Estados Unidos está listo para retirar tropas de Filipinas ‘en meses’ si no hay un nuevo acuerdo.

Unos 400 soldados y contratistas de defensa estadounidenses desplegados en el sur de Filipinas podrían ser retirados dentro de unos meses si Washington y Manila no firman para entonces un nuevo Acuerdo de Fuerzas Visitantes (VFA).

Así se expuso en una conferencia internacional titulada “Filipinas, entre la alianza o el apaciguamiento: ¿Puede la Administración Biden inclinar la balanza?”.

Estados Unidos estaba “dispuesto a retirar” el contingente de soldados del grupo de islas de Mindanao, donde participan en operaciones contra extremistas islámicos y rebeldes comunistas, dijo Renato De Castro, profesor de relaciones internacionales de la Universidad De la Salle de Manila, en el seminario web organizado por el Weatherhead East Asian Institute de la Universidad de Columbia.

Cuando se le pidió que diera más detalles en una entrevista individual, el especialista en relaciones de seguridad entre Filipinas y Estados Unidos dijo que un agregado de defensa de un país del sudeste asiático le había dicho la semana pasada que los estadounidenses “retirarían todas las tropas en junio o julio si no se llegaba a un nuevo acuerdo”.

Desde 2002, tras los atentados suicidas del World Trade Center del año anterior, Estados Unidos ha mantenido una presencia rotativa de tropas en Filipinas para luchar contra los militantes islamistas.

Hasta 2015, las tropas operaban bajo el paraguas de la Fuerza de Tarea de Operaciones Especiales Conjuntas-Filipinas (JSOTF-P), formada por los SEAL de la Armada y operadores especiales procedentes de los marines y el ejército estadounidenses. En un momento dado hubo hasta 600 militares implicados en la fuerza de tarea, pero se disolvió en 2015 y desde entonces la presencia estadounidense se ha reducido a unos 400 efectivos que se denominan asesores militares, según el Instituto Naval de Estados Unidos.

De Castro dijo que entendía que los asesores no permanecerían bajo el escenario actual en el que el VFA debe renovarse cada seis meses. “Está creando incertidumbre. Así que es mejor que hagan las maletas y se vayan”, comentó.

De Castro dijo que si esto ocurría comprometería las operaciones antiterroristas del gobierno contra los grupos vinculados al Estado Islámico y los rebeldes comunistas.

De Castro, antiguo investigador de Asean para el Departamento de Estado de EE.UU., afirmó que altos funcionarios de la policía le habían dicho que las fuerzas especiales y los contratistas de EE.UU. habían proporcionado oportunamente “señales de inteligencia” contra el Estado Islámico (Isis), el grupo Abu Sayyaf vinculado al Isis y los rebeldes comunistas del Nuevo Ejército del Pueblo, y que esto había ayudado a reducir las bajas de las tropas durante las operaciones.

UN ACUERDO PROBLEMÁTICO

Hasta 1991, la Marina y la Fuerza Aérea de EE.UU. habían mantenido dos bases en Filipinas, la Estación Naval de Subic Bay y la Base Aérea de Clark. Ambas resultaron dañadas por la erupción del monte Pinatubo en ese año y se produjeron disputas sobre los costes de su reconstrucción, junto con el creciente descontento filipino por lo que se consideraban condiciones desiguales.

Las bases eran controvertidas para la opinión pública filipina, en parte porque los militares estadounidenses acusados de cometer delitos eran sacados del país para evitar el juicio, según el profesor de la Universidad de Filipinas Roland Simbulan. El Senado filipino, tras ver cómo Estados Unidos había apoyado al dictador Ferdinand Marcos a cambio de seguir utilizando las bases, rechazó una prórroga de 10 años solicitada después de que Estados Unidos se negara a pagar más de 203 millones de dólares al año y a permitir que las tropas estadounidenses fueran juzgadas localmente. Anteriormente, el Secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger había ofrecido a Marcos 1.000 millones de dólares por una prórroga de cinco años en 1977.

Tras años de disputas, los dos países firmaron en 1999 el VFA, que permitía la estancia temporal de las tropas estadounidenses con la condición de que los delitos cometidos por ellas fueran juzgados en los tribunales filipinos, mientras que Estados Unidos mantendría la custodia de los acusados hasta la condena definitiva.

En febrero del año pasado, el presidente Rodrigo Duterte dijo que pondría fin al acuerdo tras enterarse de que Estados Unidos había cancelado unilateralmente el visado estadounidense del senador Ronald “Bato” de la Rosa, su antiguo jefe de la policía nacional, debido a su implicación en la guerra de Duterte contra las drogas, que ha matado a miles de personas y ha dado lugar a denuncias de violaciones de derechos humanos.

