El Pentágono vuelve a considerar la jubilación anticipada de uno de sus portaaviones.

El destino del USS Harry S. Truman, que se libró del desmantelamiento en 2019, está siendo revisado como medida de ahorro de costes.

El Pentágono está reconsiderando la idea de retirar anticipadamente el portaaviones de clase Nimitz USS Harry S. Truman de la Armada de Estados Unidos, después de haber abandonado la misma propuesta hace tan solo unos años ante la enorme oposición del Congreso. Este nuevo debate forma parte de una revisión más amplia de los planes del servicio para sus futuras flotas de portaaviones y de las prioridades generales de construcción naval en el contexto de la próxima solicitud de presupuesto de defensa para el año fiscal 2022.

USNI News informó por primera vez de la noticia ayer, citando a dos fuentes no identificadas “familiarizadas con las discusiones”. Esto se produce antes de la presentación del presupuesto del Año Fiscal 2022 al Congreso, el primero del presidente Joe Biden, que supuestamente busca recortar la propuesta de presupuesto base de la administración anterior de Trump de 722 000 millones de dólares a no más de 704 000 millones. Se espera que el nuevo presupuesto se dé a conocer en mayo.

USS Harry S. Truman.

El artículo de USNI News también describe cómo el congresista Rob Wittman, miembro principal de las fuerzas de proyección y poder marítimo de la Cámara de Representantes, preguntó ayer al almirante Phil Davidson, comandante del Mando Indo-Pacífico, si creía que tenía sentido eliminar un portaaviones de la flota compuesta por 11 buques de la Armada. “En mi opinión, no hay ninguna capacidad que pueda sustituir a un portaaviones”, respondió el almirante Davidson. Un portavoz de Wittman dijo posteriormente a la publicación que la pregunta era hipotética y reflejaba las medidas anteriores para reducir la flota de portaaviones.

Sin embargo, la supresión de un portaaviones es sólo una de las opciones que aparentemente se están considerando mientras el Pentágono sopesa todos sus planes de construcción naval en el marco de la Evaluación de Costes y Programas (CAPE), una amplia revisión de la forma futura de la flota que también considera estudios alternativos sobre portaaviones. De hecho, según USNI News, la construcción naval es la principal prioridad en lo que respecta a la solicitud de presupuesto para el año fiscal 2022.

Una de las opciones es volver a estudiar el potencial que ofrece una nueva clase de portaaviones ligeros, o CVL. En el pasado reciente, la Armada ha considerado diseños basados en los buques de asalto anfibio de la clase América, centrados en la aviación, así como un derivado “ligero” de los superportaaviones de la clase Ford, entre otros.

Un portaaviones más pequeño sería más barato que los de la clase Ford y, tal vez, podría ofrecer también otras ventajas. Además, podrían ser una forma de mantener la flota de 11 portaaviones -o de ampliarla a una fuerza de portaaviones aún mayor- que también ayudaría a cumplir las ambiciones de la propuesta Battle Force 2045 de la Armada. De hecho, los estudios para una flota de más de 500 buques que se incluyeron en la Fuerza de Combate 2045 recomendaban, en algunos casos, reducir el número total de cascos de superportaaviones en favor de los CVL.

El buque de asalto anfibio de la clase América podría servir como punto de partida de diseño para un nuevo portaaviones ligero.

Ya en 2019, la administración Trump estudió la posibilidad de retirar el portaaviones de propulsión nuclear de clase Nimitz USS Harry S. Truman (CVN-75). Según la propuesta, el portaaviones se habría retirado anticipadamente en algún momento a mediados de la década de 2020 y el dinero ahorrado, se argumentó, habría ayudado a financiar otros dos buques (el tercero y el cuarto) de la clase Ford que le seguiría. Pero el plan de retirar el Truman se abandonó ese mismo año.

“Estoy anulando la orden de desmantelamiento del magnífico portaaviones Harry S. Truman, construido en 1998 (bastante nuevo), y considerado uno de los más grandes y mejores del mundo”, tuiteó Trump en mayo de 2019. “¡Se actualizará a una fracción del coste de uno nuevo (que también se está construyendo)!”.

En realidad, no había ninguna “orden de desmantelamiento” que rescatar, sino que, por la razón que sea, la administración Trump archivó la idea.

