El único portaaviones de Rusia no regresará al mar hasta 2024…

Uno de los símbolos más visibles del poderío marítimo ruso no saldrá de su retiro al menos hasta dentro de dos años. El Almirante Kuznetsov, el único portaaviones de Rusia, volverá a entrar en servicio en 2024, siete años después de entrar en dique seco para realizar las tan necesarias mejoras.

Una vez completado, el Kuznetsov debería poder pasar otros 10 o 15 años en servicio.

El medio de comunicación estatal ruso TASS informó el viernes de que los defectos en las obras de mejora del buque han retrasado su regreso al mar. Esto no es del todo inesperado, ya que el regreso de Kuznetsov ha sufrido repetidos retrasos en los últimos cuatro años.

El Admiral Kuznetsov tiene aproximadamente 330 metros de longitud (eslora) y desplaza 58.000 toneladas a plena carga. El buque está diseñado para albergar un ala aérea de 24 cazas Su-33 Flanker D y MiG-29, además de seis helicópteros. En las últimas patrullas se han visto alas aéreas mucho más pequeñas, de sólo diez Su-33 y cinco MiG-29. Un portaaviones estadounidense de clase Nimitz suele salir al mar con 40-44 F/A-18E/F Super Hornets y F-35C Joint Strike Fighters. Además de sus aviones, el Kuznetsov está equipado con 12 grandes misiles antibuque P-700 Granit.

El buque entró en dique seco para una revisión tecnológica en 2017 y debía estar terminado en 2020, pero desde entonces ha estado plagado de problemas. En 2018, el PD-50, la única estructura de dique seco capaz de albergar al portaaviones, se hundió mientras el Kuznetsov estaba dentro. El portaaviones sufrió daños cuando una grúa de 70 toneladas unida al dique seco se derrumbó, abriendo un agujero de 5 metros de ancho en el costado del buque. Luego, en 2019, se produjo un incendio en el barco que mató a dos militares. La necesidad de reparar los daños causados por ambos incidentes y de completar el reacondicionamiento, retrasó la fecha de vuelta al servicio hasta 2021.

Una serie de eventos desafortunados, incluido el hundimiento de su dique seco y un incendio fatal, retrasaron el regreso del barco al menos dos años.

Una serie de desafortunados acontecimientos -incluyendo el hundimiento de su dique seco y un incendio fatal- retrasaron el regreso del barco al menos dos años.

Sin embargo, los retrasos continuaron. En 2020, la fecha de regreso se retrasó de nuevo a 2022. En 2021, la fecha se retrasó de nuevo a 2023. Ahora, la nave debe estar terminada en 2024. Lo que en un principio iba a ser una actualización de tres años, ahora tardará al menos siete, lo que significa que el reacondicionamiento está durando la mitad de la estimación más optimista sobre la duración del envejecimiento del buque.

A mediados de la década de 1980, la Unión Soviética construyó el Almirante Kuznetsov en los astilleros de Nikolayev, que ahora forman parte de Ucrania (el Kuznetsov es un buque gemelo del portaaviones chino Liaoning).

El Kuznetsov ha sido un barco sin suerte desde el principio, incluso en servicio. Languideció durante décadas tras el final de la Guerra Fría, cuando las malas condiciones económicas redujeron los gastos de defensa rusos hasta los huesos. El portaaviones sólo realizó seis patrullas en el mar y una sola retirada entre 1991 y 2015. En 2009, frente a las costas de Turquía, un incendio eléctrico mató a un miembro de la tripulación. En 2012, el Kuznetsov se rompió frente a la costa de Francia y tuvo que ser remolcado por un remolcador de la marina rusa. En 2016, Kuznetsov perdió dos aviones en quince días, ambos supuestamente por fallos mecánicos durante el proceso de aterrizaje de la aeronave. En 2017, el Ministerio de Defensa británico apodó irónicamente al portaaviones como “barco de la vergüenza” por sus gruesas columnas de humo negro mientras está en movimiento. Le siguieron el hundimiento del dique seco PD-50 en 2018 y el fatal incendio de 2019.

