La crisis de la adhesión a la OTAN pone en riesgo el declive definitivo de la relación entre la Alianza y Turquía.

El rechazo de Turquía a la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN, además de socavar la respuesta de la OTAN a la agresión de Rusia, refleja una ruptura más profunda entre Occidente y Turquía. Esto se manifiesta también en la reciente amenaza de Ankara de expandirse hacia el norte de Siria y en sus sobrevuelos de territorio griego. Por el bien de la Alianza, las respuestas inmediatas son vitales, pero la brecha se agravará a menos que Washington y las capitales europeas trabajen con Ankara para cambiar fundamentalmente su relación. Aunque este cambio es aconsejable desde hace tiempo dada la importancia de Turquía, la amenaza existencial de la agresión rusa tanto para Turquía como para la Alianza lo hace urgente.

Hace un mes, Washington recibió al ministro de Asuntos Exteriores turco, Melvut Cavusoglu, y señaló un nuevo diálogo estratégico bilateral. Esto incluía la posible venta de F-16 a Ankara, poniendo fin simbólicamente a la amarga disputa sobre la compra de misiles rusos por parte de Turquía, y la subsiguiente exclusión de Turquía del programa F-35 por parte de Washington. Turquía también estaba siguiendo un acercamiento análogo con los estados árabes, Israel, Grecia y Armenia, y ahora desempeña un papel central en el conflicto ucraniano proporcionando armas, cerrando el Estrecho a los refuerzos navales rusos y presionando en varios intercambios diplomáticos. Luego, casi de la noche a la mañana, Ankara arremetió contra Finlandia y Suecia, amenazando con bloquear su adhesión a la OTAN si no cortaban sus vínculos reales y supuestos con el PKK, y siguió con las mencionadas amenazas en Siria y la escalada en el Egeo. Como era de esperar, los comentaristas estadounidenses reaccionaron enérgicamente, sugiriendo incluso una vez más la expulsión de Turquía de la OTAN.

Cambio de actitud hacia Turquía

Estos dramáticos giros en la política turca, que han impedido cualquier diplomacia predecible, se han convertido en un sello distintivo tanto del presidente turco Erdogan como del enrevesado sistema político interno de su partido, dependiente de un socio nacionalista extremista. Estos giros también hacen que los esfuerzos por resolver cuestiones como las mencionadas (por no hablar de la desavenencia subyacente entre Ankara y los aliados de la OTAN), sean un esfuerzo de alto riesgo que la mayoría de los líderes occidentales evitan, dando por perdida a Turquía. Pero como ha demostrado Ucrania, Turquía es vital para contener a Rusia, como lo ha sido para la disuasión nuclear de la OTAN, la defensa antimisiles contra Irán, las operaciones en los Balcanes y Afganistán. Es demasiado grande, demasiado importante y, en ocasiones, demasiado problemática como para ignorarla.

Aunque el conflicto de Ucrania está generando ahora enfrentamientos entre Turquía y la OTAN por la adhesión de los países escandinavos, también ofrece una oportunidad para mejorar las relaciones entre ellos. Este conflicto no se parece a nada visto desde finales de los años 30 y la inmediata posguerra, con la propia supervivencia del orden mundial en juego. Ganar este conflicto, manteniendo la supervivencia de Ucrania como estado independiente y disuadiendo de nuevas agresiones rusas, al tiempo que se evita una escalada hacia lo desconocido, es un imperativo categórico que no se había experimentado desde la Guerra Fría. Aunque esto es cierto para el conjunto de la Alianza, es especialmente relevante para Turquía, un Estado en primera línea con una larga historia bajo la presión rusa.

