India busca aviones de combate locales mientras detiene el plan de compras en el extranjero.

India planea cambiar a aviones de combate de fabricación local, dos años después de pedir a las empresas aeronáuticas mundiales que presentasen propuestas para suministrar 114 aviones de combate en el mayor contrato de aviones de guerra del mundo.

La fuerza aérea del país está ultimando planes para introducir el Tejas como avión de combate ligero de fabricación local, para aumentar la capacidad de su envejecida flota de aviones de combate, dijo el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Bipin Rawat, en una entrevista en Nueva Delhi. La India comprará 83 aviones adicionales, además de un acuerdo anterior para 40 aviones, por 6.000 millones de dólares.

“La Fuerza Aérea de la India está cambiando eso al LCA (Light Combat Aircraft)”, dijo Rawat, cuando se le preguntó sobre la licitación mundial de aviones. “La IAF (Indian Air Force) está ahora diciendo y preferiría seleccionar al caza indígena, es realmente bueno”.

Esta decisión es un revés para Boeing Co., Lockheed Martin Corp. y Saab AB, que estaban en la carrera por el pedido de 15.000 millones de dólares y esta es otra señal de que la India está abandonando las costosas compras de defensa en el extranjero, que han estado plagadas de retrasos burocráticos y una crisis de financiación. El primer ministro Narendra Modi subrayó esta semana la necesidad de comprar productos locales para impulsar una economía golpeada por el brote de Covid-19.

La llamada de Modi podría significar un giro proteccionista para la India

“Dado que se ha decidido ir por la ruta autóctona, el Ministerio de Defensa debe garantizar el aumento de la capacidad de Hindustan Aeronautics Ltd., el constructor del avión, dijo Manmohan Bahadur, director general del Centro de Estudios de la Fuerza Aérea”. “La IAF, al igual que los otros servicios, tiene que mantener la ventaja necesaria sobre nuestros adversarios: hay que evitar las emociones”.

La incorporación de los aviones ayudará a la India a emerger como un exportador clave de defensa debido a su “precio relativamente bajo”, dijo Rawat. Varios países pueden estar interesados ​​en comprar los aviones una vez que los vean en funcionamiento con la fuerza aérea.

El proceso para comprar aviones de combate comenzó hace más de una década. La India desechó un pedido largamente esperado con Dassault Aviation de Francia por 126 Rafales por valor de 11.000 millones de dólares en 2015, pero desde entonces ha comprado 36 de estos aviones para acelerar el reemplazo de los aviones más antiguos.

En abril de 2018, la India convocó una licitación mundial en la que se buscaban respuestas de los fabricantes mundiales para la compra de 114 aviones. El acuerdo atrajo ofertas iniciales de gigantes mundiales como Boeing, Lockheed Martin y Saab AB de Suecia y el Sukhoi Su-30Mki y Su-35 de fabricación rusa. Al menos el 85% de la producción debía estar en la India, según el documento inicial.

Mientras que Nueva Delhi es el tercer mayor consumidor militar del mundo, su fuerza aérea, su armada y el ejército aún están equipados con armas que son en gran parte obsoletas.

La producción local

El cambio a los cazas indígenas marca un cambio para comenzar a usar armamento fabricado localmente, dijo Rawat. Las fuerzas de defensa utilizarán muchos más productos de fabricación nacional, y se entiende que puede haber algunos problemas de calidad al principio, pero estos serán mejorados, dijo.

“Los cañones de artillería, los sistemas de defensa aérea y los radares también serán sistemas locales. Nos va bien con los cañones de artillería y en los sistemas de defensa aérea. También estamos estudiando la fabricación de municiones en nuestro país a lo grande”.

Modi había dejado en claro su intención de reducir la dependencia de la India de las plataformas de armas de fabricación extranjera poco después de asumir el cargo de líder en 2014, pero el progreso no ha sido notable.

India necesita desesperadamente nuevos aviones para reemplazar los viejos aviones de la era soviética. Necesita alrededor de 42 escuadrones de cazas para defender sus fronteras oeste y norte al mismo tiempo, pero se está conformado con unos 31 escuadrones solamente. Para el 2022, es probable que añada dos escuadrones más del caza Rafale.

Si bien la IAF está respaldando el programa de cazas autóctonos, hay varios problemas técnicos, que incluyen calendarios de entrega más rápidos y problemas de calidad que aún deben resolverse. Según los planes, a los 123 cazas Tejas le seguirá la variante Mark-II, que son cazas de peso medio. El vuelo de prueba para la próxima generación de aviones Tejas es probable que se realice en 2022.

Estados Unidos, China e India fueron los tres mayores consumidores de armas del mundo en 2019, seguidos por Rusia y Arabia Saudita. Para el año fiscal 2020-21, India ha destinado 66.900 millones de dólares para la defensa, pero los recortes presupuestarios son inminentes debido a la pandemia de CoVID-19.

