Ingalls completa con éxito la primera ronda de pruebas de mar del USS Fort Lauderdale.

El buque de transporte anfibio USS Fort Lauderdale (LPD 28) ha sido sometido recientemente a pruebas en el Golfo de México y ha superado con éxito las pruebas del constructor.

Las pruebas del constructor, como su nombre indica, son pruebas en el mar realizadas por el astillero antes de las posteriores pruebas de aceptación con representantes de la Marina de Estados Unidos.

“La construcción naval es una cuestión de trabajo en equipo”, declaró Steve Sloan, director del programa LPD de Ingalls. “Nuestros constructores navales trabajan en equipo con nuestros socios de la Marina para que estos buques estén listos para unirse a la flota. El éxito que hemos logrado esta semana nos impulsará a un fuerte final mientras nos preparamos para las pruebas de aceptación a finales de este año”.

El Fort Lauderdale será el duodécimo de la clase San Antonio (LPD 17) entregado por el astillero de Pascagoula, con dos más -Richard M. McCool (LPD 29) y Harrisburg (LPD 30)- en construcción. Ingalls también se ha adjudicado un contrato de 1.400 millones de dólares para la construcción del LPD 31, aún sin nombre.

La misión principal del buque de 208,5 m de eslora 31,9 m de manga) es embarcar, transportar y desembarcar fuerzas de desembarco del Cuerpo de Marines de EE.UU. en una variedad de misiones expedicionarias y de operaciones especiales, al tiempo que proporciona mando y control, conectividad de comunicaciones y servicios médicos.

Los LPD tienen una velocidad máxima de 22 nudos y cuentan con una tripulación de 360 personas (28 oficiales y 322 suboficiales y marinería) junto con una fuerza embarcada de 699 soldados.

El Fort Lauderdale fue bautizado en abril, con Meredith Berger, Subsecretaria de la Armada para Energía, Instalaciones y Medio Ambiente, como madrina del buque. Antigua jefa de Estado Mayor del Departamento de la Marina, Berger comenzó su carrera en el servicio público en el departamento del director Financiero del Estado de Florida.

El nombre de Fort Lauderdale rinde homenaje a la ciudad de Florida, que tiene una larga historia con el ejército estadounidense, incluyendo las Guerras Seminolas y la Estación Aérea Naval de Fort Lauderdale, que entrenó a miles de pilotos a partir de la Segunda Guerra Mundial, entre ellos el ex presidente de EE.UU. George H.W. Bush.

Warren Kulo

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.