La empresa turco-qatarí BMC se enfrenta a problemas de liquidez.

El principal fabricante de vehículos blindados BMC, una empresa turco-qatarí, está atravesando problemas de liquidez tras un reciente cambio de propiedad, según han informado medios locales.

La empresa, que tiene en cartera un contrato multimillonario para fabricar el Altay, el primer carro de combate autóctono de nueva generación de Turquía se encuentra en una etapa de contracción de escala desconocida, según dijeron fuentes de la empresa, que hablaron bajo condición de anonimato al comentar detalles internos.

Un representante sindical dijo que algunas unidades de producción pasaron de tres turnos al día a un solo turno. BMC también ha dejado de producir su camión civil Tuğra.

La construcción de una gran unidad de producción en Karasu, Sakarya, en el noroeste de Turquía, se detuvo por razones financieras. Los subcontratistas se quejan de facturas impagadas.

Un funcionario de BMC echó la culpa al enorme stock de deuda de la empresa en el momento de la adquisición. “Nos hicimos cargo de un stock de deuda que se ha convertido en un reto para gestionar”, dijo. “La empresa necesita nuevos y cuantiosos contratos”.

BMC tiene un historial políticamente controvertido. En 2014, la empresa Es Mali Yatırım Danışmanlık, del empresario Ethem Sancak, compró BMC, entonces un fabricante de vehículos blindados con problemas, por 350 millones de dólares. BMC había sido embargada por el fondo bancario del gobierno por las deudas impagadas de su antiguo propietario por valor de 75 millones de dólares.

Sancak, un estrecho colaborador del presidente Recep Tayyip Erdoğan, formó parte de los principales consejos de administración del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdoğan. Talip Öztürk, pariente lejano de Erdoğan, invirtió 100 millones de dólares en BMC para asociarse con Sancak.

Erdoğan también medió en un acuerdo en el que un fondo qatarí invirtió 300 millones de dólares para comprar una participación del 49,9% en BMC. Sancak pasó a poseer el 25% de BMC y ya había recaudado 50 millones de dólares netos para toda la empresa.

En un movimiento muy controvertido, el gobierno de Erdoğan asignó un terreno público en Karasu, Sakarya a BMC para que se utilizara en las futuras inversiones de la empresa. Posteriormente, BMC derrotó a dos rivales locales y obtuvo un contrato estratégico para la producción inicial de un lote de 250 tanques Altay. Fuentes de la industria de la defensa estiman que el contrato de Altay, que incluye unas 1.000 unidades, asciende a unos 11.000 millones de dólares.

En mayo de 2018, el gobierno concedió a BMC 1.400 millones de liras turcas (unos 250 millones de dólares) de incentivos a la inversión para el programa Altay, incluyendo recortes fiscales, reducciones de las primas de las pensiones, energía subvencionada y prebendas. El gobierno también asignó, en un acuerdo gratuito, una fábrica de producción y mantenimiento de tanques militares en Arifiye, cerca de Estambul, a BMC. La empresa sólo estaba obligada a invertir 50 millones de dólares a cambio de un derecho de explotación de la planta de Arifiye durante 25 años. Los partidos de la oposición turca querían una investigación parlamentaria sobre la historia de BMC, pero el esfuerzo fue rechazado por el AKP de Erdoğan.

Basándose en los ingresos de defensa de 2020, BMC ocupó el puesto 89 en la clasificación anual Top 100, con el equivalente a unos 533 millones de dólares.

En mayo de 2021, Sancak y Öztürk vendieron su participación del 50,1% en BMC a un productor de acero turco, Tosyalı Holding, por 480 millones de dólares.

Tosyalı Holding es un importante productor de hierro y acero, que también tiene estrechos vínculos con Erdoğan. Tosyalı opera tres instalaciones en tres continentes y produce seis millones de toneladas de acero al año. La empresa emplea a más de 10.000 personas. Sus otros intereses comerciales incluyen la explotación marítima, portuaria, el comercio exterior y la generación de energía.