Ahora, según esas mismas fuentes, la propuesta de retirar el Truman vuelve a estar sobre la mesa. En la práctica, eso significaría probablemente que el portaaviones sería retirado del servicio después de unos 25 años de uso, en lugar de completar el proceso de rehabilitación de media vida del portaaviones, también conocido como Refueling and Complex Overhaul (RCOH), que lo habría hecho apto para el servicio hasta 2048.

En 2019, se analizó en detalle por qué era poco probable que la propuesta de retirar el Truman antes de tiempo siguiera adelante, sobre todo debido a la oposición de un Congreso que ha consagrado en la ley el requisito de que la Armada tenga al menos 11 portaaviones en servicio en cualquier momento. Esto sigue siendo cierto hoy en día.

Con los planes de poner en servicio el siguiente portaaviones de la clase Ford, el futuro USS John F. Kennedy, en 2024, el desmantelamiento del Truman podría hacer que la Marina incumpliera la ley. Mientras tanto, la propia Armada también ha hecho una campaña constante a favor de más portaaviones, no de menos. En 2016, por ejemplo, la Marina determinó que el número óptimo era de 12.

El futuro USS John F. Kennedy (CVN 79), adquirido en 2013 y, a partir del año pasado, se calcula que costará 13.000 millones de dólares.

También existe la preocupación real de que la flota de portaaviones disponible ya está siendo llevada al límite. El pasado mes de diciembre, el portaaviones USS Theodore Roosevelt abandonó el puerto para iniciar su segundo despliegue operativo del año, mientras la tripulación de su buque gemelo USS Dwight D. Eisenhower se preparaba para hacer lo mismo. Conocidos como despliegues de “doble bomba”, estos son impulsados por la creciente demanda de portaaviones para apoyar las operaciones militares de EE.UU. en todo el mundo, en un momento en que un número significativo de aviones planos están inmovilizados en mantenimiento y revisiones importantes. Por su parte, el buque líder de la clase, el USS Nimitz, regresó a su puerto de origen el mes pasado tras unos agotadores 10 meses en el mar; en el proceso de ese despliegue, hubo un periodo en el que la Marina no tuvo ningún portaaviones en la zona de responsabilidad del Mando Central de Estados Unidos.

Mientras tanto, todos los demás argumentos que se esgrimieron contra el desmantelamiento en 2019 siguen siendo pertinentes hoy en día. Entre ellos destaca la falta de pruebas de que retirar un portaaviones del inventario antes de lo previsto sea una buena relación calidad-precio. Por aquel entonces, se decía que se necesitarían 3.400 millones de dólares para mantener el Truman operativo durante otros 25 años, una ganga relativa comparada con la compra de un nuevo portaaviones de la clase Ford durante el mismo periodo.

En última instancia, el debate sobre el futuro del Truman puede haber tenido que ver más con el intento de obtener financiación adicional del Congreso que con la reducción de costes. Al final, la compra en bloque del Ford, utilizada como argumento a favor de la retirada del Truman, fue aprobada de todos modos.

Además, el proceso de desmantelamiento de un portaaviones de propulsión nuclear es costoso en sí mismo, con un precio de 2.500 millones de dólares en 2014. El esfuerzo por desmantelar el USS Enterprise, el primer portaaviones de propulsión nuclear ha sido notablemente costoso y complicado.

Hay que tener en cuenta, además, que una propuesta similar de desmantelamiento de otro portaaviones, el USS George Washington, en 2014 bajo el mandato del presidente Barack Obama, corrió una suerte similar, aunque en ese caso la batalla con el Congreso se prolongó durante casi un año.

El USS George Washington (CVN 73) navega en el Océano Índico en 2011. Tres años después, el supercarrier sobrevivió a las propuestas que pedían su retiro.

Cualquiera que sea la próxima solicitud de presupuesto de defensa, tal vez sea sorprendente que se considere de nuevo la posibilidad de jubilar al Truman antes de tiempo, sólo unos años después de que el Congreso rechazara la misma idea.

Thomas Newdick

One thought on “El Pentágono vuelve a considerar la jubilación anticipada de uno de sus portaaviones.

  • el 2 noviembre, 2021 a las 23:45
    Permalink

    Tantas armas y gasto para despues desmantelarlas. Sería mejor dedicar esfuerzos al cambio climático y defensa de la tierra.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.