Entonces, ¿volverá el Kuznetsov al servicio? Se espera que la economía rusa entre en recesión a finales de este año como consecuencia directa de las sanciones impuestas por la OTAN por la invasión de Ucrania. El reequipamiento ya se redujo una vez por consideraciones financieras. Si se produce un estancamiento en el presupuesto de defensa u otro contratiempo grave, Moscú podría encontrarse deseando que el Kuznetsov descendiera a las profundidades del Mar de Noruega junto con su dique seco.

Desde 2017, el portaaviones se ha sometido a una renovación diseñada para extender su vida útil una década más.

Fernando Valduga

26 thoughts on “El único portaaviones de Rusia no regresará al mar hasta 2024…

  • el 20 junio, 2022 a las 16:57
    Permalink

    La verdad sólo se justifica su vuelta al servicio por una cuestión de prestigio y enseñar la bandera Y siempre tendrá que ir acompañado por un remolcador

    Respuesta
  • el 20 junio, 2022 a las 19:33
    Permalink

    Es recomendable, darle mantenimiento a los remolcadores que lo escoltan… para la asistencia, en los rutinarios daños e imprevistos.

    Imaginen cuántos chips de USA tendrá esa portaaviones…..

    Respuesta
  • el 21 junio, 2022 a las 04:12
    Permalink

    Espero que los ucranianos no hundan sus remolcadores!

    Respuesta
  • el 21 junio, 2022 a las 07:44
    Permalink

    Dudo que este “aparato” llegue algún día al mar. Es una antigualla que no aporta prestigio alguno a la marina rusa. Más bien todo lo contrario: una vergüenza.
    Que se preocupen que los remolcadores se encuentren en perfecto estado de uso, no sea cosa que haya que remolcar, también, a los remolcadores.

    Respuesta
  • el 21 junio, 2022 a las 13:12
    Permalink

    Está visto que todo en Rusia es chapucero o corrupto y esta guerra de Ucrania está abriendo los ojos a la mayoría, salvo a los fanáticos incombustibles.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 00:14
    Permalink

    Este “crucero pesado transporte de aeronaves” (TAKR) ruso clase Riga, compuesta por el “Almirante Kuznetsov” y el “Varyag” (botado en 1988, y que luego de la disolución de la URSS aún incompleto, quedó en manos ucranianas, posteriormente fue vendido a China, donde ha entrado en servicio como “Liaoning”), ha tenido una vida operativa inconstante y llena de vicisitudes e infortunios, que el autor de la nota define de “mala suerte”, pero que a nuestro entender son el resultado de la coincidencia de la etapa de transición de la desintegración de la URSS y la formación de la Federación Rusa en su etapa constructiva y puesta en servicio, con algunas características particulares del buque y un mediocre mantenimiento, sumado a que siempre estuvo equipado con un material de vuelo inadecuado y tripulaciones escasamente entrenadas. Tengamos en cuenta que este buque, perteneciente al Project 1143.5 era una evolución del anterior Project 1143 Krechyet (clase Kiev) y el último paso evolutivo hacia la primera clase de verdaderos portaaviones oceánicos soviéticos (Project 1143.7, clase Ulyanovsk), dotados de propulsión nuclear.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 00:18
    Permalink

    (Sigue): Como todos los buques portaaeronaves soviéticos, su planta motriz era una combinación de turbinas a vapor, alimentadas por calderas a petróleo y turbogeneradores + generadores diesel. Esta planta motriz, muy simple aunque pesada, tiene un punto débil y es que el combustible que utiliza es “mazut”, un tipo de fuel-oil pesado muy común en la URSS y por lo tanto económico y de gran disponibilidad. Pero este combustible, para ser efectivo necesita de precalentadores para obtener el punto de fluidez adecuado en los inyectores de las calderas. Además, es imprescindible que todo el sistema de precalentamiento del combustible, traslado hasta las calderas y pulverización tengan una excelente construcción y un mantenimiento muy cuidadoso. Aún tiempos de la marina soviética en plena guerra fría, en que los grandes buques disfrutaban de excelente mantenimiento para tener plena disponibilidad, este tipo de aparato motor se demostró siempre muy problemático y demasiado sensible al mantenimiento escaso y las inyecciones de agua salada.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 00:19
    Permalink

