Estados Unidos se prepara para aprobar un sistema avanzado de cohetes de largo alcance para Ucrania.

La administración Biden se está preparando para aumentar el tipo de armamento que ofrece a Ucrania mediante el envío de sistemas avanzados de cohetes de largo alcance, que son ahora la principal petición de los dirigentes ucranianos, según afirman varios funcionarios.

La administración se está inclinando por enviar los sistemas como parte de un paquete más amplio de ayuda militar y de seguridad a Ucrania, que podría anunciarse tan pronto como la próxima semana.

Altos funcionarios ucranianos, incluido el presidente Volodymyr Zelensky, han suplicado en las últimas semanas que Estados Unidos y sus aliados proporcionen el Sistema de Cohetes de Lanzamiento Múltiple, o MLRS. Estos sistemas de armas de fabricación estadounidense pueden disparar una andanada de cohetes a cientos de kilómetros -mucho más lejos que cualquiera de los sistemas de los que ya dispone Ucrania-, lo que, según los ucranianos, podría cambiar las reglas del juego en su guerra contra Rusia.

Otro sistema que Ucrania ha solicitado es el Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad, conocido como HIMARS, un sistema de ruedas más ligero capaz de disparar muchos de los mismos tipos de munición que los MLRS.

En las últimas semanas, Rusia ha atacado a Ucrania en el este del país, donde tiene menos personal y más armas, según han declarado los funcionarios ucranianos.

Sin embargo, la administración de Biden dudó durante semanas sobre el envío de los sistemas, en medio de las preocupaciones planteadas en el Consejo de Seguridad Nacional de que Ucrania podría utilizar las nuevas armas para llevar a cabo ataques ofensivos dentro de Rusia, dijeron los responsables.

El viernes, después de que la CNN informara por primera vez de la noticia, los rusos advirtieron que Estados Unidos “cruzará una línea roja” si suministra los sistemas a Ucrania.

“Estados Unidos tiene la intención de discutir la cuestión del suministro de estas armas a Ucrania tan pronto como la próxima semana”, dijo Olga Skabeeva, una destacada presentadora de la televisión rusa, en su programa de alto nivel en la cadena estatal Rossiya-1. “En este momento, la cuestión está siendo tratada por la administración presidencial estadounidense. Así que ahora ni siquiera se habla ya de las armas tácticas, sino de las operativas-tácticas”.

Continuó: “El MLRS estadounidense puede lanzar proyectiles a más de 500 kilómetros. Y si los estadounidenses hacen esto, cruzarán claramente una línea roja, y registraremos un intento de provocar una respuesta muy dura por parte de Rusia”.

Aunque Skabeeva no habla en nombre del Kremlin, sus opiniones reflejan con frecuencia el pensamiento oficial.

El senador republicano Lindsey Graham, de Carolina del Sur, respondió a la información de CNN en Twitter el viernes, diciendo que estaba frustrado porque la administración de Biden ha estado “arrastrando los pies” para dar a Ucrania los sistemas de cohetes.

El viernes, el secretario de prensa saliente del Pentágono, John Kirby, sugirió que aún no se había alcanzado una decisión final sobre los MLRS. “Ciertamente somos conscientes de las peticiones ucranianas, en privado y en público, de lo que se conoce como un sistema de cohetes de lanzamiento múltiple. Y no me adelantaré a decisiones que aún no se han tomado”, dijo Kirby a los periodistas durante una sesión informativa.

La cuestión de si suministrar o no los sistemas de cohetes ocupó un lugar destacado en el orden del día de las dos reuniones celebradas la semana pasada en la Casa Blanca en las que los miembros del Gabinete se reunieron para debatir la política de seguridad nacional. En el centro de la cuestión estaba la misma preocupación con la que la administración ha lidiado desde el comienzo de la guerra: si el envío de armamento cada vez más pesado a Ucrania será visto por Rusia como una provocación que podría desencadenar algún tipo de represalia contra Estados Unidos.

Uno de los principales obstáculos, según las fuentes, ha sido el gran alcance de los sistemas de cohetes. El MLRS y su versión más ligera, el HIMARS, pueden lanzar hasta 300 km, o 186 millas, dependiendo del tipo de munición. Se disparan desde un vehículo móvil contra objetivos terrestres, lo que permitiría a los ucranianos atacar más fácilmente objetivos dentro de Rusia.

Se cree que Ucrania ya ha llevado a cabo numerosos ataques transfronterizos dentro de Rusia, algo que las autoridades ucranianas no confirman ni desmienten. Los funcionarios rusos han dicho públicamente que cualquier amenaza a su patria constituiría una gran escalada y han dicho que los países occidentales se están convirtiendo en un objetivo legítimo en la guerra al seguir armando a los ucranianos.

