Huntington Ingalls obtiene un contrato de adquisición anticipada para el buque de asalto anfibio LHA 9.

Huntington Ingalls Industries anunció ayer 5 de mayo de 2020 que su división de Construcción Naval de Ingalls había recibido un contrato de adquisición anticipada por valor de 187.46 millones de dólares de la Armada de Estados Unidos para proporcionar material a larga duración y actividades de adquisición anticipada para el buque de asalto anfibio LHA ​​9.

“Este contrato nos permite mantener la salud de nuestra crítica base de proveedores de construcción naval a nivel nacional mientras continuamos nuestra producción en serie de anfibios de cubierta grande”, dijo el presidente de Ingalls Shipbuilding, Brian Cuccias. “Trabajaremos en estrecha colaboración con nuestros socios de la Armada y del Cuerpo de Marines y nuestros proveedores en todo Estados Unidos para construir otro buque de guerra altamente capaz, versátil y con capacidad de supervivencia”.

Ingalls es actualmente el único constructor de barcos anfibios de cubierta grande para la Marina. El astillero entregó su primer buque de asalto anfibio, el USS Tripoli clase Iwo Jima (LPH 10), en 1966. Ingalls desde entonces ha construido cinco buques de clase Tarawa (LHA 1), ocho buques de clase Wasp (LHD 1) y el primero en una nueva clase de buques de asalto anfibio, el América (LHA 6), en 2014. El segundo barco de esa clase, el Trípoli (LHA 7), fue entregado a la Armada a principios de este año. El Bougainville (LHA 8) se encuentra actualmente en construcción.


El LHA 9 será un buque de asalto anfibio de la clase América. Los buques LHA de clase América son una variante de los barcos de asalto anfibio LHD de clase Wasp que actualmente sirven como caballos de batalla en la flota de la Marina de los EE. UU.

También conocidos como “buques anfibios de cubierta grande”, son las piezas centrales de los grupos anfibios listos y una Fuerza de Tarea Aérea-Terrestre del Cuerpo de Marines. Proporcionan una capacidad de base marina sin igual, incluyendo un mando y control inigualables y capacidades hospitalarias.

Los buques de asalto anfibio de cubierta grande lanzan fuerzas desde el aire y el mar, utilizando cubiertas de pozos interiores y cubiertas de vuelo para llevar a cabo misiones en todo el espectro de operaciones que van desde la asistencia humanitaria y el socorro en casos de desastre hasta la fuerza de combate completa.

Los buques anfibios de cubierta grande son capaces de soportar los aviones más avanzados del Cuerpo de Marines, como el MV-22 Osprey y el F-35B Joint Strike Fighter.

Navy Recognition

5 thoughts on “Huntington Ingalls obtiene un contrato de adquisición anticipada para el buque de asalto anfibio LHA 9.

  • el 6 mayo, 2020 a las 21:34
    Permalink

    Estos barcos nunca han sido considerados portaviones pero tienen más capacidad que muchos que circulan por ahí con rampas sky jump. Estamos acostumbrados a pensar en USA con sus megaportaviones de 100.000tn mientras luego miramos a Europa y llamamos portaviones a “pateras” de 22.000tn. Si utilizamos esa vara de medir EEUU tiene 24 portaviones. Y si llamamos portaviones al Juan Carlos I la cifra se va a 36 incluyendo los dos buques de mando con cubierta corrida.

    Respuesta
  • el 9 mayo, 2020 a las 14:45
    Permalink

    No, los LHD (LHA en EEUU) no son portaaviones, son buques anfibios con capacidad dé embarque de aeronaves de ala fija además de giratorias o tilt-rotor. Éstos son buques diseñados para realizar operaciones anfibias, es decir efectuar un desembarco y sostener una cabeza de playa. Su grupo aéreo está compuesto por un conjunto de aeronaves con el específico fin de incrementar la eficacia de su misión. Ocurre que eventualmente pueden realizar operaciones aeronavales restringidas mediante el uso de aviones STOVL incrementando su número expensas del resto, tales como “control marítimo”, defensa de flota, escolta de convoyes e incluso la gran mayoría de las misiones encomendadas a un portaaviones clásico, con la ventaja de un costo operativo muy inferior y de representar un blanco muchísimo menos atractivo que un enorme buque de más de 300 m de longitud y la misma cantidad de tripulación que una pequeña ciudad.

