El portaaviones Cavour de la Marina italiana calificado para llevar a cabo un despliegue operativo con los F-35B.

De acuerdo con la información publicada por la web de la OTAN el 14 de mayo de 2021, el portaaviones italiano Cavour ha regresado a su base de Taranto, la estación naval de Mar Grande, en Italia, después de tres meses de operaciones con el ejército estadounidense en el Océano Atlántico. El portaaviones Cavour (CVH 550), buque insignia de la Armada italiana recientemente modernizado, participó en las pruebas de mar, una serie de ensayos y actividades funcionales, tras las cuales la Oficina del Programa Conjunto del F-35 ha entregado a la Marina italiana una recomendación de autorización de vuelo para la operación segura del avión de combate de quinta generación F-35B.

Durante las pruebas de mar, dos F-35B fueron embarcados a bordo del Cavour y realizaron más de 50 misiones de vuelo, alrededor de 120 aterrizajes verticales y 115 despegues cortos y dos despegues verticales. El portaaviones Cavour de la Marina italiana está ahora plenamente capacitado para realizar un despliegue operativo con el caza de quinta generación F-35B.

Mientras operaba en el Atlántico occidental, el STI Cavour colaboró con el destructor de misiles guiados de clase Arleigh Burke USS Stout (DDG 55). Realizaron un ejercicio de interoperabilidad de tres días con el apoyo del Ala Aérea del Portaaviones (CVW) 7 y del Ala de Patrulla y Reconocimiento (CPRW) 11. El ITS Cavour también llevó a cabo operaciones de doble portaaviones junto al USS Gerald R. Ford (CVN 78), siendo la primera vez que un portaaviones de la clase Gerald R. Ford y uno italiano operan conjuntamente.

Durante décadas, el vínculo entre Europa y Norteamérica ha convertido a la OTAN en la Alianza más fuerte de la historia. Llevar a cabo entrenamientos y ejercicios junto a los aliados y socios aumenta nuestra capacidad y capacidades colectivas, así como una mayor interoperabilidad con las fuerzas estadounidenses. El Cavour ha sido un verdadero embajador de este vínculo transatlántico.

Varios grupos de ataque de portaaviones aliados, bajo mando nacional, se desplegarán en el Área de Responsabilidad (AOR) del SACEUR (Comandante Supremo Aliado en Europa) en las próximas semanas y meses. Estos despliegues múltiples demuestran el compromiso de los Aliados con la empresa marítima, así como la capacidad para conseguir eficazmente efectos multidominio.

El carácter multinacional del despliegue, los ejercicios y las actividades de la OTAN reflejan el compromiso fundamental de los Aliados con el vínculo transatlántico y con el principio de defensa colectiva para mantener la paz y preservar la seguridad. Ningún Aliado puede enfrentarse solo a los retos de seguridad actuales.

La interoperatividad constituye un componente esencial del ADN de la OTAN y un elemento clave de la preparación y capacidad de disuasión de las fuerzas aliadas. El portaaviones representa la máxima expresión del poder aéreo y marítimo de una nación y de la diplomacia naval. El despliegue de un portaaviones es un factor habilitador, porque este tipo de unidad permite un rápido redespliegue de capacidades, gracias a sus peculiares características de disponibilidad operativa, autosuficiencia logística duradera, alta capacidad de mando y control, y plena libertad de movimientos, gracias al Régimen Jurídico Internacional de la Alta Mar (libertad de navegación y paso inofensivo en tránsito por los estrechos) establecido por la UNCLOS (Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar).

Navy Recognition

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.