Otra de las principales preocupaciones dentro de la administración de Biden ha sido si EE.UU. podría permitirse regalar tantas armas de alta gama extraídas de los arsenales militares.

Al preguntársele el lunes si EE.UU. proporcionaría los sistemas, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, se mostró reticente. “No quiero adelantarme a la situación en la que nos encontramos en el proceso de asignación de recursos”, dijo a los periodistas.

La administración tenía preocupaciones similares acerca de proporcionar a Ucrania aviones de combate MiG-29 adicionales, que algunos temían que pudieran permitir a los ucranianos llevar la lucha a Rusia. Al final, Estados Unidos decidió no dotar a Polonia de nuevos aviones, lo que habría permitido a los polacos equipar a Ucrania con los MiG de la era soviética.

El debate sobre los MLRS es también similar al que se produjo antes de que Estados Unidos decidiera empezar a enviar a Ucrania obuses más pesados y de largo alcance el mes pasado. Los paquetes de armas se centraron en los misiles antitanque Javelin y antiaéreos de corto alcance Stinger, así como en las armas pequeñas y la munición. En su momento, los obuses M777 supusieron un aumento significativo del alcance y la potencia con respecto a los sistemas anteriores, pero incluso éstos tienen un alcance máximo de unos 25 kilómetros o 18 millas. El MLRS puede disparar mucho más lejos aún que cualquier artillería que Estados Unidos haya enviado hasta la fecha.

Una solución podría ser proporcionar a Ucrania sistemas de cohetes de menor alcance, según los funcionarios, algo que también se está considerando. No se necesitaría demasiado tiempo para entrenar a los ucranianos en cualquiera de los sistemas de lanzamiento de cohetes, dijeron a la CNN – probablemente unas dos semanas, dijeron.

Cada reducción de los inventarios existentes implica una revisión de su posible efecto en la preparación militar de Estados Unidos. Con las anteriores reducciones, el riesgo ha sido “relativamente bajo”, dijo el lunes el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley. Los militares están vigilando “muy, muy cuidadosamente” para asegurarse de que las reservas no caen por debajo de los niveles que crean un mayor riesgo, añadió.

La preocupación aumenta significativamente con sistemas más capaces y más caros de los que EE.UU. no tiene un suministro tan grande, dijeron las fuentes.

Funcionarios del Pentágono se reunieron con el director general de Lockheed Martin la semana pasada para discutir el suministro y el aumento de la producción del MLRS, dijo a CNN una fuente familiarizada con la reunión. La reunión fue dirigida por el Subsecretario de Defensa para Adquisiciones y Sostenimiento, Bill LaPlante.

El Reino Unido también está decidiendo si enviará los sistemas, según dijeron dos funcionarios a la CNN, y le gustaría hacerlo conjuntamente con Estados Unidos.

En las últimas semanas ha crecido la frustración en el lado ucraniano por la indecisión de Estados Unidos, porque creen que una vez que Estados Unidos envíe los sistemas, otros países seguirán rápidamente su ejemplo.

Esta misma semana, el Pentágono había dicho a Ucrania que “estamos trabajando en ello”, dijo un irritado funcionario ucraniano, que añadió que Ucrania pide una actualización de la decisión “cada hora”.

“Tenemos una gran necesidad de armas que permitan enfrentarse al enemigo a larga distancia”, dijo el jueves el máximo comandante militar de Ucrania, el general Valeriy Zaluzhnyi. “Y esto no puede retrasarse, porque el precio del retraso se mide por las vidas de las personas que han protegido al mundo del [fascismo ruso]”.

Cuando se le preguntó el jueves al ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, cuáles son las necesidades más urgentes de su país, respondió: “Si realmente se preocupa por Ucrania, armas, armas y armas de nuevo”.

“La frase que menos me gusta es ‘Estamos trabajando en ello’; la odio. Quiero oír o bien ‘Lo tenemos’ o bien ‘No va a ocurrir'”, añadió.

El representante demócrata Jason Crow, de Colorado, que formó parte de un viaje de la delegación del Congreso a Kiev a principios de este mes, dijo a la CNN que cree que los sistemas podrían ayudar a Ucrania a ganar un impulso significativo contra Rusia.

“Creo que podría ser un cambio de juego, para ser honesto”, dijo Crow, no sólo para los ataques ofensivos, sino también para la defensa. Explicó que la artillería convencional rusa, que tiene un alcance de unos 50 km, “no se acercaría” a los centros urbanos ucranianos si los sistemas MLRS se colocaran allí. “Así que les quitaría sus tácticas de asedio”, dijo de los rusos.

