El nuevo helicóptero del presidente de EE. UU. no es confiable en caso de crisis, dice un informe del Pentágono.

El primer vuelo de Joe Biden en el nuevo helicóptero presidencial construido por Lockheed Martin Corp. se está retrasando después de que un informe de la unidad de pruebas del Pentágono advirtiera que todavía no es “operacionalmente adecuado” ni suficientemente fiable, especialmente en caso de emergencia.

El gobierno de Biden aún no ha determinado si el helicóptero puede ponerse en funcionamiento porque todavía está evaluando su seguridad, según un funcionario estadounidense que pidió no ser identificado al hablar de las deliberaciones internas. La Oficina Militar de la Casa Blanca determinará los plazos.

El helicóptero “no está cumpliendo los requisitos de fiabilidad, disponibilidad o capacidad de mantenimiento” establecidos para él, según un resumen interno preparado para altos funcionarios de defensa por la oficina de pruebas del Pentágono y obtenido por Bloomberg News.

El programa del helicóptero VH-92 es un programa de 5.000 millones de dólares y 23 aeronaves para reemplazar la actual flota envejecida utilizada por el presidente y otros altos funcionarios. El informe de pruebas, fechado el 28 de septiembre y no publicado anteriormente, dice que el avión es “operacionalmente eficaz” para misiones “administrativas” de rutina, como un viaje a Camp David o el traslado del presidente a la Base Conjunta Andrews, en las afueras de Washington, para un viaje planificado de antemano en el Air Force One.

Pero no era eficaz “para la misión de operaciones de contingencia”, una referencia a los vuelos de emergencia. El “Sistema de Comunicación de la Misión (MCS) a menudo retrasaba las comunicaciones críticas al comienzo de las misiones de contingencia y no apoyaba adecuadamente las comunicaciones oportunas, continuas y seguras”, descubrió la oficina de pruebas.

La oficina del programa del Mando de Sistemas Aéreos de la Armada selló el informe de pruebas de 28 páginas como “Información no clasificada controlada”, una nueva etiqueta que los servicios militares utilizan cada vez más para restringir la difusión pública de los datos sobre costes y rendimiento de los programas.

Con su emblemática pintura de “techo blanco”, el Marine One -su designación cuando el presidente está a bordo- es casi tan símbolo de la presidencia estadounidense como el avión de pasajeros Air Force One. Multitudes de periodistas e invitados de la Casa Blanca se reúnen regularmente para ver al presidente partir y regresar a bordo del helicóptero. La flota actual entró en servicio en 1975, con un modelo más nuevo añadido en 1989. Los planes anteriores para un reemplazo de Lockheed se cancelaron en 2009 después de que el programa se viera afectado por el aumento de los costes y los retrasos.

Los Marines, en coordinación con la Oficina Militar de la Casa Blanca, habían planeado declarar en julio que el helicóptero tenía una “Capacidad Operativa Inicial”. Eso ya era un retraso de junio de 2020 y luego de enero. A esa designación le habría seguido la asignación de misiones por parte de la oficina militar. Ninguna de las dos cosas ha sucedido.

El Director de Pruebas y Evaluación Operativa del Pentágono evaluó el rendimiento del helicóptero durante tres meses de pruebas que finalizaron el 15 de abril. El general de división del Cuerpo de Marines Gregory Masiello, director del programa, dijo a una audiencia de la Marina el 3 de agosto que “el escuadrón y el programa están listos hoy”.

El escuadrón de pruebas de los Marines realizó 18 salidas a lo largo de 131 horas de vuelo con escenarios dentro y fuera de la Región de la Capital Nacional, incluyendo a Camp David, para evaluar la eficacia operativa básica del helicóptero y su capacidad de mantenimiento. Jessica Maxwell, portavoz de la oficina de pruebas, dijo en un correo electrónico que las pruebas de vuelo fueron diseñadas para responder a la pregunta: ¿Es “eficaz y adecuado para realizar el transporte del presidente, el Vicepresidente, los miembros del gabinete y los jefes de Estado?”.

La oficina de pruebas se negó a responder a cualquier pregunta sobre los resultados porque se consideraron “información no clasificada controlada”, dijo Maxwell.

La inestabilidad del sistema de comunicaciones de la misión, los fallos en el interior de la cabina, las frecuentes inspecciones de mantenimiento y los componentes de la puerta de la escalera trasera contribuyeron a la baja disponibilidad del avión”, concluyó la oficina de pruebas. La falta de una “capacidad de diagnóstico del sistema de comunicaciones” a nivel de escuadrón “y el tiempo necesario para acceder” a los componentes del sistema de comunicaciones “obstaculizaron la capacidad del escuadrón para mantener la aeronave”, dijo.

Además, la oficina del programa VH-92 todavía no ha resuelto el problema de que el nuevo helicóptero pueda quemar la hierba de la zona de aterrizaje en el jardín sur de la Casa Blanca. Los rotores giratorios y el escape del motor causan chamuscado en circunstancias limitadas que ocurrieron por primera vez en septiembre de 2018.

“El escape del motor y la descarga de fluidos causan limitaciones de daños en la zona de aterrizaje, limitando el número de zonas de aterrizaje disponibles”, según el resumen. Los Marines deben “continuar reduciendo los efectos del escape del motor y las descargas de fluidos”.

Megan Wasel, una portavoz de la oficina del programa dijo que “sigue trabajando estrechamente” con el Cuerpo de Marines y la Oficina Militar de la Casa Blanca “para ejecutar una transición sin problemas del actual helicóptero en servicio” al VH-92. Lockheed, con sede en Bethesda (Maryland), ha recibido el informe de las pruebas, dijo Wasel.

John Dorrian, portavoz de la división aeronáutica Sikorsky de Lockheed, dijo que “nos complace que nuestro cliente nos haya adjudicado un contrato para los últimos cinco helicópteros de producción” en febrero. Dijo que “Sikorsky sigue trabajando estrechamente con nuestro cliente para asegurar que la aeronave cumple con todos los requisitos operativos.”

La Armada contrató el lote final de un total de 23 aviones de producción y prueba el 5 de febrero, tres días antes de que comenzaran las pruebas operativas. El servicio ya ha gastado más de 1.500 millones de dólares en el programa.

Bloomberg

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.