Además, la experiencia demuestra que Turquía puede ser cooperativa. La administración Bush trabajó bien con Turquía en las operaciones contra el PKK, y la administración Obama negoció un despliegue de radares de misiles balísticos antiiraníes de la OTAN. El alto el fuego de 2019 entre Pence y Erdogan en el noreste de Siria aún se mantiene a pesar de las amenazas turcas, y las dos capitales manejaron bien el reconocimiento del genocidio armenio por parte del presidente Biden. E, irónicamente, a pesar de la profunda hostilidad geoestratégica y de los recientes enfrentamientos militares, Rusia y Turquía mantienen unas productivas relaciones a nivel presidencial, en las que Putin, y especialmente Erdogan, suelen seguir el principio de “no sorprender”.

Los turcos entienden que la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN es de vital importancia para un resultado positivo en Ucrania. Saben que reforzaría a Occidente a largo plazo contra la agresión rusa y subrayaría la solidaridad del frente internacional contra Moscú, sin, como admitió Putin, amenazar directamente a Rusia. Pero lo que Ankara quizá no entienda es que su afición a regatear peligrosamente, no sólo sobre la adhesión sino con sus amenazas en el Egeo y en el norte de Siria, socava esa solidaridad y todo el imperativo categórico de contención de Rusia. Turquía sería entonces culpada y probablemente condenada al ostracismo permanente dentro de la OTAN. Así que la pregunta es, ¿por qué sigue corriendo esos riesgos?

Los riesgos de Turquía

Más allá de las dificultades específicas con el presidente Erdogan y sus problemas políticos y económicos internos, hay cuestiones subyacentes que obstaculizan la cooperación, aunque podrían gestionarse si se entendieran mejor. Lo más inmediato son las preocupaciones de Turquía sobre sus problemas de seguridad en el “extranjero cercano” en el Cáucaso, Irak, Siria, el Egeo y el Mediterráneo Oriental que colindan con el acceso de Turquía al mundo. Sobre todo, Turquía ve la insurgencia kurda del PKK como una amenaza existencial. Aunque su terrorismo en Turquía ha sido reprimido en gran medida, tiene grandes bases en Irak y Siria, incluida la rama del PKK YPG que comanda las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) en el noreste de Siria que luchan con el apoyo de Estados Unidos y otros países occidentales contra el ISIS.

Turquía entiende pero no puede aceptar políticamente este apoyo a las FDS, ya que Ankara teme que un día los estadounidenses se vayan y las FDS se vuelvan contra Turquía. Asimismo, considera que la afirmación por parte de Grecia de posiciones jurídicamente injustificadas en el Egeo y el Mediterráneo oriental impide el acceso de Turquía a las riquezas submarinas y, eventualmente, incluso a las comunicaciones aéreas y marítimas internacionales. Por último, ve a Armenia como un obstáculo para su alianza con Azerbaiyán, con importantes beneficios energéticos y de seguridad, y lazos lingüísticos y étnicos.

Para empeorar las cosas, los turcos, basándose en sus experiencias de gran potencia del siglo XIX, temen que poderosos enemigos reales o potenciales exploten estos peligros cercanos al exterior. Señalan aquí no sólo el apoyo ruso a Armenia, sino la colaboración iraní con elementos del PKK en Irak y Siria. También consideran que los acuerdos militares de EE.UU. y otros países occidentales, especialmente Francia, con Atenas van dirigidos a ellos, citando las críticas de Washington y París a las acciones de Turquía mientras ignoran los pecados griegos (sus tropas en las islas del Egeo desmilitarizadas en varios tratados, las reivindicaciones ilegítimas del espacio aéreo y las disposiciones del Derecho del Mar impuestas a la Turquía no signataria).

Estas cuestiones de seguridad cercanas al exterior son anteriores a Erdogan y están muy arraigadas en la política exterior turca y en el sentimiento popular, pero debido a la forma a menudo irritante en que Ankara presenta incluso argumentos razonables, Washington y las capitales europeas las desestiman o menosprecian.

