La Comisión Europea podría retirar su subvención al proyecto europeo MALE UAV.

Tras meses -incluso años- de negociaciones entre los fabricantes [Airbus, Dassault Aviation y Leonardo] y los cuatro Estados clientes [Alemania, Italia, Francia y España] sobre las especificaciones y, sobre todo, los costes, que se consideraron demasiado elevados en su momento, El UAV MALE europeo -o Eurodrone- pudo por fin arrancar el pasado mes de febrero, cuando la Organisation Conjoint de Coopération en matière d’Armement [OCCAr] adjudicó el contrato “MALE RPAS Stage 2” a Airbus Defence & Space GmbH, el contratista principal, allanando el camino para el desarrollo y la producción de 20 sistemas.

El programa pudo salir adelante en gran medida porque sus promotores querían tener una solución soberana para no depender de Estados Unidos.

Sin embargo, una vez notificado el contrato, aún quedaba por resolver la cuestión del motor para este UAV MALE europeo, que iba a estar equipado con dos motores turbohélice. Había dos candidatos: la francesa Safran, con el Ardiden TP3, y Avio Aero, la filial italiana de la estadounidense General Electric [GE], con el Catalyst [ex-Advanced Turboprop, o ATP]. Sin embargo, en marzo, Airbus anunció que había elegido… el segundo.

“Se eligió el Catalyst por su mayor competitividad. Tenemos una solución más madura, que está en vuelo de prueba en un avión comercial, estimamos, en la comparación, un menor riesgo de desarrollo”, ha explicado Jean-Brice Dumont, responsable de Airbus Military Aircraft. Y continuó: “Esto es muy importante en un programa militar de cooperación en el que los plazos son ajustados y en el que tenemos una puesta en marcha complicada de gestionar.

Sin embargo, aunque el Catalyst se producirá en Europa, lo más probable es que incorpore componentes de origen estadounidense. Esto plantea la cuestión de si podría verse afectado por el ITAR [Reglamento de Tráfico Internacional de Armas], que Estados Unidos utiliza para bloquear las ventas de material militar si las considera contrarias a sus intereses o si pueden hacer sombra a su propia industria…

En una pregunta escrita dirigida al Ministerio de las Fuerzas Armadas el 25 de marzo [y que aún no ha recibido respuesta], Jean-Louis Thiérot expresó sus dudas “en cuanto a las garantías de que el gobierno estadounidense no incluya posteriormente los componentes” del Catalyst en la lista ITAR. Se preguntó si no era “una mala señal para la defensa europea” el hecho de “elegir un motor americano para un proyecto financiado con fondos europeos”.

En efecto, además de las inversiones realizadas por los cuatro Estados clientes [más de 7.000 millones de euros en total], el programa Eurodrone se beneficia de una subvención europea de 100 millones de euros, en el marco del “Programa Europeo de Desarrollo de la Industria de Defensa” [EDIDP]. De ahí la pregunta formulada a la Comisión Europea por el eurodiputado Christophe Grudler, para quien es inconcebible que el Eurodrone pueda equiparse con aviones turbohélice “con certificación europea”.

El Comisario europeo de Mercado Interior, Política Industrial, Defensa y Espacio, Thierry Breton, respondió el 25 de mayo.

“Los Estados miembros que participan en el proyecto, correspondiente a un presupuesto global de 7.000 millones de euros, han decidido dejar que Airbus elija el fabricante de motores de forma independiente, de acuerdo con la contratación pública asociada a la subvención de la UE”, comenzó diciendo el Breton.

Sin embargo, continuó, “la concesión de una subvención de la UE está sujeta a ciertas condiciones, empezando por el hecho de que dicho proyecto debe ser un “catalizador para el fortalecimiento de la soberanía europea”. Por ello, “los proveedores de sistemas críticos como el motor deben ser europeos o estar radicados en la UE y ofrecer todas las garantías de seguridad exigidas por la legislación europea aplicable”, subrayó Breton.

Por lo tanto, corresponde al OCCAr, “en su gestión de la subvención”, comprobar que se cumple esta condición.

