El USS Vella Gulf se convierte en el primero de los cinco cruceros de clase Ticonderoga en retirarse este año.

La tripulación del crucero de misiles guiados USS Vella Gulf (CG 72) de la Marina de Estados Unidos dio de baja a su buque en una ceremonia celebrada en la Estación Naval de Norfolk el 6 de agosto.

El acto se produce unos meses antes del 29º aniversario de la entrada en servicio del buque.

La ceremonia es la primera de los cinco cruceros que serán dados de baja este año. La desactivación es una parte normal del ciclo de vida de un buque de guerra. Tras la retirada del servicio, está previsto que el buque sea remolcado el 11 de octubre a las instalaciones de buques inactivos de la Armada en Filadelfia, Pensilvania, donde quedará en estado de activo de apoyo logístico.

“En 1993, todos los oficiales, todos los jefes y todos los marineros querían estar en un crucero Aegis”, dijo el capitán Constantine Xefteris, primer oficial al mando del Vella Gulf. “Era el barco más bello y letal del mundo. Los cruceros Aegis establecían el estándar de rendimiento y todo el mundo lo sabía”.

Tras varios relatos marítimos de Xefteris que iluminaban los primeros días del buque, el contralmirante Brendan McLane, comandante de las Fuerzas Navales de Superficie del Atlántico, elogió a las tripulaciones, tanto actuales como anteriores, por su duro trabajo, su dedicación y por haber marcado la pauta a lo largo de los años.

“En 2020 la tripulación del Vella Gulf completó quizás el despliegue más desafiante de la carrera del buque, desplegando en Oriente Medio y Europa con el USS Eisenhower Strike Group durante Covid”, dijo McLane.

“La tripulación pasó 205 días navegando”, continuó. “La tripulación del Vella Gulf demostró su temple en ese despliegue, encarnando la autosuficiencia, la valentía y la dureza guerrera al permanecer en el puesto, a pesar de los inmensos desafíos. Nadie salió. Nadie se fue.

“Al entrar en una era de competencia estratégica, el ejemplo y las lecciones de Vella Gulf nos guiarán para afrontar los retos”.

El actual oficial al mando del Vella Gulf, el capitán Mike P. Desmond, habló del poderoso vínculo entre los marineros y sus barcos y de las vidas forjadas a bordo. Sus palabras resonaron en la audiencia al despedirse del crucero.

“El desmantelamiento evoca un amplio espectro de emociones, tan diferentes como los antecedentes de los marineros que han llamado al Vella Gulf su hogar fuera de casa”, dijo Desmond. “El Vella Gulf era tan temperamental como puede serlo, pero cuando todos los sistemas funcionaban según su diseño, era quizás el buque de guerra más fiable, capaz y letal del planeta”.

El Vella Gulf fue construido en el astillero Ingalls Shipbuilding de Pascagoula, Mississippi, y puesto en servicio en Norfolk, Virginia, el 18 de septiembre de 1993.

El buque fue bautizado en conmemoración de la Batalla del Golfo Vella de la Segunda Guerra Mundial, que se libró en la zona que rodea a las Islas Salomón en el Océano Pacífico del 6 al 7 de agosto de 1943. En la batalla, seis destructores estadounidenses lograron interrumpir las líneas de suministro de la Armada Imperial Japonesa sin sufrir una sola baja o daño por el fuego enemigo. Fue una victoria decisiva para Estados Unidos.

El crucero de misiles guiados de la clase Ticonderoga es el segundo buque de guerra de la Armada estadounidense que lleva el nombre de la batalla, después del portaaviones de escolta de la clase Commencement Bay USS Vella Gulf (CVE 111). El primer Vella Gulf fue comisionado el 9 de abril de 1945 y, una vez terminada la guerra, el buque fue retirado del servicio el 9 de agosto de 1946.

Durante sus 29 años de servicio, el crucero ha sido una parte importante de la estrategia de defensa nacional de Estados Unidos.

En 1999, la tripulación participó en los ataques de la OTAN contra Serbia en un esfuerzo por detener los abusos de los derechos humanos sancionados por el gobierno contra los albaneses étnicos en la región de Kosovo.

En 2001, el Golfo de Vella respondió a la llamada, participando en el esfuerzo nacional para proporcionar defensa nacional a la región noreste del país inmediatamente después de los ataques terroristas del 11 de septiembre. La tripulación apoyó los esfuerzos de control del tráfico aéreo como comandante de la defensa aérea, controlando los protocolos para un área que abarcaba desde Boston hasta Washington D.C.

En 2009, el buque dirigió un grupo de trabajo encargado de frenar los esfuerzos de lucha contra la piratería frente al Cuerno de África. Durante su misión, el CG 72 respondió a una llamada de socorro del buque mercante Polaris, un petrolero de 420 pies que estaba siendo atacado. La intervención del Vella Gulf condujo a la detención de los piratas e hizo que la región fuera más segura para la navegación.

En 2017, el Vella Gulf se unió al Carrier Strike Group 11. Durante su asignación, apoyó los ataques contra el ISIS en Irak y Siria.

USNI News

5 thoughts on “El USS Vella Gulf se convierte en el primero de los cinco cruceros de clase Ticonderoga en retirarse este año.

  • el 8 agosto, 2022 a las 16:35
    Permalink

    La marina griega quería un par de ellos sus sistemas electrónicos y misiles cambiarían las reglas de juego en el mediterraneo oriental

    Respuesta
  • el 8 agosto, 2022 a las 21:07
    Permalink

    hay un pais fronterizo con rusia que tambien se pondria contento con uno de estos con los misiles SM y el radar Aegis

    Respuesta
  • el 9 agosto, 2022 a las 09:33
    Permalink

    Teóricamente debería tener varias novias: Taiwán y Australia son los primeros que vienen a la cabeza y a los que EEUU podría aceptar vender. Fuera de ellos no termino de ver quién tiene la voluntad, dinero y experiencia suficientes para operarlos: Grecia, Brasil, Polonia, Canadá, Marruecos, Egipto, Arabia Saudita,….,

    Respuesta
  • el 9 agosto, 2022 a las 16:48
    Permalink

    Taiwán desde 2009 quiere buques AEGIS. Con la excusa de que no estaban preparados la US Navy le endosó sus 4 destructores clase Kidd. Un Ticonderoga es mucha potencia antiaérea y antimisil. Si la US Navy los traspasa a un aliado la capacidad de defensa frente a aviones y misiles chinos no sufrirá mucho. Sólo Japón, Taiwán o Australia cumplen las condiciones. Taiwán suele comprar buques retirados de la US Navy. Japón emplea AEGIS y ha apostado por buques, descartando la defensa terrestre. Si yo fuera EEUU vería si los quieren.

    Respuesta
  • el 9 agosto, 2022 a las 20:41
    Permalink

    Tanbién en su momento había comentarios en norteamerica de que alguna de estas unidades podrían ser interesantes como defensa movil alrededor de Guam y Okinawa sin necesidad de una gran tripulación

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.