La corbeta rusa de clase Karakurt sigue a una flota de la OTAN.

En medio de la guerra que hace estragos en Ucrania, los Estados miembros de la OTAN junto con los posibles miembros, Suecia y Finlandia, están llevando a cabo los ejercicios navales anuales Operaciones Bálticas (BALTOPS 22) en la región del Mar Báltico. Los ejercicios, que se celebran formalmente en Estocolmo (Suecia), cuentan con la participación de dieciséis países, más de 45 buques, más de 75 aviones y 7.500 personas.

Y, como era de esperar, los ejercicios parecen haber llamado la atención de la otra potencia del Mar Báltico, Rusia. Cuando comenzaron las primeras partes de las maniobras en el mar, se informó que un par de corbetas de la Armada rusa de la clase Karakurt fueron avistadas frente a la costa de Suecia, cerca de Estocolmo, siguiendo a los barcos de la OTAN y de los aliados cuando se dirigían al Báltico.

Aunque no es la primera vez que los buques de guerra rusos vigilan y rastrean los ejercicios BALTOPS, demuestra las capacidades adicionales en las que ha invertido la Marina rusa con su nueva serie de corbetas.

La clase Karakurt, explicada

Diseñados en San Petersburgo por la Oficina Central de Diseño Marítimo de Almaz, estos buques litorales de “aguas verdes” fueron diseñados para complementar las corbetas Buyan-M modernizadas de la Armada rusa. Tanto las corbetas Buyan-M modernizadas como la clase Karakurt forman parte del plan de Rusia para sustituir su pesada y envejecida flota por embarcaciones más rápidas, pequeñas y ágiles.

Las Karakurt están propulsadas por dos motores diesel M-507D-1 y tiene una velocidad máxima de 35 nudos, una autonomía de 2.500 millas náuticas y una resistencia de 12 a 15 días. Es capaz de disparar misiles antibuque P-800 Oniks y misiles de crucero Kalibr desde sus ocho células de lanzamiento vertical. Se cree que su sistema tierra-aire (SAM) Pantsir-M es eficaz contra ciertos aviones y misiles antibuque y de crucero. En particular, puede atacar hasta cuatro objetivos a una distancia de hasta 20 kilómetros.

Además, los informes sugieren que la Armada rusa podría estar explorando la viabilidad de añadir el misil de crucero hipersónico 3M22 Zircon.

Las defensas aéreas de esta corbeta se completan con dos cañones automáticos de seis tubos de 30 milímetros capaces de atacar objetivos a una distancia de hasta cuatro kilómetros. Un cañón automático de doble uso AK-176MA de 76,2 milímetros completa la potencia de fuego del buque.

Rusia ha dicho que espera que hasta dieciocho de las nuevas corbetas de la clase Karakurt estén listas para mediados de la década de 2020. Aunque no está claro cómo afectarán a este calendario las nuevas sanciones internacionales impuestas desde la invasión de Ucrania por parte de Rusia el 24 de febrero, este país ha avanzado bastante en sus objetivos de construcción naval antes del inicio de las hostilidades, produciendo seis nuevas corbetas, muchas de ellas actualmente en servicio. Estos buques se repartirán entre las flotas rusas del Pacífico, el Báltico y el Mar Negro.

La amenaza de la clase Karakurt para los adversarios y posibles adversarios es doble. En primer lugar, el buque es flexible. No sólo está destinado a atacar buques de superficie, sino que también es apto para atacar objetivos costeros. El alcance de sus misiles de crucero ha quedado demostrado por su capacidad para alcanzar, desde el Mediterráneo, objetivos del ISIS en lo más profundo de Siria. Además, como ha dicho el ex jefe del Estado Mayor de la Armada rusa, el almirante Valentin Selivanov, las corbetas operan idealmente desde una situación de emboscada; navegan rápida y sigilosamente fuera de una bahía, disparan una salva de misiles Kalibr y luego se esconden.

