Este es el misil secreto que Estados Unidos utilizó para atacar al ISIS-K en Afganistán

El Pentágono usó un misil Hellfire especial que no lleva explosivos para atacar al ISIS-K en Afganistán el sábado en represalia por un atentado suicida en el aeropuerto de Kabul la semana pasada.

Alrededor de las 18:00 horas locales del 26 de agosto, una explosión arrasó la puerta de la Abadía del aeropuerto internacional Hamid Karzai de Kabul. El atentado suicida mató a más de 180 personas y dejó muchas más heridas. Entre los muertos había 13 soldados estadounidenses. Horas más tarde, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se dirigió a su nación diciendo: “No perdonaremos. No olvidaremos. Os perseguiremos y os haremos pagar”. Dijo a la opinión pública estadounidense que “responderemos con fuerza y precisión a nuestra hora, en el lugar que elijamos y en el momento que elijamos”.

El 27 de agosto, el Mando Militar Central de EE.UU. emitió un comunicado en el que decía: “Las fuerzas militares de EE.UU. llevaron a cabo hoy una operación antiterrorista contra un planificador del ISIS-K”. El ataque aéreo no tripulado se produjo en la provincia de Nangarhar, en Afganistán. Los primeros indicios apuntan a que hemos matado al objetivo. No tenemos constancia de víctimas civiles”.

La referencia al ataque aéreo indica que la represalia estadounidense se llevó a cabo, con toda probabilidad, mediante un avión no tripulado armado. Justo un día antes del ataque, el jefe del Mando Central de Estados Unidos, el general McKenzie, declaró que el ejército estadounidense estaba operando con aviones no tripulados MQ-9 Reaper sobre Kabul para su vigilancia. Se sabe que los aviones no tripulados MQ-9 Reaper están armados con misiles Hellfire que pueden volar objetivos.

A principios de año, el 9 de mayo, apareció un artículo en el Wall Street Journal que describía cómo el gobierno de EE.UU. había desarrollado un misil secreto especialmente diseñado para realizar ataques aéreos puntuales que matan a los líderes terroristas sin que se produzcan explosiones, reduciendo drásticamente los daños y minimizando las posibilidades de que haya víctimas civiles. El artículo del WSJ continuaba diciendo que tanto la CIA como el ejército estadounidense habían utilizado el arma secreta que es una versión modificada del conocido misil Hellfire. Esta versión del arma lleva una ojiva inerte y, en lugar de explotar, está diseñada para hundir más de 100 libras de metal a través de la parte superior de los coches y edificios para matar a su objetivo sin dañar a las personas y propiedades cercanas. Según el artículo del WSJ, esta variante del misil Hellfire, designada como R9X, también viene equipada con una carga útil de un halo de seis largas cuchillas que se despliegan a través de la piel del misil segundos antes del impacto para asegurarse de que destroza cualquier cosa a su paso.

Según Defense One, el ejército estadounidense había desarrollado el Hellfire original para ayudar a sus helicópteros a matar tanques soviéticos. En 2000, la Fuerza Aérea de EE.UU. había utilizado el misil para armar los drones Predator, hasta entonces desarmados; en 2001, durante la guerra de Afganistán, la CIA había disparado Hellfires desde los Predator contra objetivos en Afganistán. En 2002, la CIA quería que se hicieran modificaciones al misil Hellfire; querían que el misil pudiera matar a todos los que estuvieran dentro de una habitación si el misil se disparaba a través del techo o de la ventana. Según el artículo, los ingenieros del ejército estadounidense dotaron al Hellfire de un manguito de tantalio -un metal pesado- que estallaba al detonar, formando un aluvión de metralla de 360 grados.

Mientras que la idea en ese momento era que un solo ataque con un dron eliminara a varias personas, en interiores o exteriores, EE.UU. pasó a desarrollar el R9X para cumplir exactamente los objetivos opuestos. El R9X Hellfire aparentemente presenta poco o ningún peligro para los transeúntes inocentes, lo que puede ser la razón por la que EE.UU. no está dispuesto a reconocer que el ataque del 27 de agosto contra el ISIS-K provocó algún daño colateral. La negación también puede verse como otro indicio de que los EE.UU. realmente han utilizado el R9X para el ataque.

Sin embargo, no es la primera vez que Estados Unidos ataca a elementos del ISIS-K en Afganistán utilizando armamento modificado. En 2017, Estados Unidos había lanzado “la madre de todas las bombas”, o MOAB, sobre un escondite en una cueva del ISIS-K en su bastión de la provincia de Nangahar. La bomba era la más potente no nuclear jamás utilizada en combate. Se cree que la bomba de casi 22.000 libras destruyó “grandes cantidades” de armas cuando golpeó una red de túneles, búnkeres y otras fortificaciones utilizadas por el ISIS-K. Estados Unidos dijo entonces que era “el arma adecuada contra el objetivo adecuado”.

