El Pentágono rechaza la afirmación de que EE.UU. abandonará la base turca de Incirlik.

El senador Ron Johnson declaró que Estados Unidos está considerando basar más fuerzas en Creta a medida que se deterioran las relaciones con Turquía.

Un portavoz del Pentágono rechazó el martes la afirmación del senador estadounidense Ron Johnson que declaró que los funcionarios de Washington están considerando la retirada de las fuerzas estadounidenses de la importante base aérea de Incirlik en Turquía y considerando la isla griega de Creta como una alternativa.

El coronel del Ejército de EE.UU. Thomas Campbell dijo a la Agencia Anadolu que el Pentágono “no tiene planes de poner fin a nuestra presencia en la base aérea de Incirlik”.

Johnson dijo al periódico The Washington Examiner el viernes que los funcionarios de EE.UU. estaban considerando el traslado de fuerzas a la bahía de Souda en Creta, donde la Marina de EE.UU. mantiene una presencia en el puerto de aguas profundas de la OTAN.

“No sabemos qué va a pasar con Incirlik”, dijo Johnson, representante republicano de Wisconsin, la semana pasada. “Esperamos lo mejor, pero tenemos que planear lo peor.”

“No creo que queramos hacer ese cambio estratégico, pero creo que, desde una postura defensiva, creo que tenemos que mirar la realidad de la situación, ya que el camino que Erdogan está siguiendo no es nada bueno”, dijo al The Examiner.

El legislador calificó de “inquietantes” las políticas de Erdogan, diciendo que son una de las razones por las que Estados Unidos está “reforzando” su presencia en Creta, “porque nuestra presencia, sinceramente, en Turquía está ciertamente amenazada”.

Las relaciones de EE.UU. con Turquía se han debilitado en los últimos años. La fisura se amplió por el apoyo de EE.UU. a las Unidades de Protección del Pueblo dirigidas por kurdos (YPG) – que Ankara considera una organización terrorista – en Siria durante la guerra contra el Estado Islámico.

El gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan acordó comprar el sistema de defensa de misiles S-400 de Rusia a pesar de las advertencias de los Estados Unidos. Washington entonces expulsó a Ankara del programa F-35 Joint Strike Fighter.

El Congreso ha presionado a la administración de Donald Trump para que imponga sanciones económicas a Turquía por la compra del S-400, pero la administración ha ofrecido a Ankara una posible salida de las sanciones si no activa el sistema.

Erdogan amenazó a finales del año pasado con cerrar Incirlik y la base de Kurecik, donde Estados Unidos también tienen fuerzas militares, si Washington impone sanciones. Además de la presencia de la Fuerza Aérea de EE.UU., Incirlik también alberga armas nucleares de EE.UU., consideradas un importante elemento disuasorio contra Rusia.

El Departamento de Estado de EE.UU. ha sido cauteloso al criticar a su aliado de la OTAN, incluso cuando Turquía invadió el noreste de Siria para atacar al YPG el año pasado.

El Secretario de Estado Mike Pompeo ha dado un raro toque a Ankara esta semana, al decir que sólo Turquía e Irán se oponen a un acuerdo negociado por EE.UU. para que Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos reconozcan a Israel.

A principios de mes, Estados Unidos relajó parte de sus décadas de embargo de armas a Chipre, permitiendo que se vendiera equipo de defensa no letal a la nación isleña.

Ankara condenó enérgicamente la medida y amenazó con tomar medidas unilaterales no especificadas si Estados Unidos no cambiaban de rumbo.

La embajadora de EE.UU. en Chipre, Judith Garber, dijo en ese momento que la modificación del embargo había estado “en proceso durante meses” como parte de “una creciente asociación de seguridad de EE.UU. con Chipre”.

Garber dijo que la decisión era parte de un impulso para que Chipre limitara el acceso naval de Rusia a la isla. Los Estados Unidos han estado cada vez más preocupados por la creciente presencia de Rusia en el Mediterráneo.

Al-Monitor

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.