    (Sigue): Tal fue el caso del “Bakú” (Project 1143.4 Krechyet modificado), que sólo estuvo nueve años al servicio de las marinas soviética (entró en servicio en diciembre de 1987) y luego rusa (rebautizado “Almirante Gorshkov”), ya que sufrió un grave accidente motriz en 1992 que lo dejó fuera de servicio, luego otro incendio en 1993 y finalmente una explosión en una caldera en 1994, por lo que fue desactivado en 1996. En 2004 fue vendido a la India y luego de extensas reformas -entre ellas nuevas calderas de combustible diesel- entró en servicio a finales de 2013 con el nombre de “Vikramaditya”. Los frecuentes problemas motrices son la causa de que se haya decidido últimamente que siempre que el “Kuznetsov” realice un despliegue, vaya acompañado de un remolcador oceánico. Los frecuentes penachos de humo negro, tan característicos, son el resultado de la combustión incompleta del mazut, debido probablemente a una calibración incorrecta de los sistemas de precalentamiento y/o inyección.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 00:24
    Permalink

    (Sigue): El “Almirante de la Flota de la Unión Soviética Kuznetsov” fue autorizado en 1981 (durante la etapa final del largo gobierno de Leónidas I. Brezhnev!), comenzado a construir en 1983 (durante el breve gobierno de Yuri Andrópov), botado en 1985 (durante los inicios del gobierno de Mikhail S. Gorbachov) y asignado a la flota en enero de 1991 (en los albores de la disolución de la URSS). Luego de la ruptura, el buque estaba en Ucrania donde había sido construido y permaneció mucho tiempo amarrado mientras se negociaba su propiedad. Una vez en manos de la Federación Rusa, recibió su primer grupo aéreo en 1993, aunque no estuvo completamente operativo hasta 1995. Pero luego de una muy breve puesta en servicio, tuvo que ser sometido a reparaciones en 1997 (por un grave fallo motriz en 1996), para ser puesto definitivamente en servicio en 1998. Como vemos, el buque sufrió durante todo el período de construcción y puesta en servicio, el trauma de la disolución de la URSS y la creación de la Federación Rusa.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 00:26
    Permalink

    (Sigue): Esta dura etapa se caracterizó por la carencia casi absoluta de recursos y la problemática reorganización política y económica. Su construcción se vio resentida en muchos aspectos, entre ellos la manufactura naval de decreciente especialización y la utilización de aceros y tuberías de baja calidad para ahorrar costos y acelerar su puesta en servicio. A tal punto fue la carencia de recursos, que muchas tripulaciones trabajaron sin cobrar sueldos durante meses, sólo por permanecer en la fuerza, y que la propia USN tuvo que contribuir con recursos humanos y económicos para desmantelar numerosos submarinos nucleares, que luego de la desintegración de la URSS habían quedado fuera de uso, semi hundidos y en el más completo abandono, constituyendo un inminente peligro ambiental. El “Kuznetsov”, como tantos otros buques, recibió un mantenimiento inadecuado en este período, contribuyendo a perpetrar muchos defectos constructivos que se han mantenido a lo largo de su historial de servicio.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 00:29
    Permalink

    (Sigue): La utilización de tuberías de baja calidad ha afectado todos los sistemas del buque, no solo el aparato motor, sino también los conductos de agua y aire que alimentan las distintas secciones y cubiertas (tiene once), por lo que ciertos sectores del buque carecen de agua corriente, muchas de sus letrinas no funcionan y haciendo que el aire acondicionado y la calefacción sean muy deficientes, convirtiéndolo en un buque muy incómodo e insalubre para su tripulación. Además, sus anticuadas calderas turbo presurizadas (KVG-4) fueron construidas en Ucrania, no en Rusia y no fueron considerados muchos estándares de calidad. Esta es la causa principal de la fragilidad motriz que acusa el Kuznetsov y que se expresa fundamentalmente en una vida operativa plagada de fallos motrices. El bajo entrenamiento de la tripulación ha influido asimismo en el mantenimiento del buque y en especial su aparato motor.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 00:47
    Permalink