Sin embargo, como ha señalado en el pasado el analista militar ruso Michael Kofman, “es cierto que las corbetas pueden mantener en riesgo a la mayor parte de Europa con misiles de crucero. Pero los misiles de crucero convencionales no hacen mucho y harían falta bastantes corbetas para igualar el poder de ataque de un solo destructor estadounidense”.

Hasta que lleguen esas “bastantes corbetas”, parece que la clase Karakurt seguirá comprometida con los ataques a baja escala y con el seguimiento de los ejercicios navales de los aliados de la OTAN.

Alex Betley

5 thoughts on “La corbeta rusa de clase Karakurt sigue a una flota de la OTAN.

  • el 13 junio, 2022 a las 12:55
    Permalink

    Sustituir un barco por otro “más pequeño y ágil” suena a “no tengo dinero para cruceros modernos, tampoco me llega para destructores, así que me tengo que conformar con corbetas”. Como idea, en lugar de 18 de estas, podrían construir 36 OPV, son aún más pequeños… o 3600 barcas hinchables… ¡son ligerísimas!.

    Voy a aplicar el argumento ruso a España y así hacemos lo que hacen ellos (aparentar que son una potencia militar)… No tenemos un portaviones nuclear porque es demasiado grande y poco ágil,,, mucho mejor nuestro Juan Carlos I ¡donde va a parar! ¡No es que no podamos pagarlos!¡Que equivocados estos yankis, que cargan con 90 aviones, con lo “ágil” que resulta embarcar una docena!

    Respuesta
    • el 14 junio, 2022 a las 11:26
      Permalink

      GZ pero tu aun no te enteraste de que no tienen un puerto que este abierto durante los 12 meses sin congelarse, el cual no tenga peligro de quedarse bloqueado por enemigos no? En esas circumstancias tener muchos navios grandes no tiene sentido.

      Respuesta
    • el 14 junio, 2022 a las 13:25
      Permalink

      ¿Tu también eres de lo que crees que España debería tener un porta de 40/45 mil tons. aunque no tengamos ni escoltas ni gente suficiente?. Ya puestos podría además ser ECO movido por hidrógeno porque lo nuclear no es progresista ni inclusivo.

      Respuesta
      • el 14 junio, 2022 a las 14:23
        Permalink

        No, parodiaba a la propaganda rusa, el Juan Carlos I es adecuado para nuestras posibilidades y doctrina de uso, ya que en nuestro caso se trata de proporcionar apoyo aéreo a la BRIMAR, no de proyectar poder aéreo en la otra mitad del planeta. Pensaba que el sarcasmo de mi mensaje era evidente.

        En mi opinión, eso sí, el Juan Carlos I debería tener un segundo buque gemelo, ya sea con el concepto mixto del JCI o como porta VSTOL puro, ya que no tenemos dos brigadas de infantería de marina que transportar, y una hipotética segunda brigada podría embarcar en el Castilla y el Galicia.

        Respuesta
  • el 14 junio, 2022 a las 15:34
    Permalink

    Truthwarrior ¿qué me estás contando sobre hielo?

    1º Rusia tiene base en el Báltico, el Báltico se hiela muy raras veces y solo de forma muy parcial y discontinua. Las corbetas clase Karakurt operan en el Báltico, no están asignadas a la flota del norte, sino al Distrito Militar Oeste. Por cierto, que una corbeta queda tan atrapada en el hielo como un crucero, no vuelan por su superficie, y para eso se inventaron los rompehielos.

    Que por cierto, la Flota del Norte tiene asignados DOS cruceros de la clase Kirov (el 40% de los cruceros disponibles)… pero ni una sola corbeta clase Karakurt…

    La URSS construía cruceros, y el hielo no les importaba mucho, eso en tiempos con un clima más duro. Lo hacía porque podía. Rusia tiene 4, todos heredados de la URSS, ha cancelado todos los planes para construir alguno nuevo y lo más que se ha podido permitir es modernizar el Ustinov; solo por comparar, la USNavy tiene 21. Con estos datos, una noticia sobre corbetas de 800 toneladas…

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.