Este problema se ve agravado por las dificultades de Washington, que entiende que si quiere que los Estados apoyen su agenda de seguridad global contra Rusia o China, tiene que tomarse en serio las preocupaciones de seguridad inmediatas de esos Estados. Esto incluye no sólo a Turquía, sino también, por ejemplo, a Arabia Saudí y los EAU con los Houthis respaldados por Irán en Yemen. Además, los oponentes cercanos de Turquía, el movimiento PKK, Grecia y Armenia, tienen fuertes grupos de presión de la diáspora en Estados Unidos y Europa Occidental que efectivamente presentan a Turquía como un enemigo eterno independientemente de las políticas de Ankara, incluso las que a veces acomodan los intereses kurdos, griegos y armenios.

Por último, la consecución de acuerdos productivos y transaccionales entre Ankara y el resto de Occidente, como los citados anteriormente, se ve socavada por el pensamiento de “banda de hermanos” en todas las capitales relevantes. El compromiso, el regateo y el simple hecho de decir que no, elementos básicos de la mayoría de la diplomacia, suelen considerarse por todas las partes como una traición a la solidaridad de la OTAN, a los valores occidentales y a las contribuciones y sacrificios del pasado. La mayoría de las reuniones bilaterales con Ankara comienzan con una larga recitación de lo que el otro está haciendo mal, con la ingenua expectativa de que el otro, si se le arenga lo suficiente, dejará de hacer cosas realmente importantes para él, como que Ankara mantenga una relación compleja con Rusia o que Washington luche contra el ISIS con cualquier socio que funcione.

Un nuevo rumbo

El primer paso para salir de este dilema es que todas las partes reconozcan que, con la agresión rusa, se enfrentan a una situación internacional única que requiere la subordinación de todas las demás prioridades al objetivo principal. Ese tipo de sabiduría, conocida por Churchill, Roosevelt, Truman, los planificadores militares y, de forma perversa, Putin, se ha desvanecido en gran medida en Occidente desde 1989, sustituida por lo que se ha convertido en el pensamiento convencional de la política exterior: nada es crítico y compiten por consideración innumerables factores, por ejemplo, morales, ideológicos, humanitarios, domésticos, de seguridad, de alianza, económicos, personales o, normalmente, alguna triangulación de ellos.

En el impasse entre Turquía y la OTAN, este pensamiento convencional anima a los Estados, zarandeados por diversos intereses y voces negativas hacia Turquía, a tratarla como un miembro de segunda clase y sospechoso de la alianza, mientras se beneficia de sus extraordinarias contribuciones a la OTAN. Pero el pensamiento convencional también empuja a Ankara, con sus presiones internas, a ver la crisis ucraniana simplemente como otra oportunidad para extorsionar a Europa sobre el estatus de segunda clase de Turquía, la adhesión a la UE, la venta de armas y cuestiones específicas como el PKK y el Egeo. Por tanto, ambas partes deben dar prioridad a contener enérgicamente a Rusia, buscar acuerdos transaccionales en aquellos asuntos entre ellos que puedan resolverse, e ignorar los demás. En resumen, aceptar a los socios como son, no como deberían ser.

El reto inmediato es la adhesión a la OTAN. Aquí Turquía tiene que pestañear primero y reconocer que lo que está en juego, no sólo detener a Rusia sino preservar sus propias relaciones con la OTAN, requiere aceptar la mitad del pan (no siempre un rasgo del gobierno de Erdogan). No puede esperar que Suecia y Finlandia extraditen a personas a un Estado cuyo sistema jurídico está sometido a continuas críticas internacionales, ni que esos países silencien la libertad de expresión, incluso cuando ésta simpatiza con la causa terrorista del PKK. También debería aceptarse que, aunque la lucha contra el PKK es realmente importante para la seguridad turca, sigue siendo secundaria frente al avance de Rusia en sus fronteras.