    (Sigue): Su baja calidad constructiva se refleja por ejemplo, en que los cojinetes de sus cuatro hélices permiten el paso de agua a altas revoluciones, por los que sus teóricos 29 n de velocidad máxima desarrollados durante las pruebas de aceptación, se convierten en meros 25-24 n en la práctica y no más de 18-16 n constantes. El material aeronáutico, además de escaso, está muy anticuado para los estándares actuales, en especial los Su-33 (aunque han sido modernizados para desempeñar tareas aire-suelo). Los MiG-29KR (una versión naval del MiG-35) más modernos, se han mostrado muy mal adaptados al trabajo abordo, tal como ha quedado demostrado al servicio de la armada India. Sus aviadores tampoco tienen un nivel adecuado de entrenamiento, lo que ha contribuido a la pérdida de algunas aeronaves en accidentes operativos, en especial en aterrizajes. El grupo aéreo del “Kuznetsov” recibió su entrenamiento inicial en el centro de entrenamiento aeronaval terrestre NITKA, sito en el aeródromo Novo-Nefedorovka en Saki (Crimea).

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 00:56
    Permalink

    (Sigue): Este complejo, creado en 1977 estaba equipado con sistemas iniciales de catapultas, cables de arresto y todos los sistemas asociados para las operaciones de los aviones convencionales en portaaviones. Fue creado para desarrollar las técnicas y procedimientos necesarios para el grupo aéreo del primer proyecto de portaaviones nucleares soviético, denominado Project 1153, cancelado en 1978 por cuestiones políticas más que técnicas y reemplazado por el Project 1143.5 (clase Riga) en 1979. Con el tiempo, el centro fue dotado de dos trampolines similares a los de esta clase, y sirvieron para ensayar todas las versiones navales del Su-33, Su-25 y MiG-29, y desde marzo de 1991 el futuro caza de defensa de la flota STOVL supersónico, Yak-41M “Freestyle”, avión que equiparía los buques Project 1143.5 y siguientes, pero que nunca entró en servicio. De todas maneras, sus primeros aviones no operaron sobre el “Kuznetsov” sino hasta 1993 y a partir de entonces muy esporádicamente, como sería su norma habitual.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 01:01
    Permalink

    (Sigue): En realidad, los pilotos rusos han entrenado más en el complejo NITKA que abordo del portaaviones, ya que éste desde su entrada en servicio en 1995 sólo ha realizado cuatro despliegues de primera línea, todos en el Mediterráneo, y de muy corta duración. Su último despliegue en las costas de Siria (octubre de 2016 a febrero de 2017) en apoyo de las fuerzas sirio-rusas que combatían al Dáesh (Estado Islámico) fue el punto de inflexión. Quedaron de manifiesto las precarias condiciones operativas del buque y la pérdida de dos aviones por accidentes operativos (un Su-33 y un MiG-29KR), demostrando el deficiente entrenamiento de sus pilotos. Resulta notable la escasa disponibilidad del Kuznetsov comparado con otros portaaviones dotados de sistemas propulsivos similares, tales como los norteamericanos de la clase “Forrestal” y siguientes e incluso los franceses de la clase “Foch”, que necesitaban un cuidadoso mantenimiento de su delicado aparato motor y sus catapultas a vapor. Más gravosa resulta la comparación con los portaaviones nucleares estadounidenses, que realizan despliegues de por lo menos seis meses cada dos años.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 01:30
    Permalink

