Japón, Gran Bretaña e Italia desarrollarán un caza de nueva generación para 2035.

Japón, Gran Bretaña e Italia han anunciado este viernes que desarrollarán conjuntamente el Programa Aéreo de Combate Global (GCAP) un esfuerzo ambicioso para desarrollar un avión de combate de nueva generación para 2035. Esta es la primera cooperación de Tokio en materia de defensa con países distintos de Estados Unidos, un aliado clave en materia de seguridad, en un momento en que la situación geopolítica mundial es cada vez más inestable.

El acuerdo, del que Reuters informó en julio, pretende poner en funcionamiento un caza avanzado de primera línea para 2035 combinando el proyecto británico Future Combat Air System, también conocido como Tempest, con el programa japonés F-X en una empresa denominada Global Combat Air Programme (GCAP), según han informado los tres países en un comunicado hoy viernes.

En una declaración separada, el gobierno británico dice que se espera que el desarrollo del nuevo avión de combate comience en 2025 y que esté volando en 2035.

Mostrará tecnologías de cada uno de los tres socios, añade el comunicado británico.

En el contexto de la invasión rusa de Ucrania y la intensificación de la actividad militar china en torno a Japón y Taiwán, el acuerdo puede ayudar a Japón a contrarrestar el creciente poderío militar de su vecino mayor y dar a Gran Bretaña un papel de seguridad más importante en una región que es un motor clave del crecimiento económico mundial.

“Nos comprometemos a defender un orden internacional basado en normas, libre y abierto, lo que es más importante que nunca en un momento en que estos principios son objeto de disputa y las amenazas y agresiones van en aumento”, afirmaron los tres países en la declaración conjunta de sus dirigentes.

En medio de lo que considera un deterioro de la seguridad regional, Japón anunciará este mes un plan de refuerzo militar que se espera duplique el gasto en defensa hasta aproximadamente el 2% del producto interior bruto en cinco años.

El primer ministro británico, Rishi Sunak, declaró por separado que su país necesitaba mantenerse a la vanguardia de la tecnología de defensa y que el acuerdo generaría nuevos puestos de trabajo.

La británica BAE Systems PLC, la japonesa Mitsubishi Heavy Industries y la italiana Leonardo liderarán el diseño del avión, que contará con capacidades digitales avanzadas en IA y ciberguerra, según el Ministerio de Defensa japonés.

COMPATIBLE CON LA OTAN

El fabricante europeo de misiles MBDA también se unirá al proyecto, junto con el fabricante de aviónica Mitsubishi Electric Corp. Rolls-Royce PLC, IHI Corp y Avio Aero trabajarán en el motor, añadió el ministerio.

Sin embargo, los tres países aún tienen que concretar algunos detalles de cómo se desarrollará el proyecto, como el reparto de tareas y dónde tendrá lugar el desarrollo.

Gran Bretaña también quiere que Japón mejore la forma en que concede autorizaciones de seguridad a los contratistas que trabajarán en el avión, según dijeron a Reuters fuentes conocedoras de las conversaciones.

Otros países podrían unirse al proyecto, dijo Gran Bretaña, añadiendo que el caza, que sustituirá a sus cazas Typhoon y complementará su flota de F-35 Lightning, será compatible con los cazas volados por otros socios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

La confirmación del plan se produce días después de que empresas de Francia, Alemania y España se adjudicaran la siguiente fase de una iniciativa rival para construir un caza de nueva generación que podría estar operativo a partir de 2040.

Estados Unidos, que se ha comprometido a defender a los tres países a través de su pertenencia a la OTAN y de un pacto de seguridad independiente con Japón, también acogió con satisfacción el acuerdo conjunto Europa-Japón.

Concepto artístico futuro caza de sexta generación.

“Estados Unidos apoya la cooperación de Japón en materia de seguridad y defensa con aliados y socios de ideas afines, incluidos el Reino Unido e Italia”, declaró el Departamento de Defensa estadounidense en un comunicado conjunto con el Ministerio de Defensa japonés.

Japón había considerado inicialmente construir su próximo caza con la ayuda del contratista de defensa estadounidense Lockheed Martin Corp, que había propuesto un avión que combinaba el fuselaje del F-22 con los sistemas de vuelo del caza F-35.

Estados Unidos también tiene un avión de combate de sexta generación, conocido como el programa Dominio Aéreo de Próxima Generación (NGAD), en proceso. Está diseñado para ser el sucesor de su F-22, que junto con el F-35, se considera el mejor avión de combate del mundo.

El programa NGAD tiene objetivos similares al plan conjunto Japón-Reino Unido-Italia.