El programa Altay también tiene sus propios problemas. Se ha enfrentado a importantes retrasos debido a la imposibilidad de acceder a componentes importantes como el motor, la transmisión y el blindaje. En marzo, BMC estaba en conversaciones para firmar dos acuerdos estratégicos con dos empresas surcoreanas para trabajar conjuntamente en un paquete de energía para el tanque de nueva generación. Según los acuerdos, los fabricantes surcoreanos Doosan y S&T Dynamics suministrarían el motor y el mecanismo de transmisión del Altay.

“Todavía estamos en conversaciones… hasta ahora no hemos podido llegar a un acuerdo”, dijo el funcionario del BMC.

Burak Ege Bekdill

8 thoughts on “La empresa turco-qatarí BMC se enfrenta a problemas de liquidez.

  • el 18 octubre, 2021 a las 11:59
    Permalink

    Todo queda en la familia. Es lo que tienen los gobiernos autoritarios. De todas formas tiene merito querer construir un carro de combate sin tener el motor, la transmision ni el blindaje. Supongo que el resto de elementos tampoco los tienen.

    Respuesta
    • el 18 octubre, 2021 a las 12:25
      Permalink

      Pues eso mismo hasta ahora utlilizan la barcaza de los Leopard 2 mas antiguos, el cañon canibalizado, los motores y cajas de cambio son de Corea del Sur, los elementos que no les valen a los K2 surcoreanos que han tenido que tirar de MTU para los motores y de Renk para las cajas de cambio. Pero esa puerta la tiene cerrada Turquia la de los elementos alemanes.
      El movimiento de Turquia es logico no quiere que le pase lo mismo que a Iran que de un dia para otro se quedaron fuera de los mercados. Como Turquia va en el mismo camino que Iran pues antes de que no pueda comprar una tuerca en el mercado internacional voy hacer acopio de tecnologia y a desarrollar productos y asi veo hasta donde llego y lo compro y asi cierro el programa.

      Respuesta
    • el 18 octubre, 2021 a las 12:58
      Permalink

      … pues eso que tú dices se llama Triciclo…

      Respuesta
    • el 18 octubre, 2021 a las 17:39
      Permalink

      País fantoche e insignificante tanto en economía como en industria , tecnología militar , por eso Erdogan quiere ayuda rusa en motores , etc…

      Respuesta
  • el 18 octubre, 2021 a las 13:01
    Permalink

    Ya me parecía a mi que en Turquía iban a acabar así tarde o temprano (bien empresas, bien el estado; o todos a la vez). Se veía venir…
    Lo dice el refrán: “El que mucho abarca, poco aprieta”.

    Respuesta
    • el 18 octubre, 2021 a las 15:32
      Permalink

      Tan bien hay otro refrán que dice “poco a poquito se va andando el camino”. Es posible que esta empresa quiebre, pero si Erdogan sigue poniendo dinero tarde o temprano aprenderán a hacer motores, transmisiones, blindajes y lo que haga falta.

      Respuesta
      • el 18 octubre, 2021 a las 19:13
        Permalink

        O no Corea del Sur tienen pasta para aburrir, no te digo que tanta como España y Turquia juntas pero en menos de una decada si, y al final han tirado de motores MTU y cajas de cambio Renk ambos alemanes y los motores y cajas de cambio coreanas al final han desistido y no las van a montar por fiabilidad. Eso si la pasta la van a recuperar se lo van a vender a Turquia el bloque motor caja de cambios que a ellos no les vale. Así que la pasta no te da todo. China lleva años pegandose con los motores para sus cazas y no tienen nada del nivel de los EJ200, Snecma M88, F119 o los F135 o incluso los F414. Y pasta meten a capazos dinero que no ve Turquia toda la industria de Turquia en una decada la mete China en un año solo para el desarrollo de los turbofan y no hay manera se acercan pero todavia no tienen algo potente, fiable y con un consumo por empuje similar a los motores occidentales.

        Respuesta
  • el 19 octubre, 2021 a las 12:40
    Permalink

    Los mangoneos del Sultán y su familia, mordidas en todos los contratos, en todos los negocios y en todo los que se mueve en ese bellísimo país, pobres turcos, si Ataturk levantara la cabeza.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.