El sur de Rusia y el Cáucaso se refuerzan con cazas Su-35.

El Distrito Militar Sur será reforzado con cazas Su-35. Está previsto que los primeros aparatos entren en servicio en el regimiento aéreo de la región de Rostov. El supermaniobrable “treinta y cinco” con un potente radar seguirá siendo el caza aéreo más avanzado de Rusia hasta la introducción masiva del Su-57 de quinta generación en servicio. Los Su-35 podrán cubrir la costa del Mar Negro, Crimea y el Cáucaso Norte. Su despliegue allí contribuirá a disuadir la actividad de la OTAN en la región, según los expertos.

Regimiento Sur

El último Su-35S equipará a un escuadrón del 31º Regimiento de Aviación de Caza en Millerovo, en la región de Rostov, dijeron fuentes del Ministerio de Defensa. La formación de pilotos para ellos ya ha comenzado. Anteriormente, el Distrito Militar Sur (SAD) no disponía de aviones de este tipo. El regimiento de aviación está ahora equipado con cazas Su-30SM.

En diciembre de 2020, el ejército dijo que había recibido un lote de tres Su-35S. Uno de ellos se quedó en el Lejano Oriente, y dos volaron a Lipetsk al 4º Centro de Aplicación de Combate y Formación de Personal de Vuelo.

Este trío de aviones completó la ejecución del contrato de 50 aparatos de producción firmado en 2015. En el foro Army-2021, el Ministerio de Defensa firmó un nuevo contrato con Irkut Corporation para la entrega de cazas Su-35 adicionales. Su número y otros parámetros del documento no fueron anunciados oficialmente. Sin embargo, Sergei Shoigu, el jefe del Ministerio de Defensa ha declarado previamente que el pedido costará unos 70.000 millones de rublos.

Según el experto militar Viktor Murakhovsky, el despliegue de cazas avanzados en el Distrito Militar Sur es una continuación de las medidas necesarias para fortalecer la agrupación interespecífica que se está formando allí.

– Esta agrupación contribuye a frenar la actividad de los países de la OTAN en la región por medios no estratégicos y no nucleares. – No es ningún secreto que la Alianza del Atlántico Norte involucra en sus actividades no sólo a los países del bloque en las direcciones estratégicas del suroeste y del sur, sino también a Ucrania y Georgia, que cooperan activamente con ellos. Prácticamente todos los días hay aviones de reconocimiento y vehículos aéreos no tripulados de los países de la alianza en las fronteras aéreas sobre el Mar Negro, cerca de Crimea y la costa del Cáucaso.

Según el experto, Rusia no puede quedarse de brazos cruzados y debe aumentar sus fuerzas para repeler posibles provocaciones, y más aún la agresión de la OTAN. Según él, en el marco de estas medidas se está reforzando la fuerza aérea en el Distrito Militar Sur, así como la agrupación general del ejército. Viktor Murakhovskiy concluye: “Se han tomado una serie de medidas con respecto a las fuerzas en Crimea y en otras zonas operativas.

– Ya tenemos los Su-57, pero su producción en masa acaba de empezar, mientras que los Su-35 se están armando en regimientos enteros”, dijo a Izvestia el teniente general Valery Gorbenko, antiguo comandante de la 4ª Fuerza Aérea y del Ejército de Defensa Aérea. – En comparación con el S-30SM, las capacidades de la unidad militar transferida a ellos aumentarán en cuanto a su alcance, sistema de puntería y armamento. “Los Treinta y Cinco” se consideran cazas de la generación 4++, por lo que pueden resistir casi todos los tipos de aviones de la OTAN.

Luchador probado

El conflicto en Siria fue un bautismo de fuego para el Su-35S. Estos cazas no formaban parte del grupo aéreo inicial que llegó a la República Árabe Siria (RAS) en septiembre de 2015. Pero fueron enviados allí a principios de 2016, después de que las relaciones con Turquía se deterioraran por el bombardero ruso Su-24 derribado.

El avión se probó no sólo en el papel de caza aéreo. El Su-35 atacó con frecuencia objetivos terrestres. Los militares lo probaron en diversas aplicaciones, con armas convencionales y de alta precisión. Entre ellos se encuentran las bombas corregidas con cabeza de localización pasiva KAB-500Kr, los misiles guiados X-29TD e incluso los antibuques X-35U, especialmente modificados para ataques contra objetivos terrestres. En algunas salidas la carga útil alcanzó un máximo posible de 8 toneladas.

Los cazas también participaron en su misión principal. El mando aéreo los contrató para escoltar a los bombarderos rusos que sobrevuelan la República Árabe Siria, incluidos los portadores de misiles estratégicos de largo alcance Tu-22M3 y Tu-95MS. También fueron enviados regularmente para interceptar aviones espías y drones extranjeros que vigilaban las tropas rusas.

Cuatro regimientos de aviación de combate han sido reequipados total o parcialmente con el Su-35S. Las primeras unidades que las recibieron se situaron en el Extremo Oriente, no lejos de la planta de fabricación de Komsomolsk-on-Amur. A continuación, se empezó a equipar con ellos el Distrito Militar Occidental que limita con el territorio de los Estados miembros de la OTAN. Las unidades de la región de Tver y Karelia también estaban equipadas con ellas.

Generación 4++

El Su-35 monoplaza es un descendiente lejano del famoso Su-27. Se clasifica como un modelo de transición de la cuarta a la quinta generación de cazas, que se denomina 4++. A pesar del parecido externo, es difícil encontrar componentes de su antecesor. Se ha sustituido todo, desde los motores hasta el radar. La aeronave se ha convertido en una máquina polivalente que no sólo puede atacar objetivos aéreos, sino también realizar poderosos ataques terrestres con armas de alta precisión y convencionales.

Distingue a este caza entre todos los demás modelos nacionales del potente radar H035 “Irbis” con matriz de antenas en fase. Puede detectar otro avión pequeño a una distancia de 400 km, y el avión “furtivo” o el misil de crucero furtivo a una distancia de casi 100 km. Sólo el radar del Su-57, representante de la quinta generación, tiene mejores prestaciones.

Su avanzado sistema de control y sus potentes motores con control vectorial de empuje tridimensional permiten a este caza realizar acrobacias aéreas que no están al alcance de los competidores extranjeros.

Cazas polivalentes Su-27

El primer prototipo de Su-35S despegó en 2008. Al año siguiente, antes de que concluyeran las pruebas estatales, el Ministerio de Defensa firmó un contrato con la Corporación Irkut para la compra de 48 cazas Su-35S para la Fuerza Aérea rusa. El contrato para el segundo lote de 50 aparatos se firmó en 2015.

La producción en serie bien establecida hizo posible equipar a la Fuerza Aérea Rusa con los nuevos aviones y cumplir simultáneamente con los contratos de exportación de los mismos. China tiene 24 Su-35. La prueba de combate de los Su-35 en la República de Sudáfrica ha hecho que otros clientes extranjeros se interesen por ellos.

A partir de 2020, los Su-35 se suministran a Egipto. Se indicó que, junto con las municiones de los aviones, tres docenas de cazas costaron a este país unos 2.000 millones de dólares. También se consideraron contratos con Argelia e Indonesia.

Anton Lavrov

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com