“La Fuerza Aérea tiene la intención de que el programa NGAD reemplace el avión de combate F-22 a partir de 2030, posiblemente incluyendo una combinación de aviones tripulados y no tripulados”, dice un documento de Investigación del Congreso de EE. UU.

Pero a partir de ahora, EE. UU. persigue solo el programa NGAD.

Tim Kelly, Paul Sandle and Nobuhiro Kubo

24 thoughts on “Japón, Gran Bretaña e Italia desarrollarán un caza de nueva generación para 2035.

  • el 9 diciembre, 2022 a las 12:46
    Permalink

    Hola.

    Y finalmente sucedió. Nuevo nombre y además siguen siendo tres los socios. Para lo cual Suecia sale de la foto. A priori.

    Y al mismo tiempo se abren las puertas para nuevos socios (en qué calidad, capacidad o función está por ver) y que además lo sean del Tratado del Atlántico Norte, la OTAN.

    Se confirma que el Sol sigue saliendo por levante. Mientras en el centro de Europa sigue reinando la oscuridad propia del invierno. En ese centro de Europa llamados Francia y Alemania.

    El gobierno de España, el actual y los que vengan así como los altos mandos de la Fuerza Aérea Española van a tener que hacer muchas videoconferencias y solicitar informes oficiales para saber qué, cómo, cuándo, dónde y cuánto dinero implica nuestra participación y cuántos pájaros debemos pedir. Mientras dure el presente y largo invierno.

    Respuesta
    • el 9 diciembre, 2022 a las 14:46
      Permalink

      “los tres países aún tienen que concretar algunos detalles de cómo se desarrollará el proyecto, como el reparto de tareas y dónde tendrá lugar el desarrollo.”

      Pues ya veremos si no se tiran de los pelos como franceses y alemanes sobre quién se encarga de cada tornillo, quizás hasta les llevamos ventaja

      Respuesta
    • el 9 diciembre, 2022 a las 14:49
      Permalink

      Si el FCAS va a trompicones, el Tempest, a juzgar por el artículo, está en pañales: acaban de acordar qué países lo abordarán (y se ha caído Suecia), mientras que en eso en el FCAS no ha habido cambios.

      Menos lobos, caperucita, que en todos los sitios se cuecen habas.

      Respuesta
  • el 9 diciembre, 2022 a las 16:33
    Permalink

    Bueno, se confirma que los sexta generación van a ir apareciendo por los cielos de lustro en lustro, y nos hemos encadenado (creo que obligatoriamente) al más tardío.
    Los yankees al parecer ya han volado el suyo, estando aún pendiente el del Raider.
    Ya que vamos tarde vamos a hacer de esa tardanza una virtud para alumbrar el mejor producto. Sería un fracaso de no ser así.

    Respuesta
  • el 9 diciembre, 2022 a las 17:10
    Permalink

    La musica ha empezado a sonar y los british+italianos han elegido a Japon para bailar. Suecia la menos agraciada se ha quedado sin amigos. Francia+Alemania+España tienen que mover ficha y nuestra pareja deberia ser Corea del Sur que creo que puede aportar mas que India o Turquia.

    Respuesta
  • el 9 diciembre, 2022 a las 17:14
    Permalink

    Pues igual habría que preguntar o interesarse al menos
    Los franceses y alemanes van a seguir con sus peleas y el FCAS si acaba llegando ,llegará pero con un retraso importante

    Respuesta
  • el 9 diciembre, 2022 a las 20:07
    Permalink

    y digo yo, con estas cosas no se puede hacer como se hacia antes de fabricar bajo licencia, le pagas la licencia a una corea o a un usa y lo fabricas entero en tu territorio y aprendes para algun dia plantearte hacer uno tu solo como hicimos con el leopard que creo que se fabricaba bajo licencia o como se ha hecho con otras armas y aviones en el siglo pasado.

    Respuesta
  • el 9 diciembre, 2022 a las 20:11
    Permalink

    La diferencia entre el Tempest y el FCAS esta’en esto: “El acuerdo prevé que los tres países colaboren en un espíritu de asociación igualitaria para compartir la tecnología”.
    Se va a compartir la tecnología.