“Al estar establecida en la UE, pero controlada por General Electric, Avio Aero está obligada, en el contexto de la aplicación de la legislación de la UE, a aportar todas las pruebas que garanticen el mantenimiento de la soberanía europea.

La soberanía europea será preservada. Por ello, la subcontratación a Avio no debe ser contraria a los intereses de seguridad y defensa de la UE y sus Estados miembros. En particular, el motor debe estar libre de cualquier restricción de uso”, insistió el Breton, antes de advertir que cualquier garantía requerida sería “verificada y validada por la Comisión”.

Laurent Lagneau

8 thoughts on “La Comisión Europea podría retirar su subvención al proyecto europeo MALE UAV.

  • el 26 mayo, 2022 a las 13:55
    Permalink

    De verdad, veo un despilfarro este dron…entre unas cosas y otras sale a más de 300 millones de euros cada unidad -si lees las noticias de hace unos meses te quedas muerto- Nuestro LHD costó 400! Y como todo lo europeo, se va a entregar en unos plazos que vaya tela…con suerte en 2028 ya tendremos alguno…(estoy muy a favor de la fabricación de armas y equipos en Europa, pero desde luego NO a cualquier precio ni con los ridículos plazos de entrega de casi siempre…

    Respuesta
    • el 26 mayo, 2022 a las 17:11
      Permalink

      7000M de Euros para desarrollar y producir veinte unidades de un UAV bimotor turbohélice…

      ¿Que puede justificar semejante disparate en costes?. El diseño en lo que a configuración se refiere esta hecho desde hace ya AÑOS, sensores los hay ya buenísimos y los que vendrán desarrollados aparte que se puedan instalar, enlaces de datos igual…

      Si acaso el motor tal y como se menciona en el artículo, pero sigue siendo una salvajada de dinero se mire cómo se mire.

      Respuesta
  • el 26 mayo, 2022 a las 17:50
    Permalink

    la guerra de Ucrania está dejando obsoletos muchos proyectos antes de empezar, los drones están siendo muy importantes pero están cayendo por cientos, los sistemas antidrón son cada vez más eficaces, no se pueden gastar estas millonadas en drones que no durarían unos minutos en el aire en el campo de batalla

    el modelo que se impuso hasta Ucrania fue el de Irak, Afganistán, Sahel, escenarios con fuerzas irregulares donde los drones se dedicaban a la cacería desde el aire con impunidad total, un montón de horas en el aire y controlados desde miles de km, esto ya no es así

    gastarse estas millonadas en aparatos de reconocimiento es un despilfarro

    Respuesta
  • el 26 mayo, 2022 a las 19:44
    Permalink

    a mi me da que esto es varias empresas que piden fondos y piden fondos pudiendo tener el cacharro terminado hace lustros solo para seguir mamando de la teta.

    Respuesta
  • el 26 mayo, 2022 a las 20:48
    Permalink

    A ver si a alguno se le cae la venda de los ojos ya. Esta bien lo del Made in EU, pero no al precio que sea.

    Respuesta
  • el 27 mayo, 2022 a las 00:38
    Permalink

    Mientras llega este sistema a nuestros ejércitos, yo creo que hay que comprar drones turcos, Bayratkar TB2 y Akinci, y su gama de armas que pueden lanzar. Marruecos debe recibir un aviso indirecto. Son baratos y altamente eficaces tanto los drones, como las armas que lanzan.

    Respuesta
  • el 27 mayo, 2022 a las 21:32
    Permalink

    El apero este tiene la envergadura de un C295, porque no gastarse el dinero en un Bayraktar propio?

    Respuesta
  • el 28 mayo, 2022 a las 15:11
    Permalink

    Yo también opino que es un despilfarro monumental, estando los Akinci turcos y las avionetas UAV bimotores, incluso nos llegaría para algún Heron MK II, desarrollar de verdad el Milano del inútil INTA y fabricar otro satélite Ingenio ( eso sí, con compañías lanzadoras antisabotajes franco-marroquíes ). Lo siento por el Euromale, pero llega muy tarde y es carísimo.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.