Se suponía que el VFA había sido cancelado en agosto del año pasado, pero el gobierno de Duterte suspendió la cancelación durante seis meses, y luego volvió a suspender su decisión en febrero de este año.

De Castro dijo que EE.UU., bajo la dirección del presidente Joe Biden, parecía estar preparado para esperar simplemente hasta que el mandato de Duterte termine en julio del próximo año y renegociar un nuevo VFA con la próxima administración.

José Antonio Custodio, analista de defensa e historiador, dijo que no había oído hablar de ningún plan inminente de retirada de las tropas estadounidenses.

Dijo que las sugerencias pueden ser un tipo de ” psicología “, u operaciones psicológicas, por parte de los EE.UU. para hacer que Duterte venga a la mesa.

Pero añadió que no le sorprendería que se retiraran las tropas porque la administración Biden había estado reduciendo su presencia militar en otros países y Filipinas era “uno de los despliegues exteriores más largos de Estados Unidos después de Irak y Afganistán”.

Custodio coincidió con De Castro en que es probable que EE.UU. espere a la próxima administración para negociar un nuevo VFA.

Sin embargo, Custodio dijo que incluso sin el VFA, es probable que EE.UU. siga patrullando el Mar de China Meridional, ya que lo que impulsó su presencia allí fue diferente a su motivación para estar en Mindanao.

“En Mindanao, el factor más decisivo para retirar las tropas es el dinero de los contribuyentes estadounidenses, mientras que la presencia de las fuerzas estadounidenses en nuestros mares está impulsada por la presencia china. La dinámica es diferente”.

La presencia de las tropas estadounidenses en Mindanao se rige por el VFA, mientras que la presencia de la Armada estadounidense en el Mar de China Meridional se rige por el Tratado de Defensa Mutua entre Filipinas y Estados Unidos, declaró.

Un alto oficial militar filipino, que habló bajo condición de anonimato, dijo que incluso la retirada total de las tropas estadounidenses de Mindanao tendría “poco efecto” en las operaciones antiterroristas, ya que “durante muchos años hemos visto una presencia reducida”.

Admitió que las tropas estadounidenses eran “una gran ayuda en nuestras operaciones antiterroristas al proporcionar apoyo técnico… pero poco a poco nos estamos valiendo por nosotros mismos en lo que respecta a las operaciones antiterroristas”.

El oficial dijo que Filipinas había mejorado sus capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento y que disponía de equipos que antes necesitaba que le proporcionara Estados Unidos.

¿TIGRE DE PAPEL?

Durante el seminario web, un especialista en el sudeste asiático del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, con sede en Washington, afirmó que la alianza entre Estados Unidos y Filipinas era, en el mejor de los casos, “un tigre de papel” en el Mar de China Meridional.

Greg Poling, director de la Iniciativa de Transparencia Marítima de Asia del centro, dijo que Estados Unidos no podía “defender de forma creíble” a sus aliados en el Mar de China Meridional en este momento.

Poling explicó que en 2014 se firmó un acuerdo adicional al VFA, denominado Acuerdo de Cooperación de Defensa Reforzada (EDCA), pero que nunca se aplicó plenamente. Además de permitir la presencia rotativa de soldados estadounidenses, habría permitido a Estados Unidos construir y operar instalaciones dentro de las bases militares filipinas.

Como esto no se había aplicado, “no hay fuerzas estadounidenses más cerca que Okinawa. No se puede defender de forma creíble a los marines filipinos estacionados en la Sierra Madre desde 1.300 millas náuticas de distancia en Okinawa”, afirmó, refiriéndose a un buque/tanque de desembarco de la época de la Segunda Guerra Mundial que Filipinas encalló en el Second Thomas Shoal, un elemento en disputa de las islas Spratly. El atolón de coral, conocido en Filipinas como Ayungin Shoal, también es reclamado por China y Vietnam.

Poling dijo: “Así que, a menos que haya una implementación real de la EDCA, me preocupa que estemos en esta zona peligrosa en la que, si China presiona demasiado, vamos a encontrar que la alianza es en este momento un tigre de papel, no por la falta de voluntad de nuestra parte, sino por la falta de preparación y postura adecuada. Estados Unidos no está situado de forma que pueda defender a las fuerzas filipinas en el Mar de Filipinas Occidental”.

El Mar de Filipinas Occidental es el nombre que Filipinas utiliza para referirse a las partes orientales del Mar de China Meridional que se encuentran dentro de su zona económica exclusiva.

Sin embargo, Custodio confía en que la respuesta de Estados Unidos a cualquier ataque a las tropas o barcos filipinos será casi inmediata porque “siempre hay presencia estadounidense en la zona. Siempre habrá un submarino de ataque cerca, acechando en algún lugar”.

Raissa Robles

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.