Japón estudia abandonar el plan de compra de misiles antibuque de fabricación estadounidense.

Japón está estudiando la posibilidad de desechar su plan de adquisición de misiles antibuque de largo alcance LRASM fabricados en Estados Unidos y con capacidad de ataque para los cazas F-15 de la Fuerza Aérea de Autodefensa (ASDF), según han informado hoy sábado funcionarios del gobierno.

El plan para cambiar su política se debe al alto aumento de los costes, según los funcionarios, que declinaron ser nombrados ya que aún no se ha tomado una decisión formal.

La adquisición de los misiles de crucero de Lockheed Martin, conocidos como AGM-185C LRASM, tiene como objetivo dar a las ASDF la capacidad de atacar desde fuera del alcance de la amenaza del enemigo.

En un momento de creciente agresividad por parte de China en torno a los territorios japoneses, el Ministerio de Defensa ha afirmado que los misiles, de los que se dice que tienen un alcance de 900 kilómetros, son necesarios para reforzar las capacidades de defensa de Japón en torno a las islas Nansei, una cadena que se extiende al suroeste hacia Taiwán.

Con el probable cambio de política, el gobierno también considerará la posibilidad de reducir a 70 el número de aviones F-15 de la flota de la ASDF que está planeando actualizar, según los funcionarios.

The Mainichi

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.