Jim Sciutto

10 thoughts on “Estados Unidos se prepara para aprobar un sistema avanzado de cohetes de largo alcance para Ucrania.

  • el 31 mayo, 2022 a las 08:46
    Permalink

    Tarde muy tarde. Y escaso. Biden se duerme y cada dia que pasa cuesta decenas de nuevas victimas en Ucrania. Biden tiene que decidir si quiere ganar la guerra o solo que mueran mas ucranianos.

    Respuesta
  • el 31 mayo, 2022 a las 10:18
    Permalink

    Si se hubieran mandado los MLRS 227mm hace 2 meses, la guerra estaria casi finalizada y ambas partes estarian negociando.

    Se hubiera evitado que la artilleria ruta hubiera destruido ciudades enteras, y matado cientos de personas.

    Respuesta
    • el 1 junio, 2022 a las 07:51
      Permalink

      Una cosa es mandar armamento ligero y otra pesado, más por la posible respuesta rusa. Se uso a los países vecinos para colocar armamento pesado y la respuesta rusa fue nula, ahora empieza a enviar occidente.

      Respuesta
  • el 31 mayo, 2022 a las 10:59
    Permalink

    La situación es bastante curiosa…a la UE le gustaría que la guerra acabara mañana para que afecte lo menos posible a su economía…la OTAN en cambio quiere que la guerra dure cuanto más mejor para desangrar al ejército ruso y se le quiten las ganas de más tonterías (Moldavia) y esto se ve todos los días…dando armas (EEUU, GB, Francia y otros dando armamento útil.. Alemania dando chatarra…España en un punto medio) que ayudan mucho a Ucrania pero desde luego dando bastante menos de lo que podrían y deberían.. una pena

    Respuesta
    • el 31 mayo, 2022 a las 13:39
      Permalink

      ¿España en un punto medio?, pero si somos los que menos hemos dado, y arrastrando los pies, que tampoco es que nos pusiéramos los primeros.

      Respuesta
      • el 31 mayo, 2022 a las 16:15
        Permalink

        Si, punto medio…hemos mandado una docena de aviones A-400M con cientos de miles de balas y docenas de ametralladoras ligeras (espero que no las Ameli) así como los Instalaza C-90…es decir, no mandamos Javelin o stinger…ni obuses de 105 mm, pero mandamos otras cosas útiles…no chatarra como los alemanes, por ejemplo.
        Claro, España ni tiene Javelin ni Stinger, tiene Spike y Mistral, pero ya me entiendes…eso sí, la OTAN tuvo que pegarnos un toque por pasar del asunto al principio…pero teniendo a los comunistas en el gobierno no se puede esperar otra cosa.

        Respuesta
        • el 1 junio, 2022 a las 09:39
          Permalink

          La realidad es que no tenemos material puntero de sobra para enviar. No podemos obrar como países que han invertido el doble o triple que nosotros estas últimas décadas.

          Pero estos países están enviando material muy desigual. Al menos lo que hemos enviado nosotros es todo buen material comparado con sistemas complejos en un estado cochambroso, a Ucrania en vez de a la basura.

          Si quisiéramos hacer como ellos, pues los autopropulsados del 155mm, BMR, VEC, TOAS… y conseguir compensaciones económicas para su sustitución, cuando no directamente material. (PzH2000, M270MLRS).

          Respuesta
  • el 31 mayo, 2022 a las 17:19
    Permalink

    vamos a ser claros , la guerra le interesa a EEUU que sea larga , por una parte hace mas dependiente a la Ue de su gas y debilita la competitividad de la empresas europeas, y de paso hace sangrar a Rusia, para que sea menos fuerte cuando se enfrenten rusos y chinos a los europeos americanos por Taiwan. A Rusia le va bien el negocio en Mayo sólo con el gas y el petroleo ya ha cubierto tod su presupuesto de 2022 y no hablamos de paladio, trigo, girasol, neon cripton argon , c4f6 , aluminio, diamantes, madera eso va aparte.

    Respuesta
  • el 31 mayo, 2022 a las 20:14
    Permalink

    Da la impresion de que los americanos quieren alargar la guerra, tal vez para que se destruya mas ejercito ruso.

    Porque con cohetes de largo alcance se destuirian 3 o 4 puentes y la guerra se acortaria, con menos destruccion para ambos lados.

    Respuesta
  • el 31 mayo, 2022 a las 23:00
    Permalink

    Creo que el presidente de EEUU prohibió enviar largo alcance para evitar que Ucrania ataque territorio ruso y se extendiese el conflicto.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.