    Respuesta
  • el 9 mayo, 2020 a las 15:32
    Permalink

    Pero a pesar de éstas capacidades, estos buques no son portaaviones. Por fuera se les parecen, con sus tamaños crecientes y su amplia cubierta de aterrizaje (algunos dotados de rampas de lanzamiento), ascensores, etc. Pero hasta aquí sus similitudes. Internamente son completamente distintos, pues su naturaleza es diferente. Sus instalaciones aeronáuticas en realidad tienen un carácter auxiliar. Un portaaviones es un buque completamente adaptado a realizar operaciones aeronáuticas (sea con aviones de ala fija o no). Posee los hangares necesarios específicamente diseñados para resguardar y conservar de la mejor manera las aeronaves; tiene talleres de reparaciones para realizar mantenimiento hasta cierto nivel y repuestos para sostenerlo. Posee grandes depósitos de combustible protegidos para abastecer durante un tiempo prolongado sus aeronaves y mantener un ritmo operativo constante, sin depender exclusivamente de los buques de apoyo petrolero. Sus pañoles de armamento deben acompañar el ritmo operativo y contener el armamento necesario para realizar las misiones que pudiera desempeñar el buque.

    Respuesta
  • el 9 mayo, 2020 a las 22:44
    Permalink

    Además, tiene que poseer instalaciones adecuadas para las tripulaciones aéreas y sus escalones de servicio en cubierta y apoyo y mantenimiento de las aeronaves. En definitiva, un portaaviones es un aeropuerto flotante capaz de desplegar y sostener las operaciones de una pequeña fuerza aérea durante un determinado tiempo. Obviamente que un buque anfibio no puede adaptarse a semejante esquema operativo. De todas maneras, algunos LHA estadounidenses clase América (LHA-6 y 7) han sido modificados para actuar como portaaviones ligeros, ampliando sus capacidades para embarque de aeronaves de ala fija STOVL, en desmedro de sus capacidades para operaciones anfibias. De este modo, se acercan notoriamente al concepto de portaaviones STOVL, que en el pasado han utilizado algunas marinas, tales como la británica con la clase Invincible, la India (Vikrant y Viraat), la italiana (Giussepe Garibaldi), la española (Príncipe de Asturias) y la tailandesa (Chakri Naruebet). Todos ellos utilizaban distintas versiones del Harrier británico.

    Respuesta
  • el 11 mayo, 2020 a las 17:01
    Permalink

    La marina de la URSS también utilizó una aeronave de ala fija (V/STOL) abordo de las unidades clase Kiev (Yak-38 Forger), pero se trataba de buques más polivalentes, con un fuerte carácter AB y ASW. Actualmente, algunas marinas están adaptando buques a un concepto similar, aunque sin abandonar sus capacidades anfibias, tales como Italia con el Cavour. Japón ha decidido convertir en portaaviones ligeros STOVL sus dos LPD clase Izumo. Otros, como Corea del Sur, Italia, Turquía o Singapur tienen en construcción o previstos buques tipo LHD , pero cuya función también sera la de actuar como portaaviones ligeros STOVL, por lo que están siendo adaptadas sus características desde la fase de diseño. Todos ellos utilizan como avión de ala fija el F-35B. China tiene en construcción una clase de LHD (Tipo 45) muy similar en concepto y tamaño a la clase América estadounidense, pero por el momento carece de aviones STOVL capaces de actuar en ellos, previéndose su desarrollo futuro. De todas maneras no dejan de ser portaaviones restringidos, muy lejos de las capacidades de cualquier portaaviones clásico, independientemente de cuál sea su sistema propulsivo o de lanzamiento.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com