidista que investiga el despilfarro calificó a los nuevos destructores de “botes de titanio del tamaño de un crucero, excesivamente cargados”.

Cuando el buque estaba en fase de desarrollo, la Marina descubrió que el coste de un solo cartucho para el cañón de cubierta de 155 mm que debían llevar los nuevos destructores sería de unos 800.000 dólares. Después de determinar que sería demasiado caro seguir adelante con esa misión, la Marina cambió el objetivo principal del destructor de ataque terrestre a ataque ofensivo de superficie. Las modificaciones necesarias para este cambio costaron unos 1.000 millones de dólares.

Finalmente, el servicio redujo sus planes originales de comprar más de dos docenas de los nuevos buques a sólo tres.

Gina Harkins

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com