El Moskva posiblemente fue hundido por un misil noruego.

Ucrania dijo que dos misiles R-360 Neptune habían hundido a un buque de guerra en el Mar Negro, lo que podría tener como objetivo ocultar el uso real de los NSM (Naval Strike Missile) de 5ª generación de Noruega.

El 14 de abril de 2022, el crucero ruso de misiles guiados Moskva fue alcanzado por uno o varios misiles, se incendió, fue parcialmente evacuado, puesto bajo remolque y luego hundido mientras el fuego en el barco se descontrolaba.

Ucrania afirmó que destruyó el Moskva disparando dos misiles R-360 Neptune que impactaron con éxito porque la tripulación del crucero, compuesta por unos 500 marineros y oficiales, estaba “distraída” para seguir a uno o varios drones Bayraktar cuando se lanzó el ataque.

La pérdida del buque es considerada por algunos como la prueba de una “cadena de negligencias rusas”.

El Moskva era un moderno buque de guerra que en realidad fue construido en la ciudad ucraniana de Nikolayev en 1979. El crucero de la clase Slava sirvió en la Armada de la URSS hasta 1990 y estuvo fuera de servicio durante una década. Sus sistemas se actualizaron y el buque volvió a entrar en servicio en 2000 como buque insignia de la flota rusa del Mar Negro.

Disponía de varios radares de alta resolución y sistemas avanzados de defensa aérea y antimisiles, como el S-300F (SA-N-6), un sistema de defensa aérea y antimisiles de largo alcance, y el OSA (SA-N-4), un sistema de defensa aérea de corto alcance.

También contaba con múltiples cañones de tiro rápido como armas de último recurso. No hay pruebas de que el Moskva lanzara ningún misil o disparara ningún arma cuando fue atacado.

El 14 de abril, el Moskva estaba operando a unas 50 millas (85 kilómetros) de Sebastopol, que era su puerto base. El tiempo era malo y el mar estaba agitado en lo que sería el último día del barco a flote.

Alrededor del momento del hundimiento, un P-8 Poseidón estadounidense estaba merodeando por encima mientras operaba desde Sigonella, Sicilia, Italia. La estación aeronaval de Sigonella está operada por la Marina italiana, pero también es un importante centro naval estadounidense y desempeña un importante papel en la región del Mediterráneo oriental.

En Sigonella operan varios aviones estadounidenses de vigilancia y de guerra especial. El P-8 había salido de Sigonella con su transpondedor encendido para poder ser rastreado por Flight Radar 24, un servicio mundial de seguimiento de vuelos.

Sin embargo, en algún momento sobre Rumanía y la zona del Mar Negro, el P-8 apagó su transpondedor y el paradero de la aeronave fue desconocido para el público durante unas tres horas. Se ha informado que la misión del P-8 era rastrear el Moskva.

El P-8 Poseidon en vuelo en una foto de archivo.

La mayoría de los expertos coinciden en que los sistemas del Moskva eran capaces de rastrear e interceptar los misiles Neptune ucranianos. El R-360 Neptune es una imitación del misil de crucero ruso Kh-35 Uran y, al parecer, Ucrania ha ampliado el alcance del misil y ha mejorado su electrónica.

El sistema tiene un alcance operativo de 190 millas (300 kilómetros) y también está diseñado para ser lanzado tierra adentro hasta 25 millas (40 kilómetros), lo que facilita la ocultación de los lugares de lanzamiento.

El Kh-35 fue actualizado en 2015 y tiene el mismo alcance que el Neptune. Ambos están propulsados por motores turbofan y son capaces de alcanzar velocidades de Mach-1 (761 millas por hora o 1.225 kilómetros por hora).

Tanto el Neptune como el Kh-35 utilizan un radar activo en el misil para detectar y eliminar sus objetivos. El radar activo tiene la debilidad de que un barco sofisticado como el Moskva podría interferir el radar del misil y destruirlo utilizando su radar activo como faro para los misiles de defensa aérea.

En las circunstancias conocidas, el Moskva era perfectamente capaz de detectar el misil Neptune y contrarrestarlo. Dado que el tiempo ese día era malo, si los drones Bayraktar se utilizaron como observadores para localizar el Moskva es poco probable que hubieran tenido éxito.

Los drones Bayraktar, de fabricación turca, tienen un buen equipo electro-óptico, incluyendo sensores IR electro-ópticos fabricados por Wescam en Canadá, una división de la empresa de defensa estadounidense L-3. Aun así, el Bayraktar habría necesitado estar bastante cerca del Moskva para producir imágenes e información de localización adecuadas.

En cualquier caso, no hay pruebas de que los Bayraktar en uso en Ucrania estén integrados con otros sistemas. Por ejemplo, en la guerra de Nagorno-Karabaj, parece que los Bayraktars utilizados por Kazajstán pueden haberse integrado con sofisticados drones israelíes para mejorar la identificación y localización de objetivos.