    Respuesta
  • el 9 diciembre, 2022 a las 22:56
    Permalink

    Eso es cierto, Dasault no quiere compartir tecnología

    Respuesta
  • el 9 diciembre, 2022 a las 23:34
    Permalink

    Corea no la veo. Entre sus destructores, submarinos, compras del F-35 y el Boramae tienen bastante. Me sorprendería que se acercasen a un proyecto sexta generación. Si que se meterían de lleno si en algún momento China (Rusia juega en segunda división) avanza en su sexta generación, que lo van a intentar seguro.
    India con el AMCA de quinta ya va apurada, y va por detrás de China al disponer de menos medios financieros.
    En cuanto a Suecia, en su momento se dijo que no entraba en el proyecto como los otros tres socios. Saab utilizaba el Tempest para testear nuevas tecnologías.
    Corea es la novia más bonita.

    Respuesta
    • el 11 diciembre, 2022 a las 11:07
      Permalink

      Todo lo relacionado con estos nuevos desarrollos y programas aun tendrán que girar y cambiar muchas cosas por el camino . Corea , Suecia y otros , encajaran en unos o en otros proyectos en dependencia de sus propios intereses y necesidades . Todo se andará y para eso todavía tendrán que ocurrir muchas cosas por el camino . Ya se verá con el tiempo .

      Respuesta
  • el 11 diciembre, 2022 a las 14:50
    Permalink

    Esto es una lucha de titanes. EEUU es el único que no necesita de nadie para desarrollar un sistema de combate aéreo de 6ta gen y es el que más tecnologías específicas tiene desarrolladas y en desarrollo. A pesar de las enormes disputas “territoriales” el grupo SCAF también tiene conceptualmente diseñado el sistema de combate, mientras que el el grupo GCAP aún está en formación. Ambos (SCAF y GCAP) tienen dos grandes similitudes: 1- una empresa líder poseedora de gran parte de la tecnología “de combate”: Dassault y BAE Systems. 2- Asimismo, comparten un interés estratégico de gran intensidad y del mismo signo: ambos necesita despegarse del influjo negativo de EEUU, que los ha ido absorbiendo y amenaza con fagocitarlos si no hay un pronta reacción. En definitiva la aparición de ambos grupos tecnológicos es una reacción a una misma amenaza interna, no externa; esta vez, Europa y Japón deben desarrollar tecnologías avanzadas de combate no solo para enfrentarse a China, Rusia y otros, sino que es por su misma sobrevivencia.

    Respuesta
  • el 11 diciembre, 2022 a las 15:03
    Permalink

    El grupo SCAF nació de las mentes estratégicas de los líderes de Alemania (Merkel) y Francia (Macrón) que visualizaron la amenaza “pacífica” que representaba para sus propios países y la UE la enorme distancia tecnológica que estaba empezando a notarse entre EEUU y Europa y que se traducía en un liderazgo político-militar y económico norteamericano indiscutible y que la ascensión de Trump al gobierno elevó a niveles muy altos. Europa -y Alemania en particular- vivía en una especie de adormecimiento militar post ruptura de la URSS que arrastró al resto de la OTAN -excepto Francia- del que no podía despertar. Mientras tanto iban sucediendo muchos acontecimientos políticos que anunciaban que los tiempos de calma ya habían pasado. Visualizando estos factores Merkel y Macrón decidieron unir voluntades políticas y proponer SCAF.

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2022 a las 06:30
    Permalink

    (Sigue): Es por las razones enunciadas que a pesar de sus grandes diferencias y egoísmos, Francia y Alemania – junto a España – deben limar diferencias y sumar voluntades para que este proyecto vea la luz. EEUU lleva una gran diferencia en tiempos de desarrollo tecnológico y puede subordinar a Europa entera a su hegemonía militar si ésta no reacciona y propone sistemas de defensa avanzados. Las guerras las gana el desarrollo tecnológico, que es multidimensional y termina involucrando todas las estructuras, que dependen del nivel de inversión para sostener el ritmo de crecimiento. Este nivel resulta imposible de alcanzar en forma individual. La única nación que podría alcanzar a EEUU en este aspecto es China, pero aún lleva décadas de atraso; mientras tanto EEUU seguirá avanzando. Por ello, Europa está buscando sinergias cooperativas excluyendo a Washington en la ecuación e incluyendo a países lejanos: Japón, India, Corea del Sur. Mientras tanto, EEUU marca el ritmo tecnológico en Europa con el F-35, que la misma Europa ayudó a crear.