El nombre oficial de la “MOAB” es GBU-43/B, que ha estado en el arsenal de EE.UU. durante más de 14 años, pero nunca se había utilizado antes de 2017. Con más de 9 metros de largo, es demasiado grande para la bahía de armas de un avión bombardero normal. Para utilizarla contra el ISIS-K, la bomba fue cargada en el compartimento de carga de un avión de transporte MC-130H Combat Talon especialmente equipado y el arma fue liberada sobre el objetivo abriendo su rampa; la bomba fue guiada por satélite hasta su objetivo. La “MOAB” sustituía a la anterior “Daisy Cutter” BLU-82, más pequeña y no guiada, que había sido utilizada por Estados Unidos durante la guerra de 2001 en Afganistán para destruir los complejos de cuevas de Al Qaeda y los talibanes en las montañas de Tora Bora.

Ahora que el último soldado estadounidense ha abandonado Afganistán, un ataque “sobre el horizonte” es la única forma que tiene Estados Unidos de tomar represalias militares contra cualquier objetivo que aún quiera alcanzar en el país. Según la ONU, el ISIS-K tiene entre 1.500 y 2.000 combatientes, principalmente en la región de Nangahar, y son enemigos jurados tanto de Estados Unidos como de los talibanes, lo que significa que a Estados Unidos no le faltan objetivos razonables en Afganistán. El sábado 28 de agosto de 2021, la Casa Blanca hizo pública una declaración del presidente estadounidense que decía: “…Dije que iríamos tras el grupo responsable del ataque a nuestras tropas y a civiles inocentes en Kabul, y lo hemos hecho. Este ataque no ha sido el último. Seguiremos persiguiendo a cualquier persona implicada en ese atroz ataque y le haremos pagar”.

Fuentes militares estadounidenses han confirmado que EE.UU. podrá atacar las amenazas terroristas utilizando drones, aviones de combate y bombarderos de largo alcance y, por supuesto, con sus misiles de precisión en constante evolución que pueden hacer llover la muerte desde el cielo. Un sistema que funciona bien en teoría, pero que en la práctica depende más de que el objetivo haya sido correctamente identificado.

Sujay Bhattacharyya

6 thoughts on “Este es el misil secreto que Estados Unidos utilizó para atacar al ISIS-K en Afganistán

  • el 1 septiembre, 2021 a las 16:02
    Permalink

    No es un arma nueva, lleva desarrollándose desde 2011 y ya se ha utilizado en varias ocasiones

    Respuesta
  • el 1 septiembre, 2021 a las 21:52
    Permalink

    La llaman la ninja hellfire por las cuchillas

    Respuesta
  • el 2 septiembre, 2021 a las 02:15
    Permalink

    Qasem Soleimani, comandante de la fuerza Quds Iraní, también fue asesinado (u eliminado, según la opinión política de cada uno) con uno de estos misiles de cuchillas si mal no recuerdo.
    A mí me parece bastante macabro añadir unas cuchillas a un misil de bajo poder explosivo.
    También soy bastante crítico con que se haya normalizado el disparar misiles desde drones para supuestamente eliminar objetivos con precisión. Es una práctica habitual y diaria y no debería serlo.
    En un ataque con uno de estos drones a un supuesto coche bomba el 27 de agosto en Kabul, mataron a un terrorista y a 12 civiles que pasaban por allí y no tenían nada que ver. Incluidos 6 niños y uno de ellos de 2 años de edad.
    Muchas veces la precisión no es tan infalible o los objetivos son equivocados. Demasiados daños y víctimas colaterales gratuitas.
    Se han cometido y se siguen cometiendo auténticas barbaridades con estos ataques desde la distancia. Y no lo digo yo solamente. Lo dicen sus propios operadores.

    Respuesta
    • el 2 septiembre, 2021 a las 08:37
      Permalink

      Es cierto que Soleimani fue eliminado con una de estas armas recuerdo incluso ver fotografias de como quedo el coche.
      Y aunque macabro el misil si es mucho mas efectivo a la hora de evitar daños colaterales cosa realmente buena cuando como mencionas EE.UU acostumbra dia si y dia tambien a atacar “objetivos prioritarios” con drones.
      Ahora bien si atacas a un coche que circula por una calle abarrotada porque lo vas a perder pues claro habra daños colaterales y se escudaran en que asi es la guerra. La verdad que la practica de los drones causa horror.

      Respuesta
  • el 2 septiembre, 2021 a las 07:52
    Permalink

    De secreto nada ya se sabía que se había desarrollado
    Y aunque pensado para no hacer daños colaterales
    Lo a habido porque a explosionado la bomba que llevaba los terroristas en el vehículo

    Arma 100/100 perfecta no hay siempre que da algo en el tintero

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.