Filipinas envía unidades de su Marina cerca del arrecife ‘Whitsun’, disputado con China.

El pasado martes 23 de marzo, el secretario de Defensa filipino, Delfín Lorenzana, informó de que una gran cantidad de buques pesqueros sospechosos de pertenecer a la milicia marítima china habían echado el ancla, dos semanas antes, cerca del arrecife Whitsun [también conocido como “Julián Felipe” en Filipinas], situado en el suroeste del archipiélago Spratly, a 320 km de la isla filipina de Palawan.

“Pedimos a China que detenga inmediatamente esta incursión y retire estos buques que están violando nuestros derechos marítimos e infiltrándose en nuestro territorio soberano. Se trata de una acción claramente provocadora para militarizar la zona. Son territorios que se encuentran en gran parte dentro de la zona económica exclusiva de Filipinas”, dijo Lorenzana. A raíz de esto, el Departamento de Asuntos Exteriores de Filipinas envió una nota de protesta diplomática a Pekín.

La embajada china en Filipinas dijo que había tomado nota de la protesta del gobierno filipino. Refiriéndose al arrecife en cuestión por su nombre chino [Niú è jiāo], negó la presencia de “supuestos buques de la milicia marítima china”. Y explicó que eran barcos pesqueros chinos que se habían refugiado allí “debido a las duras condiciones del mar”.

Únicamente, el reconocimiento de las Fuerzas Armadas de Filipinas [AFP] estableció que, a fecha de 23 de marzo, unos 180 buques pesqueros chinos seguían presentes en las proximidades del arrecife “Julián Felipe”.

En el pasado, Pekín se ha apoderado de islotes y arrecifes disputados en el Mar de China Meridional enviando una gran flotilla de su milicia marítima, a veces bajo la protección de su guardia costera, que ahora está autorizada a utilizar la fuerza, sin previo aviso, contra cualquier buque extranjero que opere en aguas “bajo jurisdicción china”. Así, los arrecifes filipinos de Mischief y Scarborough han quedado bajo su control. En el caso de este último, Manila obtuvo un fallo favorable de la Corte Permanente de Arbitraje [CPA] de La Haya en 2016, pero no se hizo nada debido a la poca fuerza que tiene Filipinas en el panorama internacional.

Barcos pesqueros chinos en la zona reclamada por Filipinas.

¿El arrecife “Julián Felipe” correrá la misma suerte? El presidente filipino, Rodrigo Duterte, que está reorientando la política exterior de su país hacia China, ha dicho que quiere resolver esta disputa “mediante un enfoque diplomático”, “entre dos amigos”.

Dicho esto, ayer jueves el jefe del Estado Mayor filipino, el general Cirilito Sobejana, ordenó el despliegue de “buques adicionales” para “reforzar la realización de patrullas de soberanía marítima en el Mar de Filipinas Occidental”, según un comunicado del portavoz de las Fuerzas Armadas de Filipinas.

Añadiendo: “Mediante el aumento de la presencia naval en la región, pretendemos tranquilizar a nuestra población sobre el compromiso firme e inquebrantable de las Fuerzas Armadas de protegerla y defenderla del acoso y garantizar que pueda disfrutar de sus derechos de pesca, la actividad que constituye su único medio de vida”.

Sin embargo, no se han dado detalles sobre el número y el tipo de buques que la AFP enviará cerca del arrecife “Julián Felipe”. La Marina filipina dispone de recursos limitados, con sólo dos fragatas muy recientes de la clase José Rizal, una corbeta y seis patrulleras. La Guardia Costera china cuenta en la zona con unas 20 patrulleras de alta mar.

Megaflota china en el arrecife Julián Felipe.

El general Sobejana dijo que en este caso las AFP se opondrían a “cualquier incursión en este territorio soberano” [el arrecife “Julián Felipe”], pero con un “enfoque pacífico, de principios y basado en normas” para resolver los problemas.

Mientras tanto, Estados Unidos ha apoyado a Filipinas. “Compartimos las preocupaciones de nuestros aliados filipinos. La República Popular China está utilizando milicias marítimas para intimidar, provocar y amenazar a otras naciones, socavando la paz y la seguridad en la región”, dijo la embajada de EE.UU. en Manila, añadiendo que “los barcos chinos han estado presentes en la región durante muchos meses, en un número cada vez mayor y sin importar el tiempo”. Estamos al lado de Filipinas, nuestro más antiguo aliado en Asia”, decía.

La embajada china en Filipinas respondió a través de Twitter a su homóloga estadounidense, diciéndole esencialmente que se ocupara de sus propios asuntos. “Estados Unidos no es parte en la cuestión del Mar de China Meridional. Avivar el fuego y provocar la confrontación en la región sólo servirá a los intereses egoístas de cada país y socavará la paz y la estabilidad regionales”, afirmó. “China y Filipinas son países soberanos e independientes. Tenemos la voluntad, la sabiduría y la capacidad de abordar adecuadamente estas cuestiones a través de canales bilaterales”, concluyó.

Laurent Lagneau

3 thoughts on “Filipinas envía unidades de su Marina cerca del arrecife ‘Whitsun’, disputado con China.

  • el 27 marzo, 2021 a las 09:24
    Permalink

    Menudo pájaro el Duterte este, los chinos ya lo han comprado, como hacen con todo aquel miserable que llega a la política para enriquecerse en vez de defender a los suyos. Pobre Filipinas en manos de este corrupto comunista.

    Respuesta
    • el 27 marzo, 2021 a las 14:02
      Permalink

      Los sobornos siempre funcionan. ¿Cómo crees que ganaron los ingleses la Guerra de las Maldivas?

      Al margen de eso, ¿qué le conviene a Filipinas? ¿Ser lacayo de los EE. UU., gastarse un pastizal en material bélico y enfrentarse a China? Recientemente Filipinas ha comprado los cazas Super Tucano… Es una apuesta inteligente, porque es un buen avión (y barato) para controlar el interior de tu país, pero obviamente no para enfrentarte a China. ¿O les conviene llegar a un acuerdo con los chinos y ahorrarse tener que gastarse un pastizal en defensa? Claro que dependerá si China está dispuesta a llegar a un acuerdo razonable o si va a ir de matón del barrio sin piedad. China podría hacerlo, pero también les conviene llegar a acuerdos razonables, lo cual podría hacer que otros países limítrofes se sumaran a esa política de convivencia, en vez de sumarse a la política belicista que les interesa a los norteamericanos.

      No me parece trivial la cosa.

      Detesto a los comunistas. Pero te estoy hablando de lo que les interesa a los países del entorno, no de ideologías.

      Respuesta
  • el 27 marzo, 2021 a las 14:18
    Permalink

    Duterte es listo, juega a dos barajas porque puede, los chinos y los useños le acarician el pelo, pero sería idiota si se deja quitar esas islas por los chinos bajo tratados o promesas de autorización pesquera para los filipinos. Una vez que cedes soberanía, todo eso se acaba convirtiendo en papel mojado. Duterte está en una posición bastante cómoda, pero no debe baja la guardia, mantenerse firme ante las presiones de unos y otros sin ceder soberanía ni derechos.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com