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2022 a las 13:25
    Permalink

    (Sigue): En cuanto a GCAP, sus principales involucrados, UK y Japón, tienen en común denominador la dependencia de EEUU, uno desde la órbita económica, el otro desde la seguridad. Ambos necesitan despegar de tales situaciones para no perder identidad. Analicemos brevemente: UK terminó la SGM con una industria aeronáutica militar pujante, en la cima del desarrollo tecnológico, en especial en algunos ítems: motores a reacción, radares aerotransportados, sistemas EW, etc. Pero no pudo beneficiarse de la misma forma que EEUU y la URSS con los técnicos alemanes y sus tecnologías en la inmediata posguerra. La reducción de las necesidades militares repercutió en esta industria, que se quedó sin recursos económicos para seguir sosteniendo la inversión y desarrollo necesarios que la evolución implicaba. Tampoco la guerra fría alcanzó a generar la necesidad, en una posguerra que encontró a Europa sumida por diez años en intentar recuperarse de la regresión económica.

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2022 a las 15:03
    Permalink

    (Sigue): Durante este tiempo, EEUU, por el contrario, creo las bases económicas y tecnológicas de las que UK terminó siendo dependiente, en especial en materia aeroespacial en los rubros de Patrulla Marítima, EW, AEW, transporte, etc. Este proceso fue acompañado en todo este periodo por el agrupamiento y concentración de sus empresas aeronáuticas en dos grandes grupos en los años ’70 y finalmente en uno solo (BAe), a inicios de los ’80. Cuando moría el S. XX BAe anexionó a GEC-Marconi Electronic Systems (MES), una empresa de tecnología electrónica de defensa de General Electric Co. (USA) formando BAE Systems. Paralelamente, este grupo fue absorbiendo otros rubros no aeronáuticos, incluyendo tecnología espacial, tecnología militar terrestre (vehículos, misiles, etc.) y especialmente naval -una tendencia iniciada por BAe-, generando la mayor concentración de tecnología militar en manos de una empresa privada de la historia en cualquier país del mundo (el gobierno británico dejó de tener participación societaria alguna desde 1985).

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2022 a las 15:11
    Permalink

    (Sigue): Este gigante de la industria de defensa tiene filiales en todo el mundo y está ramificada en muchas otras empresas subsidiarias y asociadas (por ej. MBDA). A pesar de su extensión y ramificaciones, BAE Sys es una empresa dependiente de los contratos de defensa con el gobierno norteamericano a través de su subsidiaria estadounidense (BAES inc.), por lo que está cada vez más controlada e integrada en el sistema productivo de defensa de EEUU. Podemos decir que si bien es una empresa británica que nació en una época de fusiones de las grandes empresas y que su intención original era crear un holding “nacional” (en algún momento se habló de unir BAe con DASA en un conglomerado trasnacional) para oponerse a los grandes grupos que se estaban formando en EEUU, en realidad ha terminado integrándose en el sistema estadounidense para su propia supervivencia y perdiendo identidad.

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2022 a las 15:18
    Permalink

    (Sigue): El mejor ejemplo de lo que venimos afirmando: la dependencia de UK de los sistemas avanzados estadounidenses y la pérdida de identidad de BAES, es la participación en el proyecto JSF de Lockheed-Martin como único socio externo de categoría 1, gracias al aporte del gobierno británico, que desde mediados de los años ’80 prefería adquirir sistemas norteamericanos en lugar de invertir en el desarrollo propio, tal como ejemplifican la saga de los BAe Nimrod (AEW y MP Advanced). Como tal, BAES pudo participar en el desarrollo de nuevas tecnologías y ser propietario y copropietario de las patentes generadas, y por ende ganar experiencia en el proyecto de aviones de 5ta gen, que pudo utilizar para crear el proyecto “Tempest”, hoy integrado en el GCAP junto a Italia y Japón.

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2022 a las 16:53
    Permalink

    (Sigue): En cuanto a Japón, luego de la SGM pudo desarrollar su industria de defensa, inicialmente fabricando productos estadounidenses bajo licencia y luego desarrollando la propia, pero limitada a una Constitución pacifista, que permitía crear armas solamente defensivas, impidiendo las armas estratégicas y la prohibición de exportar sus armas a terceros. Esto condicionaba a Tokio a la dependencia de Washington para su propia defensa e integridad como nación ante la agresión de terceras potencias. Esta política pudo desarrollarse sin obstáculos durante la guerra fría, ya que a pesar de que la URSS era un enemigo capaz de provocar la completa destrucción de Japón, el centro de atención de este largo período estuvo en Europa y escasamente en sus cercanías. China, si bien potencia nuclear desde 1964 y poseedora de misiles capaces de amenazar el territorio japonés, en realidad era un enemigo más bien ideológico y muy compenetrado en avanzar sobre sus propios problemas socioeconómicos. A inicios de los años ’90 se produjo la ruptura de la URSS y su principal amenaza desapareció momentáneamente, creando un período de una década y media de paz y prosperidad.