A cambio, Suecia debería levantar su prohibición de venta de armas a Turquía (y el Congreso de EEUU lo mismo con su prohibición informal, que ahora afecta a la venta de F-16). Finlandia y especialmente Suecia, dada su larga afinidad con los movimientos de “liberación nacional”, deberían cortar los contactos oficiales con el PKK y sus frentes, volver a comprometerse con el Acta Final de Helsinki sobre la no injerencia en los asuntos internos de otros y dar garantías de que cooperarán en la OTAN en cuestiones importantes para Turquía.

Los socios de Turquía deberían seguir aconsejándola contra una nueva incursión en el norte de Siria. Pero si Turquía se compromete a atacar sólo a los elementos del PKK al oeste del Éufrates, lejos de las fuerzas estadounidenses y del esfuerzo principal contra el ISIS, las objeciones de Washington deberían ser silenciadas. Del mismo modo, los socios deberían instar a Turquía a dejar de sobrevolar el territorio griego, pero al mismo tiempo hablar de las políticas griegas provocadoras.

Si bien estas medidas pueden gestionar las crisis inmediatas que Turquía ha lanzado, la solución a más largo plazo, pasar a una relación transaccional, necesita un liderazgo estadounidense del más alto nivel. En primer lugar, una relación de este tipo requiere tratar con Erdogan; si Putin puede hacerlo con un oponente geoestratégico, por qué no pueden hacerlo los líderes estadounidenses y europeos con un aliado, aunque sea difícil, dado lo que está en juego. En segundo lugar, EE.UU. necesita a alguien de muy alto nivel que complemente al embajador estadounidense como líder del expediente turco de la administración, no para comunicarse con los turcos, sino para acorralar al indisciplinado mundo político oficial y no oficial de Washington. Ese mundo puede torpedear cualquier esfuerzo de política exterior, pero hacerlo con respecto a Turquía es un juego de niños en ausencia del compromiso presidencial y de un defensor de Washington.

Sin embargo, nada de eso cambiará a menos que los líderes de Turquía reconozcan que deben cambiar algunas políticas y, más aún, las actitudes hacia sus aliados de la OTAN, que en este momento son todo con lo que Turquía puede contar ante una amenaza existencial de Rusia.

James F. Jeffrey

18 thoughts on “La crisis de la adhesión a la OTAN pone en riesgo el declive definitivo de la relación entre la Alianza y Turquía.

  • el 19 junio, 2022 a las 00:27
    Permalink

    Turquia tiene una amenaza existencial por parte de Rusia??? no se lo que se fuma este tio, pero es de lo mejorcito.

    Respuesta
    • el 19 junio, 2022 a las 13:27
      Permalink

      Truthwarrior, si existe un país en el mundo del que no hay que fiarse ese es Rusia.
      ¿Cuantas veces repitieron que no iban a invadir Ucrania y que todo era una “paranoia” de occidente?

      Respuesta
  • el 19 junio, 2022 a las 10:22
    Permalink

    Turquía juega sus cartas. Ahora está tensando para maximizar lo que pueda sacar. Turquía sabe que es necesario en el escenario ucraniano, por ejemplo la salida del cereal. Quizás veamos armas turcas donadas a Ucrania para ganarse el favor de EE.UU.. No olvidemos que Turquía tiene muchos Leopard que podría dar a Ucrania. Hay varios contratos militares importantes para Turquía ahora en curso: F-16, tanque Altay,…. Durante estos meses veremos tira y afloja.

    Respuesta
    • el 19 junio, 2022 a las 13:44
      Permalink

      Turquí posiblemente tenga mejores cartas que España, pero, sobre todo, tiene la voluntad de jugarlas.

      ¿Vamos a aceptar que Suecia y Finlandia entren en la OTAN sin que nuestro territorio completo (Ceuta y Melilla) estén protegidos por el tratado? ¡Hay que oponerse! (Yo quiero que ambos entren en la OTAN, sobre todo Finlandia, que es UE. Pero si nosotros nos adecuamos a ellos, lo lógico es que el resto de los países también se adecúe a nosotros. Porque no hay que olvidar que los departamentos franceses en Argelia, esos que ya no existen, sí que están recogidos en el tratado).