    (Sigie): Al regreso de su misión en Siria, el “Kuznetsov” entró en dique seco a finales de 2017 para reparaciones y modernización en el astillero Zvezdochka en Severodvinsk, a la vista de la experiencia operativa ganada en el despliegue y paliar sus evidentes limitaciones. Los trabajos debían tardar unos teóricos dos años y medio (tres años según el contrato firmado en abril de 2018), pero por distintas causas ya lleva cuatro y no se espera que vuelva a entrar en servicio hasta el año 2024, debido a la necesidad de corregir algunos defectos encontrados en las tareas ya realizadas. Entre las modificaciones planeadas se encontraba la sustitución de sus calderas a petróleo por otras a gas, así como kilómetros de sus tuberías defectuosas. En realidad, sus 8 calderas (KGV-4) han sido sustituidas por otras similares pero de manufactura rusa y modernizadas. Estas calderas fueron creadas hace 50 años y funcionan con un sistema hidráulico automático, tanto de admisión de combustible como de exhaución de vapor, que es el causante del mal funcionamiento, averías y explosiones.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 01:33
    Permalink

    (Sigue): Según informes, estos viejos sistemas han sido reemplazados por otros neumáticos con control computerizado, aunque existen sistemas eléctricos con convertidores de frecuencia, mucho más modernos y eficientes. Alguno de estos sistemas seguramente habrán sido adoptados. Las calderas KVG-3D (como las instaladas en el “Vikramaditya” indio) o las más modernas KVG-6, que funcionan con combustible diésel en lugar de mazut, han sido rechazadas por las autoridades navales. El principal argumento es que su combustible pesado, situado en tanques laterales en el doble casco funciona como una red antitorpedos, resistiendo explosiones bajo la línea de flotación semejantes a 400 kg de TNT y no es conveniente reemplazarlo por combustible ligero. Sus cuatro turbinas (TW-12-4) han sido repadas, así como sus hélices y timones, y su casco completamente revisado y repasado. Asimismo, se mejoró la electrónica y el armamento.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 01:34
    Permalink

    (Sigue): Los principales sistemas análogos, referido a los sistemas de mando y navegación del buque y en especial a operaciones aéreas, se cambiaron por otros digitales, que permitirán una interoperatividad más fluida con los MiG-29KR. Con el mismo objeto se han modernizado las instalaciones hidráulicas GS-3M. El “Kuznetsov” recibirá asimismo un nuevo sistema de control de vuelo y aterrizaje y navegación de corto alcance, similar al Resistor-E desarrollado para los portaaviones indios, para reemplazar el viejo sistema analógico Resistor K-42. Una versión terrestre (V-16) ya ha sido instalada en el complejo NITKA en la ciudad de Yeisk para realizar las pruebas de aceptación, y se diferencia de los sistemas de exportación en que no es compatible con IFF occidentales. Su sistema de arresto, que ha causado algunos accidentes operativos, también será reemplazado.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 02:45
    Permalink

    (Sigue): El armamento también ha sido modernizado. Recordemos que el “Kuznetsov” difiere sustancialmente del resto de los portaaviones en servicio. Su concepción responde a la doctrina naval soviética, cuya mayor preocupación residía en la búsqueda, localización y destrucción de los SSBN de EEUU y la OTAN. Es por ello que porta un nutrido grupo de helicópteros (Ka-27 PL), así como numerosas armas ASW (cohetes RBU-12000 UDAV-1). Asimismo, los TAKR soviéticos estaban concebidos como grandes cruceros oceánicos, dotados de enormes misiles de crucero supersónicos AB P-700 Granit (SS-19 “Shipwreck”) para actuar como destructores de formaciones navales, en especial las TF de portaaviones norteamericanos. También su numeroso armamento defensivo, constituido por misiles de medio y corto alcance y artillería automática los convertía en buques mucho más autónomos que sus congéneres occidentales. El grupo aeronáutico tenía un carácter secundario, defensivo, aunque mucho más numeroso que en las clases de portaaeronaves anteriores.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 04:35
    Permalink

