Filipinas mira a los helicópteros de EE.UU. tras cancelar el acuerdo con Rusia.

Las autoridades filipinas están considerando una oferta de Estados Unidos para proporcionar helicópteros de carga pesada como sus Chinooks, ampliamente utilizados, después de que Manila desechara un acuerdo para comprar helicópteros militares a Rusia por temor a las sanciones occidentales, dijo el lunes el embajador filipino en Washington.

El entonces presidente Rodrigo Duterte aprobó la cancelación del acuerdo firmado para comprar 16 helicópteros rusos Mi-17 debido a la preocupación por las posibles sanciones occidentales, que podrían obstaculizar las transferencias bancarias rápidas de los ingresos que los trabajadores filipinos envían a casa desde Estados Unidos y otros países occidentales, dijo el embajador José Romualdez.

Romualdez dijo que Washington no presionó a Filipinas para que abandonara el acuerdo de 12.700 millones de pesos (227 millones de dólares) con los rusos.

Pero tras la invasión rusa de Ucrania en febrero, los países que compren equipos rusos podrían enfrentarse a sanciones occidentales, dijo.

“Creo que fue realmente prudente, especialmente para el presidente Duterte, aprobar la cancelación de ese contrato porque puede ahorrarnos muchos problemas”, dijo Romualdez en una conferencia de prensa en línea organizada por los corresponsales extranjeros de Manila.

La oferta de EE.UU. de vender Boeing CH-47 Chinooks fue discutida ya el año pasado por el ex secretario de Defensa filipino Delfín Lorenzana y su homólogo estadounidense, Lloyd Austin, en Washington, incluso antes de que Duterte fuera persuadido por miembros clave del Gabinete para cancelar el acuerdo, explicó Romualdez.

Uno de los miembros del Gabinete de Duterte, el secretario de Finanzas Sonny Domínguez, advirtió a Duterte entonces que los países occidentales podrían retener la asistencia que podría ayudar a Filipinas a enfrentar y recuperarse de los brotes de coronavirus, dijeron dos funcionarios filipinos a The Associated Press bajo condición de anonimato debido a la falta de autoridad para discutir el tema públicamente.

Lorenzana confirmó por primera vez la cancelación del contrato para conseguir los helicópteros de Rusia en una entrevista con AP el mes pasado. Después de servir como jefe de defensa bajo Duterte, Lorenzana ha sido nombrado por el nuevo presidente Ferdinand Marcos Jr. para dirigir una agencia gubernamental encargada de transformar las antiguas bases militares en centros de negocios.

Romualdez dijo que el gobierno filipino bajo Duterte hizo un pago inicial de unos 38 millones de dólares para asegurar los helicópteros de transporte militar rusos y que recomendaría a Marcos Jr. y a sus altos funcionarios de defensa y exteriores que traten de pedir a los rusos que proporcionen otras armas o equipos que estén cubiertos por ese pago inicial.

“Definitivamente no nos despediremos simplemente de ese dinero”, dijo Romualdez. “Sigue siendo una gran cantidad en lo que a nosotros respecta”.

Un funcionario militar filipino ha afirmado que el acuerdo sobre el helicóptero se someterá a un “proceso de rescisión” tras la decisión filipina de cancelarlo, puesto que ya se ha firmado un contrato. Los rusos pueden apelar, pero hay poco margen para que el gobierno filipino lo reconsidere, dijo el funcionario.

Según el acuerdo de compra de helicópteros desechado, que se firmó en noviembre, la entrega del primer lote de helicópteros polivalentes por parte de la empresa rusa Sovtechnoexport estaba prevista para dentro de unos dos años. Además de los 16 helicópteros, una unidad debería haber sido entregada gratuitamente a Filipinas, dijeron funcionarios de defensa.

Un Mi-17 de Afganistán.

Los helicópteros de fabricación rusa podrían haberse utilizado para el combate, las operaciones de búsqueda y rescate y las evacuaciones médicas en el archipiélago del sudeste asiático, que a menudo se ve azotado por tifones y otras catástrofes naturales, dijeron los funcionarios filipinos.

En marzo, Filipinas votó “sí” a una resolución de la Asamblea General de la ONU que exigía el cese inmediato del ataque de Moscú a Ucrania y la retirada de todas las tropas rusas.

Duterte ha expresado su preocupación por el impacto global de la invasión rusa, pero no la ha condenado personalmente. Cuando estaba en el cargo, cultivó estrechos lazos con el presidente ruso Vladimir Putin, al que una vez llamó su “ídolo”, y con el líder chino Xi Jinping, al tiempo que criticaba con frecuencia las políticas de seguridad de Estados Unidos.

Filipinas es un aliado de Washington, que ha impuesto fuertes sanciones a Moscú para que se retire de Ucrania.

Debido a las limitaciones financieras, Filipinas lleva años luchando por modernizar su ejército, uno de los más infradotados de Asia, para hacer frente a insurgencias musulmanas y comunistas que llevan décadas y para defender sus territorios en el disputado Mar de China Meridional.