      Pero Pedro Sánchez no se atreverá a decir ni mu, so riesgo que se filtre lo que encontraron en su móvil.

      Respuesta
      • el 20 junio, 2022 a las 15:54
        Permalink

        Suecia también está en la Unión Europea…entre los 3 países escandinavos se dan todas las posibilidades…
        -Suecia: está en la UE (sin €) pero no en la OTAN.
        Finlandia: está en la UE (con €) pero no en la OTAN.
        -Noruega: no está en la UE pero si en la OTAN.

        Respuesta
  • el 19 junio, 2022 a las 16:27
    Permalink

    Solo Turquía, Arabia Saudi y otros análogos tienen derecho a tener preocupaciones de seguridad. Si otro país, justo el mas grande de Eurasia y superpotencia nuclear, manifiesta también preocupaciones de seguridad, le damos portazo priorizando el principio de puertas abiertas de la Otan. La Otan crea el problema… la Otan se erige en la solución. Putin revitalizo la Otan, una forma de verlo, otra que en Washington no dan puntada sin hilo y no cejan en su empeño de ampliar su organización militar hasta provocar una ruptura en la que ya sabemos que lado del mundo sale más fortalecido y cuál tiene que pagar con los platos rotos.

    Respuesta
  • el 19 junio, 2022 a las 16:34
    Permalink

    No acabo de entender qué se le debe a Turquía. Solicitud de entrada en la UE que solo ha sido pospuesta mientras no se respeten los derechos humanos, a lo que el régimen de Erdogan respondió con un endurecimiento de las leyes y una depuración de todo el funcionariado no adepto. Kurdos y armenios masacrados a lo largo del siglo XX. Conflicto abierto con Grecia por Chipre, con una escalada de armamentos descomunal entre dos miembros/socios de la OTAN. España envía su armamento a proteger las fronteras otomanas en virtud de no sé qué firma de pacto que no nos beneficiará a la hora de defender nuestras islas y plazas fuertes de forma recíproca… La conclusión es relativamente simple.

    Respuesta
    • el 19 junio, 2022 a las 23:28
      Permalink

      “Kurdos y armenios masacrados a lo largo del siglo XX.”

      Por esa regla, habrá que expulsar a Alemania de la UE primero, ¿no? Lo digo porque esa masacre de los armenios se produjo en la I GM, si mal no recuerdo, con el beneplácito del emperador alemán. Y también por las masacres cometidas por la Alemania nazi, claro.

      Hablas del Siglo XX. ¿Revisitamos las masacres perpetradas por otros países, incluyendo, por ejemplo, aquellas de las que son responsables los británicos?

      En cuanto al conflicto con Grecia por Chipre, ¿quién es el bueno y quién es el malo realmente? (Si es que hay buenos y malos).

      En cuanto a la OTAN, Turquía es uno de los primeros miembros.

      Respuesta
      • el 23 junio, 2022 a las 09:45
        Permalink

        A Alemania se la castigó. Lo del Kurdistán sigue ahí, además. No entro en quién es bueno o malo en el conflicto de Chipre, simplemente lo señalo.
        URSS/Rusia también fue de los fundadores de la ONU, por paralelismos…

        Respuesta
  • el 19 junio, 2022 a las 16:56
    Permalink

    Que desastre es esa OTAN , va a llevar a europa a la edad media y el desprestigio
    tan productiva cuando estaba Angela Merkel

    Respuesta
    • el 19 junio, 2022 a las 23:08
      Permalink

      Juan Sánchez, preocúpate de lo que ocurre en tu República Bananera que seguro que sí que andará cerca de la Edad Media.

      Respuesta
  • el 19 junio, 2022 a las 17:26
    Permalink

    Turquía hace 19 años que solicitó entrar en la Union Europea y hace 19 años que se le está dando largas, claro que juega sus cartas.
    Suecia y Finlandia claro que entrarán, pero los turcos no son tontos y ven una oportunidad de conseguir algo a cambio.