    (Sigue): Su diseño inicial incluía cubiertas planas y catapultas para lanzar aviones de caza (se barajaban los MiG-23K y Su-27K), así como aviones AEW (An-71 o Yak-44) y ASW (Beriev P.243 Garpoon o Yamal M.45 Typhoon), pero el proyecto final, culminado en 1979 incluía una rampa sky-jump de 14,3 grados, ya que su principal avión de combate debía ser el Yak-41M (denominado Yak-141 internacionalmente), pero que su desarrollo fue interrumpido por la caida de la URSS. Los aviones que finalmente equiparon el “Kuznetsov” con sistema STOBAR fueron el Su-33 para defensa de la flota y el Su-25 UGT de entrenamiento embarcado. El MiG-29K no fue aceptado inicialmente, aunque posteriormente se desarrolló la versión MiG-29KR/KRU a partir de la desarrollada para India, entrando en servicio en 2014. Todos estos aviones eran desarrollos navalizados de aviones terrestres. Además de los helicópteros Ka-27 ASW/SAR, más adelante se sumaron los Ka-31 AEW. Luego de la modernización se espera que el MiG-29 KR sea el caza estándar.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 04:49
    Permalink

    (Sigue): De hecho, en septiembre de 2021 se informó que llegará a Saki un grupo de MiG-29 KR/KRU para reemplazar al regimiento 279 equipado con Su-33 y Su-25 UGT para entrenamiento en las rampas que reproducen la cubierta del “Kuznetsov” en el complejo NITKA. El Su-33 (del que se han construido solo 26 unidades y entró en servicio en 1995) quedará muy desfasado en sus sistemas electrónicos para operar en el buque modernizado y probablemente no vuelva a operar embarcado. El futuro de los helicópteros es el anunciado Ka-65 Minoga, del que se tienen escasos datos y reemplazará la familia Ka-27/29/31 “Helix”. A pesar de la inactividad del portaaviones por sus refacciones, la armada rusa está poniendo gran énfasis en el entrenamiento de sus pilotos aeronavales. El complejo NITKA en Sika será modernizado para adaptarse a los nuevos sistemas y se terminará un nuevo complejo terrestre en Yeisk, sobre el Golfo de Taganrog, en el mar de Azov. La intención es poder entrenar dos grupos aeronavales simultáneamente.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 04:57
    Permalink

    (Sigue): En 2010-12 se hablaba que el buque recibiría profundas modificaciones: además del cambio completo de su planta motriz a petróleo por otra diésel y la instalación de catapultas, su sistema de misiles ofensivos P-700 Granit 3M45 sería retirado y su espacio utilizado para ampliar el hangar, tal como lo realizado en el “Shandong” chino. Pero nada de ello había sucedido hacia finales de 2016, durante el despliegue del buque en aguas sirias. Tampoco se ha producido el reemplazo de los viejos misiles por sistemas más modernos (3M54 Kalibr o Zirkón), como se anunció posteriormente. Probablemente éstos no serán reemplazados ni ampliadas las instalaciones para la aviación. El ajustado presupuesto destinado a su modernización (inicialmente unos U$S 1000M, luego reducidos a U$S 400M) impide cualquier cambio o mejora estructural, más allá de las necesarias para la instalación de tuberías, nuevos sistemas electrónicos, armamento de proximidad, repaso y pintura.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 05:33
    Permalink

    (Sigue): Su esquema defensivo consiste en tres capas de sistemas AA/AM, respectivamente -además de los sistemas de EW-: SA-N-9 “Gauntlet” de alcance medio (12 km); CIWS Kortik (CADS N-1 Kashtan = SA-N-11 “Grisson”) un sistema dual AM/AA/bombas guiadas de corto alcance (8 km con misiles 3M311 y 4 km con cañones GSh-6-30K), y sistemas artilleros AK-630 (con los mismos cañones que el Kortik), un equivalente ruso de los occidentales Goalkeeper y Phalanx, antimisiles de proximidad. Las armas son muy numerosas y es muy nutrida la dotación de misiles abordo, ya que como dijimos, es un buque mucho menos dependiente de sus escoltas que sus símiles occidentales (y chinos). Originalmente se pensaba reemplazar todos los sistemas de misiles defensivos, pero sólo se reemplazará el “Kortik” por un sistema naval derivado del Pantsir S-1 (SA-22 “Greyhound”), también por cuestiones presupuestarias, aunque se mejorará la electrónica de todos los sistemas defensivos.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 05:39
    Permalink