Jim Gómez

6 thoughts on “Filipinas mira a los helicópteros de EE.UU. tras cancelar el acuerdo con Rusia.

  • el 16 agosto, 2022 a las 14:15
    Permalink

    Este artículo es una foto de cómo funciona la política internacional actual y la influencia de EEUU, en especial en una región que es de su extremo interés. Al inicio de su gobierno, el ex presidente Duterte había demostrado que consideraba seriamente la posibilidad de mantener una política independiente, jugando a todas las puntas, sin comprometerse epecíficamente con EEUU, Su aliado nominal. Estableció pautas radicales comparado con otros presidentes filipinos respecto a la manera de combatir las guerrillas comunistas (BHB: NEP) -las guerrillas musulmanas (MILF) abandonaron la lucha armada en 2014- que asolaban el país, enmudeciendo las voces separatistas, muchas veces con métodos que rozaban el incumplimiento de los derechos humanos, por lo que recibió críticas internacionales. Pero su actitud “rebelde” duró solo hasta que la realidad se hizo presente.

    Respuesta
  • el 16 agosto, 2022 a las 14:20
    Permalink

    (Sigue): Pero su actitud “rebelde” duró solo hasta que la realidad se hizo presente. Su noviazgo con China terminó luego de numerosos incidentes pesqueros que demostraron la prepotencia con la que el país celeste puso a Filipinas en el lugar que realmente ocupa: un país pobre, indefenso, incapaz de responder adecuadamente a las amenazas e injerencias externas. Aún así, firmó el acuerdo comercial RCEP con China como parte del ASEAN en noviembre de 2020. Sus intentos de acercamiento a la Rusia de Putin encontraron su límite en el miedo a las posibles sanciones que la ley CAATSA permite establecer a los medios financieros estadounidenses con todos aquellos que realicen compras de armas a Moscú y acuerdos comerciales superiores a 1500M de U$S en moneda estadounidense. Su resistencia a EEUU culminó cuando intentó demorar la renovación del acuerdo defensivo con Washington, que permite el estacionamiento de tropas y mantenimiento de bases en su territorio y se enfrentó a duras presiones estadounidenses y persuasivas objeciones chinas.

    Respuesta
  • el 16 agosto, 2022 a las 14:23
    Permalink

    (Sigue): Duterte sopesó muy bien las cartas que tenía sobre la mesa y barajó nuevamente, realizando un nuevo acercamiento a EEUU y logrando en la jugada numerosos beneficios para el país, como apoyo de inteligencia para combatir las guerrillas comunistas y ofertas de armas, en especial buques patrulleros y helicópteros medios, financiados a través del MAP. El territorio filipino es la principal barrera natural para el acceso al océano Pacífico en lo que se conoce como “primera cadena de islas” y sus numerosísimas islas recorren toda la extensión oriental del disputado mar de China Meridional, que el país de la Gran Muralla reclama como propio y está fortificando islotes naturales y convirtiéndolos en bases aeronavales avanzadas. Por estas aguas pasa más del 30% del comercio marítimo mundial, por lo que EEUU no está dispuesto a permitir que caiga en manos de China, promoviendo el libre tránsito. En esta estrategia, la ubicación de Filipinas es fundamental para oponerse a los objetivos de Pekín, por lo que mantener Filipinas como país aliado resulta extremadamente importante.

    Respuesta
  • el 16 agosto, 2022 a las 15:35
    Permalink

    (Sigue): En definitiva, Duterte se vio obligado a elegir en un mundo cada vez más polarizado, en el que la influencia regional de EEUU sigue siendo mayor que la de China. La anulación del contrato por helicópteros rusos y su cambio por máquinas estadounidenses no hace más que reflejar esa situación y es lo mismo que ha sucedido en Egipto, Indonesia y otros que se han visto obligados a abandonar planes de compras a Rusia por tenis a las sanciones de EEUU. El ex presidente signó la política exterior, que es la continuidad de su alianza con EEUU y Ferdinand Marcos Jr. No la ha variado un ápice.

    Respuesta
    • el 18 agosto, 2022 a las 21:38
      Permalink

      Sr. Gerion, imperialismo puro y duro es la “operación especial” de Putin. Estás noticias sirven para poner a cada uno en su sitio. Sin duda causan enfado en Rusia, pero en el juego geopolítico tu sitio es tu sitio, el que te has ganado.
      Si Rusia, en vez de convertirse en un Estado pseudo mafioso hubiera dedicado sus esfuerzos y sus inmensas riquezas en hacer prosperar a la nación, a lo mejor dispondrían del suficiente potencial para pegar un puñetazo en la mesa.
      También sirve para poner a su sitio a China, que recuerdo que también construyen helicópteros económicos.

      Respuesta
  • el 17 agosto, 2022 a las 11:42
    Permalink

    No veo en el articulo que se diga el porque de la anulación del contrato de los helicopteros rusos, se presenta como una decisión soberana de los filipinos, cuando cualquiera medianamente informado sabe que se debe a la implacable presión de los useños, sus embargos y amenazas politicas, imperialismo puro y duro.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.