    Respuesta
  • el 19 junio, 2022 a las 18:16
    Permalink

    Donde quedó el lema de ataturk,,,paz para Turquía paz para el mundo, separación de la religión islámica de los asuntos del estado,,,este señor juega el juego del fanatismo político religioso, bien es cierto que eso a la OTAN no le preocupa, pero tarde o temprano hay que agarrar el toro por los cuernos y darse cuenta que los valores de unos y otros son como el agua y el aceite… Dios ama a los hombres libres, no a los sátrapas

    Respuesta
    • el 19 junio, 2022 a las 19:30
      Permalink

      Pues Ataturk bien que se kurtio en sangrientas batallas contra británicos en Galipolli o expulsando la ocupación griega de la costa oeste de Anatolia, y fue el movimiento secular nacionalista de jóvenes turcos quien perpetró las masacres contra los armenios. El fanatismo ya está presente en la mayoría del espectro cultural del orbe, todo se radicaliza no solo las religiones, ideologías, feminismos, veganismos, supremacismos, terraplanistas, ciclistas XD, revisionistas, etc etc… cualquier día el primer llanto de un neonato va a ofender a algún colectivo. Para mí parece que no quedan ni sartrapas ni hombres libres, la pugna de hoy ha quedado entre autócratas y globalistas, los viejos dictados y convencionalismos nos nublan la percepción, aún no somos conscientes realmente de que mundo en el que vivimos es una olla a presion a punto de reventar.

      Respuesta
  • el 19 junio, 2022 a las 19:27
    Permalink

    Creo que muchos paises que no tienen tanto peso se aprovechan de la situacion a la minima oportunidad ,es su estrategia pero llega un punto que esto no aceptable ya que lo hacen sistematicamente , para que la OTAN funcione tiene que ser un conjunto unico ,sin fisuras y con una solucion comun y respuesta unitaria .

    Esto que estoy diciendo es muy dificil , los intereses personales de cada pais influyen mucho y cada uno juega sus cartas pero si antes del conflicto de Ucrania , se decia que la OTAN estaba acabada , esto no ayuda para nada.

    Respuesta
  • el 20 junio, 2022 a las 07:44
    Permalink

    Turquia fuera de la OTAN ya que se vaya con los rusos y chinos, mientras super armamos Grecia!

    Respuesta
    • el 20 junio, 2022 a las 14:41
      Permalink

      ¿Los vas a super armar con tu dinero?
      ¿Los vas a super armar para que entren en guerra con Turquía? ¿Y luego vas a acudir tú, en persona, a defender a Grecia, que sería parte de la OTAN?

      De verdad, deberías pensar un poco acerca de las consecuencias de lo que propones.

      Respuesta
  • el 20 junio, 2022 a las 11:37
    Permalink

    La respuesta de Turquía es coherente con respecto al ingreso de Suecia (no tanto el caso de Finlandia).
    Se debe recordar que el PKK es un grupo terrorista-separatista kurdo que ha causado muchos muertos militares, policiales y civiles y al que Suecia le da apoyo.
    Era como cuando Francia, Bélgica y Suecia daban apoyo a los terroristas-separatistas de ETA y sus sanguinarios atentandos en España.
    Actualmente España debería hacer lo mismo que Turquía y exigir en la OTAN tres cosas:
    – Integrar Ceuta y Melilla dentro del marcó OTAN y, junto a Canarias, darle una sería advertencia de que nunca apoyarán a Marruecos en sus pretensiones.
    – Exigir que Bélgica deje de apoyar los golpistas-separatistas catalanes y a los terroristas-separatistas de ETA.
    – Impedir que Gran Bretaña, mediante la política de hechos consumados, se apropie de nuestras aguas territoriales de la Bahía de Algeciras.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.