    (Sigue): En definitiva, los trabajos en el “Kuznetsov” no tendrán la extensión ni la profundidad deseada, pero por lo expuesto, probablemente la mejora de sus calderas, turbinas y hélices, así como el carenado de su casco mejoren su disponibilidad y velocidad; el reemplazo de sus tuberías seguramente lo convertirán en un buque más cómodo y eficaz, y la mejora en sus sistemas electrónicos y apoyo a las operaciones embarcadas lo harán más eficiente. De todas maneras, seguirá siendo un buque deficiente en muchos aspectos como portaaviones, debido a su concepción. Su ala aérea es su aspecto más deficitario, ya que sus helicópteros (Ka-27, de los que embarca hasta 24) están anticuados para las amenazas que deben combatir, sus helicópteros AEW (Ka-31) no tienen el alcance y prestaciones de los aviones de ala fija y sus principales aviones de combate (MiG-29 KR) no resisten comparación con sus homólogos F-18 Súper Hornet o Rafale, más aún limitados por el sistema de lanzamiento Sky-Jump.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 06:01
    Permalink

    (Sigue): De esta manera la inmensa mole del único portaaviones ruso (305,45 x 71,95 m y 67500 t de desplazamiento a pc), volverá a entrar en servicio por enésima vez hacia 2024, remozado ciertamente, pero insuficiente para resultar un buque realmente efectivo. Luego de las mejoras, se espera que el buque extienda su vida útil otros 10 años, pero podría operar quizá otros 20 a 25 años antes de quedar definitivamente obsoleto. Por ello, Rusia deberá plantearse seriamente el reemplazo de este buque, más por cuestiones de prestigio que operacionales. Todos los proyectos de grandes buques (Shtorm, Lamantin) no han pasado el estado de maquetas, ya que el problema de fondo es la falta de presupuesto para asignar a un buque tan costoso, además que no hay realmente en Rusia un desarrollo de aviones navales, ni siquiera al nivel de India o China.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 06:03
    Permalink

    (Sigue): Otro problema anexo es la falta de instalaciones para construir portaaviones, ya que todos los grandes buques de la marina soviética han sido construidos en Ucrania. La construcción modular en bloques supone una solución, tal como ha hecho China para realizar el “Shandong” (17), basado en el “Liaoning” (16), ex “Varyag”, gemelo del “Kuznetsov”. En este sentido la oficina de diseño rusa Nevskoe PKB ha propuesto el proyecto de buque modular UMK (Buque Marítimo Universal) “Varan”, que por su naturaleza polivalente (o específica según necesidades), quizá se ajuste más a las necesidades rusas. En nuestra opinión Rusia no necesita un único gran portaaviones, sino una cantidad mayor de buques menores, capaces de actuar como unidades de respuesta rápida en conjunción con buques de desembarco (que no posee aún), es decir una fuerza de despliegue veloz y potente, capaz de intervenir allí donde fuese necesario, tanto con carácter ofensivo como defensivo.

    Respuesta
  • el 2 julio, 2022 a las 06:04
    Permalink

    (Sigue): La guerra en Ucrania está demostrando que Rusia es ante todo una nación continental, con escasa proyección estratégica mucho más allá de sus costas, muy defendibles desde tierra por propia naturaleza. Rusia no necesita un gran y costoso portaaviones oceánico nuclear, sino numerosos buques más pequeños, tales como el UMK “Varan”, cuyo diseño modular puede asimismo adaptarse a buques de desembarco (UMD). Estos buques, más económicos de construir y operar constituyen una excelente opción. Por supuesto que carecen de la espectacularidad y majestuosidad de un leviatán superportaaviones nuclear. Pero éste es una clase de buque totalmente superfluo para la marina rusa. De insistir en esta última opción, probablemente nunca más veamos navegar otro portaaviones bajo el pabellón ruso.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.