Dado que los Bayraktars se introdujeron después de que comenzara la guerra en Ucrania, aunque hubiera un deseo ucraniano de integrar el dron con sus sistemas de defensa antiaérea, probablemente no hubo tiempo suficiente para hacerlo.

El dron militar de Turquía, el Bayraktar TB2, tiene un historial comprobado en Siria, Nagorno-Karabaj y ahora en Ucrania.

Los rusos nunca han informado de la presencia de drones Bayraktar y, si estaban lejos, no habrían desempeñado ningún papel en la localización y, en última instancia, el hundimiento del Moskva.

Ucrania podría haber rastreado los radares del Moskva desde tierra como alternativa, pero es probable que los radares del Moskva estuvieran operando en modo pasivo haciendo imposible la interceptación por radar.

El P-8, por otro lado, podría haber detectado y seguido al Moskva, y tenía la capacidad de proporcionar información muy precisa. El Pentágono estadounidense dice que no dio a Ucrania información sobre la ubicación del Moskva.

Sin embargo, está claro que el Pentágono estaba siguiendo de cerca al Moskva y a otros combatientes navales que operan en el Mar Negro.

Incluso si el Pentágono hubiera transmitido realmente la información sobre el objetivo, no lo habría hecho público y ciertamente se esperaría que negara haberlo hecho para evitar una confrontación física con Moscú.

Como el misil Neptune podría haber sido rastreado por el Moskva, es posible que se disparara un misil antibuque diferente que pudiera evadir la detección y que impactara en el buque de guerra.

Es una línea de especulación que ahora se baraja en la prensa rusa. El principal sospechoso es un misil muy avanzado, de quinta generación, desarrollado por la empresa noruega Kongsberg, llamado Naval Strike Missile (NSM), el sucesor noruego del exitoso misil antibuque Penguin.

Puede ser operado en combatientes navales relativamente pequeños o desde tierra. En lugar de llamarlo misil de ataque naval, los rusos se refieren a él como “misil noruego de sigilo”.  En este sentido, tienen razón por varias razones.

El NSM está diseñado para ser muy difícil de detectar e interceptar. Físicamente, está fabricado con materiales compuestos en lugar de metal, lo que hace que el misil de 3,66 metros de largo tenga una sección transversal de radar muy pequeña.

Además, el misil vuela cerca de la superficie del mar, donde los radares de los barcos tienen problemas para discriminar los objetos debido a las interferencias del radar. El misil no utiliza un radar activo, sino que emplea infrarrojos pasivos de alta resolución como sensor principal.

Está programado de antemano para saber qué “parece” su objetivo deseado para los sensores de a bordo, de modo que una vez que tiene las coordenadas puede encontrar el objetivo por sí mismo, si es necesario. Por último, el misil puede realizar ciertas maniobras evasivas durante la fase terminal de su vuelo, lo que dificulta el seguimiento y la destrucción por parte del adversario.

Un barco de combate litoral estadounidense se prepara para lanzar un misil de ataque naval (NSM) durante un ejercicio.

El NSM se lanza con un cohete y luego usa un motor de turbina, al igual que el Neptune y el Kh-35. Si el NSM se utilizó contra el Moskva, es probable que no se detectara, al menos no lo suficientemente pronto como para reaccionar.

El NSM ha sido comprado por EE.UU. y se encuentra en algunos de sus buques de combate litoral. También se ha entregado a algunos clientes europeos, sobre todo a Polonia.

Por lo tanto, el NSM puede haber sido instalado en Ucrania, y Noruega, EE.UU. y Polonia podrían proporcionar el sistema a Kiev. Además, en 2020, Ucrania anunció que iba a comprar ocho barcos Vita al Reino Unido (tipo Barzan), algunos de los cuales habrían venido probablemente con misiles NSM.

La posibilidad de que los NSM estuvieran en manos ucranianas y se emplearan desde territorio ucraniano es, por supuesto, sólo una especulación. Los rusos han estado buscando lanzadores de NSM en Odessa y sus alrededores, pero al parecer no han encontrado ninguno.

Y aunque todavía se desconoce la verdadera potencia de fuego que hay detrás del hundimiento del Moskva, su desaparición puede ser la señal de un nuevo tipo de guerra antibuque que puede extenderse más allá de la guerra de Ucrania.  

Stephen Bryen

14 thoughts on “El Moskva posiblemente fue hundido por un misil noruego.

  • el 9 junio, 2022 a las 11:54
    Permalink

    Entonces se nos da información falsa…que novedad en esta guerra…

    Respuesta
    • el 9 junio, 2022 a las 12:45
      Permalink

      lo único cierto es el desastre ruso.

