El programa de aviones de combate Tempest adopta la ‘revolución digital’.

Tres años después de que el Reino Unido y sus socios anunciaran el desarrollo de un caza de sexta generación conocido como Tempest, la maduración de la tecnología continúa con el programa adoptando conceptos de ingeniería digital para acortar su plazo de desarrollo.

El Tempest, también llamado sistema aéreo de combate futuro, o FCAS, en el Reino Unido, está siendo desarrollado por las fuerzas aéreas del Reino Unido, Suecia e Italia y sus respectivos contratistas principales, BAE Systems, SAAB y Leonardo.

Recientemente, Japón se ha unido al programa de forma limitada.

Aunque la iniciativa comenzó en 2015, no fue hasta tres años después cuando el programa Tempest salió a la luz en el Salón Aeronáutico Internacional de Farnborough. Su concepto contempla que la plataforma sea tripulada o no y que sea capaz de controlar “enjambres” de drones más pequeños.

El comodoro del aire Jonny Moreton, director del programa aéreo de combate futuro de la Real Fuerza Aérea, dijo que el proyecto está todavía en la fase de concepto y desarrollo.

“El objetivo de esta fase es observar los avances, hacer una evaluación. Y luego, a finales de 2025, ir a nuestros gobiernos, Reino Unido, Italia, Suecia -y potencialmente Japón- y decir: ‘Este es el programa. Esto es lo que podemos entregar. Este es el calendario'”, declaró en la conferencia Defense and Security Equipment International celebrada en Londres en septiembre.

Los gobiernos respectivos tomarán entonces una decisión sobre cómo proceder, añadió.

Mientras tanto, unos 2.000 trabajadores ya se dedican al desarrollo residiendo en unas 300 empresas o instituciones, manifestó el comodoro del aire Jez Holmes, jefe de la Oficina de Capacidades Rápidas de la Real Fuerza Aérea.

El programa está adoptando la ingeniería digital, incluyendo conceptos como los gemelos digitales, junto con la fabricación aditiva, con el fin de reducir drásticamente el tiempo necesario para concebir, desarrollar y producir una nueva generación de cazas.

Esta aceleración de los plazos es uno de los principales objetivos del programa, dijo Moreton. “Uno de los objetivos es romper el ciclo de 40 años en el que se concibe, se desarrolla y se construye algo y, después de que esté en el aire 20 años, se empieza a pensar en lo que viene después, y entonces se pregunta: “¿A dónde ha ido mi experiencia industrial?””.

Tempest aspira a un ciclo de desarrollo de 10 a 15 años y a hacer volar su primer avión en 2035, añadió.

La “revolución de la ingeniería digital” no sólo contribuirá a reducir drásticamente el plazo de desarrollo del Tempest, sino que también ayudará a resolver el dilema de los requisitos que ha plagado los programas anteriores, dijeron los responsables de la empresa en el panel.

Moreton se refirió a la necesidad de “probar el futuro” del Tempest. El problema de los anteriores programas de aviones de combate era que sus plazos de desarrollo se prolongaban durante décadas. Al fijar los requisitos demasiado pronto y grabarlos en piedra, los aviones quedaban obsoletos cuando se ponían en marcha.

“Soberanía” y “libertad” eran dos palabras de moda que la industria y los funcionarios del gobierno repetían con frecuencia.

A diferencia del programa de cazas de ataque conjunto F-35, que también comenzó a desarrollarse como un programa internacional, pero bajo el liderazgo de Estados Unidos, las naciones asociadas serán libres de modificar y actualizar los aviones como deseen.

“La libertad de acción, la libertad de modificación y el control soberano” son atractivos para los nuevos socios potenciales, dijo Moreton.

Uno de esos nuevos socios potenciales es Japón. Aunque este país todavía no es un socio formal, una bandera japonesa ondeó sobre la exhibición del Tempest de la Real Fuerza Aérea, junto con la de Suecia, Italia y el Reino Unido, en la exposición del DSEI.

Moreton dijo que Japón está realizando actualmente un estudio energético para el programa. Sería un buen socio, ya que está desarrollando su propio caza de sexta generación, el F-X, con un calendario idéntico para 2035, y opera en un entorno de amenazas similar, añadió.

El programa Tempest “necesita agilidad y flexibilidad para añadir nuevos socios”, dijo. “El sistema va a cambiar. Las amenazas van a cambiar y los requisitos van a cambiar”, añadió.

“No vamos a trocear el programa y hacerlo de la forma en que lo hicimos en programas anteriores. Vamos a comportarnos como un único programa, alimentado por una única empresa, y a comportarnos de nuevo como un único programa”, dijo.

El Reino Unido fue uno de los socios internacionales de primer nivel en el programa F-35 y contribuyó con el 10% de sus costes de desarrollo, aunque ninguno de los oradores lo mencionó por su nombre.

Ahora hay 500 ingenieros trabajando en la empresa en el programa, dijo.

“Estamos adoptando las turbinas de gas y los sistemas eléctricos como un sistema de energía integrado”, describiendo el concepto como una “central eléctrica voladora”.

Podría generar 10 veces más energía eléctrica que el Eurofighter Typhoon, otro avión desarrollado por un consorcio internacional.

Un sistema de energía integrado controlará el complejo intercambio entre el combustible del avión y los sistemas eléctricos. No será diferente a los coches híbridos, en los que los conductores introducen sus planes de viaje con antelación para que el ordenador pueda calcular cuándo necesitarán un impulso extra en lugares como las autopistas.

Stew Magnuson

2 thoughts on “El programa de aviones de combate Tempest adopta la ‘revolución digital’.

  • el 6 noviembre, 2021 a las 22:55
    Permalink

    Mucho bombo con el Tempest y todavia es un boceto..

    Respuesta
    • el 7 noviembre, 2021 a las 13:47
      Permalink

      Como bien sabes el programa de un caza de sexta generacion se dilata por decadas, pero yo tambien creo que el programa Tempest a la larga se va a quedar en digital antes que en real.

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.