Sudhi Ranjan Sen

5 thoughts on “India busca aviones de combate locales mientras detiene el plan de compras en el extranjero.

  • el 15 mayo, 2020 a las 19:06
    Permalink

    Es lo mejor que puede hacer y muy acorde con la política de Mohdi

    Respuesta
  • el 17 mayo, 2020 a las 05:49
    Permalink

    Lograr independencia armamentística es el sueño de cualquier gran nación, y la India viene intentando sentar las bases para tal fin desde finales de la década del ’50. Es evidente el gran avance en tal sentido que ha logrado el país subcontinental, en especial a partir de la política “make in India”. Evidentemente en algunos campos, como la industria naval, los misiles balísticos y las armas atómicas, por poner los ejemplos más sobresalientes, los objetivos se han cumplido en un importante porcentaje. Con respecto a los aviones de combate las cosas no han marchado según los planes. El Tejas es un proyecto que requirió más de cuarenta años para pasar de la etapa de diseño hasta la COF (Configuración Operativa Final). Originalmente el proyecto contemplaba la utilización de un motor indígena y sistemas de control de vuelo y electrónica de combate (incluido el radar), así como su armamento, totalmente de origen nacional. Algunos sistemas principales del avión actualmente son fabricados localmente, pero su origen es foráneo, tales como el radar y el sistema de combate y de interconectividad, así como sus armas principales.

    Respuesta
  • el 17 mayo, 2020 a las 06:14
    Permalink

    India, a pesar de ingentes sumas otorgadas a sus numerosas instituciones y empresas, gubernamentales y privadas, dedicadas a investigación y desarrollo tecnológico, no ha logrado en décadas constituir avances locales realmente significativos. Ha desarrollado una enorme base industrial militar, bastante eficiente en concretar proyectos de cooperación internacional y fabricación bajo licencias, pero posee grandes lagunas en cuanto a tecnologías y procedimientos productivos realmente avanzados. Sus intentos de desarrollo local de productos que integren aplicaciones tecnológicas avanzadas, en general han fracasado. Sus esfuerzos en desarrollar un radar para el Tejas han terminado en producir una versión local de un modelo de Rafael Systems de Israel. El caso más notorio de este fenómeno quizá sea el intento de crear su propio motor, el GTX-35 VS Kaveri. A pesar de invertir una gran cantidad de dinero en investigaciones de ingeniería y materiales, instalaciones, especialización de personal, etc., en trece años sólo se produjeron nueve prototipos y ningún resultado positivo; adoptando el Tejas, finalmente, el motor F414 de General Electric.

    Respuesta
  • el 17 mayo, 2020 a las 06:28
    Permalink

    Este prólogo no tiene otro fundamento que intentar transmitir que la industria aeroespacial India no está actualmente en condiciones de ofrecer un producto local capaz de reemplazar los aviones foráneos; mucho menos de producir en cantidad un avión como el referido AMCA, con capacidades furtivas y sistemas avanzados. El Tejas es una realidad indudable. La versión MK I ha servido como plataforma de experimentación operativa y la MK I A es su evolución plenamente operativa, pero aún tiene que demostrar su fiabilidad y capacidades reales a medida que vaya entrando en servicio; y HAL debe demostrar que posee la capacidad productiva para cumplir los contratos en tiempo y forma. El Tejas MK II aumentará sus capacidades a futuro, pero aún así no puede pretender sustituir a los aviones que se habían presentado para la competencia internacional, con la excepción hasta cierto punto, del Saab Gripen NG.

    Respuesta
  • el 17 mayo, 2020 a las 06:41
    Permalink

    La sustitución de los aviones de la competición internacional por los Tejas es una falacia, ya que su adquisición estaba prevista de todas maneras. Pretender que en el corto plazo sr podrá contar con el AMCA en las cantidades necesarias resulta más una expresión de deseos que una posibilidad real. India debe seguir apostando al Tejas después de tantas décadas de esfuerzo para conseguirlo, pero no puede considerarse un avión autóctono. Excepto la célula y algunos subsistemas, todos los sistemas electrónicos que convierten a una célula en un avión de combate calificado para cumplir con las misiones que se le asignan, así como el motor que lo propulsa, son de origen foráneo por más que sean producidos localmente, lo cual reduce enormemente el concepto de independencia. También debe apostar al AMCA, pero en un márgen de tiempo y de financiación realista. Probablemente India renuncie a la competición internacional por una simple cuestión de fondos. Quizá resulte más adecuado para India realizar acuerdos más pequeños, como el realizado con Dassault por los Rafale, que impliquen beneficios económicos y transferencias tecnológicas que puedan capitalizarse en proyectos como el AMCA.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com