      Respuesta
  • el 9 junio, 2022 a las 12:00
    Permalink

    Mas parece un intento de quitar merito a los misiles Ucranianos que otra cosa. O un intento de involucrar a los americanos. O un intento de ocultar la negligencia Rusa. Me pregunto quien lo inspira. Ya se ha demostrado varias veces que subestimar a los Ucranianos es un grave error.
    Llaman la atencion varias cosas en este “sesudo” articulo. Que se considere al Moskva un buque moderno. O que digan que los sensores por infrarrojos sean mucho mas eficaces que el radar en condiciones atmosfericas donde practicamente no habia visibilidad.

    Respuesta
  • el 9 junio, 2022 a las 13:33
    Permalink

    Especulaciones, nunca se sabrá la realidad, lo único cierto es que al Moskva lo hundieron.

    Respuesta
  • el 9 junio, 2022 a las 13:39
    Permalink

    Tiene mucho sentido: los noruegos son unos hachas hundiendo fragatas, sean suyas, como ya hemos visto, o de otros, tal y como vemos ahora.

    Respuesta
    • el 9 junio, 2022 a las 18:14
      Permalink

      Los noruegos son unos hachas hundiendo buques y los rusos haciendo operaciones especiales, en este caso una submarina.

      Lo que me interesa de aquí son las conclusiones que podemos sacar para España. ¿Aún seguimos con el vetusto Harpoon, que además tiene, seguramente, restricciones de uso (cuando se utiliza contra objetivos en tierra?

      Además, el NSM también dispone de reconocimiento TERCOM del terreno para atacar objetivos en tierra, lo que lo convierte en un pequeño misil de crucero.

      Eso sí, su carga explosiva es inferior (puede ser una limitación para objetivos terrestres).
      Y aún no existe versión submarina, aunque se está estudiando. Y nos conviene la versión submarina para los S80.

      Respuesta
  • el 9 junio, 2022 a las 13:41
    Permalink

    No es que el barco no tomase precauciones, es que el misil era tan avanzado que no pudieron hacer nada……….. Excusa no pedida……..

    Un saludo

    Respuesta
    • el 9 junio, 2022 a las 18:21
      Permalink

      Para que luego mharvey despotrique con el radar SPY7 de las F110 y diga que no son necesarias porque, de todas las formas, no llevamos los misiles SM6 para aprovechar el alcance del radar. Un radar mejor siempre dará una mayor probabilidad de detección ante amenazas furtivas con sección equivalente de radar reducida. El número de celdas de las F110 es objetable, pero el radar no.

      Respuesta
      • el 10 junio, 2022 a las 06:30
        Permalink

        mharvey? … Curioso que Victor haga referencia ahora a “mharvey”. Hace mucho que no dice nada, ¿no es así? ¿Dónde está?; porque yo hace mucho que no le veo comentando por aquí y, aun discrepando en casos, muchos de sus comentarios eran profusos en datos y de gran interés. ¿No se habrá ido a Ucrania, eh? Bueno, espero ver algún comentario suyo de nuevo.

        Respuesta
  • el 9 junio, 2022 a las 15:32
    Permalink

    Lo único verdadero es que el Moskva está en el fondo del mar.
    Pero lo mejor fueron las aguas bravas que estaba soportando el Moskva, el incendio fortuito y que se había evacuado todo el barco.

    Respuesta
  • el 9 junio, 2022 a las 16:52
    Permalink

    En todo caso esta en el fondo del mar!

    Respuesta
  • el 9 junio, 2022 a las 17:35
    Permalink

    Así que EEUU ha proporcionado armamento más avanzado de lo publicado (alguien lo dudaba?), que seguramente sea el responsable de hundir el buque ruso y para distraer la atención se dice que han sido antiguos misiles antibuque ucranianos.

    Mientras, los rusos, calladitos, porque si ha sido un misil viejo soviético, su armada queda de pena por dejarse dañar por armamento de hace 40 años.

    Y si ha sido un misil moderno, queda igual de mal porque entonces su armada da pena en un conflicto contra la OTAN.

    En cualquier caso, el nivel demostrado en tierra contra armamento moderno ya hacía pensar lo mismo de los buques.

    La humillación en cualquier caso les lleva a decir que el “mar revuelto” fue el culpable (se ven las “enormes” olas en la foto) y el fuego les ha faltado decir que fue algún marinero borracho fumando en su litera.

    Respuesta
  • el 9 junio, 2022 a las 19:08
    Permalink

    Si fuera cierto, hubieran hundido mas barcos rusos.

    Respuesta
  • el 10 junio, 2022 a las 12:56
    Permalink

    Igual tienen un numero limitado de misiles y sólo los usan cuando hay una oportunidad sin arriesgarse a ser destruídos además yo creo que los reservan por si los rusos atacaran por mar la zona de Odessa, ahora mismo los rusos sólo atacan el litoral por medio de sus submarinos, ya no se acercan con buques de superficie

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.