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2022 a las 16:59
    Permalink

    (Sigue): En Los años ’80 Japón había adquirido el caza F-15J, que sumado al propio misil AA-4A (y luego el AA-4B, el primer BVR con buscador activo AESA del mundo), otorgó a Tokio una superioridad tecnológica sobre sus potenciales amenazas, que incrementó aún más la sensación de seguridad. Pero a inicios de la década de 2010 se produjeron tres cambios que afectaron negativamente ese status y obligaron a Japón a cambiar su conducta. El primero fue la ascención de China a los primeros lugares de la economía mundial, desplazando a Japón y colocándose solo detrás de EEUU. Este fenómeno fue acompañado por el crecimiento en calidad de los sistemas de armas chinos, en especial los misiles y aviones de combate, al punto que a mediados de esa década Japón dejó de detentar superioridad tecnológica armamentística con China. El segundo fenómeno fue que Corea del Norte se convirtió en potencia nuclear, en manos de un régimen que anunciaba públicamente que en caso de sentirse amenazado, su primer blanco sería el país del sol naciente, junto a Corea del Sur y EEUU.

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2022 a las 17:02
    Permalink

    (Sigue): El tercero fue el resurgimiento de Rusia, en manos de un líder político agresivo, que si bien volvía a poner énfasis en Europa, aún tenía cuestiones no zanjadas con Japón, como la posesión de las islas Kuriles. Lo más problemático para Japón era el hecho que el centro de conflicto internacional que durante la guerra fría estuvo principalmente en Europa y que luego de la disolución de la URSS se había trasladado a Oriente Medio y el mundo musulmán, paulatinamente fue ganando peso en el área Asia-Pacífico, con China como el principal rival de EEUU y con Japón en el centro de la posible tormenta. Este hecho, que a inicios de la segunda década del S. XXI era una tendencia, a mediados de la década era un hecho consumado y a fines de la misma se había intensificado al punto de ser el centro de conflicto mundial. Cuando Tokio asumió esta nueva realidad recurrió a Washington para renovar la superioridad tecnológica y pidió el caza F-22 Raptor, pero el Congreso se negó, aduciendo que el avión constituía uno de los pocos secretos tecnológicos que no podía compartir con nadie.

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2022 a las 18:47
    Permalink

    (Sigue): Tokio descubrió entonces que su salvaguardia no solo dependía de EEUU, sino de su propia evolución en este mundo cambiante. Mientras tanto, políticos esclarecidos como el PM Shinzo Abe, bogaron por la modificación de la Constitución pacifista, para lograr que Japón pudiera obtener armas capaces de actuar ofensivamente, siempre que el motivo fuese la defensa, además de la apertura suficiente para cooperar con terceros en I+D, además de EEUU, y poder exportar armas japonesas a países amigos para salvaguardar la integridad territorial. Esta es la base de la cooperación con terceros no estadounidenses, al punto de aceptar fusionar su propio proyecto F-X con el Tempest para crear a GCAP.

    Respuesta
  • el 14 diciembre, 2022 a las 23:22
    Permalink

    En cuanto a Italia es clara su asociación con UK ya que la cooperación entre empresas británicas de italianas del rubro defensa se remonta a inicios del S.XX y ha sido intensa desde los años ’80 del siglo pasado. Además, es una reacción a la negativa franco-alemana a integrar ningún otro país que no fuese España en el grupo SCAF. La contrariedad italiana fue más que evidente y gustosa entró a formar parte del proyecto británico Tempest. Por otra parte, todos los integrantes del grupo GCAP en formación han entrado en la órbita F-35A/B, siendo Italia y Japón los únicos países del mundo en poseer una línea de ensamblaje FACO (Final Assembly anda Check Out) fuera de EEUU. Por parte del grupo SCAF solo Alemania -por el momento- ha decidido adquirir el caza de ataque de 5ta gen y más por motivos operacionales (necesidad de encontrar un substituto a sus envejecidos Tornado IDS con capacidad nuclear -la bomba B61-) que por otra cosa.

    Respuesta
  • el 15 diciembre, 2022 a las 02:59
    Permalink

    Resulta sorprendente que en la descripción de los integrantes del grupo GCAP no figure Suecia, otro cliente y socio consuetudinario de UK, que aunque no integraba el proyecto Tempest encabezado por BAE S con la intención de adquirirlo para sus propias necesidades, deseaba participar en la creación de las tecnologías -y sus patentes- para utilizarlas en un avión de combate avanzado (6ta gen) monomotor, más sencillo, orientado al mercado de exportación. Por ello es probable que Suecia integre el grupo, aunque en una proporción menor o integrado junto a BAE S.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.