La feria de la industria de armas de Eurosatory expone armas de unos 60 países.

La demanda de armas aumenta mientras los países incrementan su producción para enviar municiones a Ucrania y aumentar su propio arsenal.

Junto al stand de Ucrania en la mayor feria de armas del mundo para fuerzas terrestres, el fabricante estadounidense Lockheed Martin exhibe con orgullo su misil antitanque Javelin como un hermano mayor que protege a su hermano menor.

El arma ha sido clave para la defensa de Kiev contra la invasión de Moscú, y mientras Francia acogía el bazar anual de armas de Eurosatory, el simbolismo no pasó desapercibido para algunas de los miles de personas que fabrican, compran y utilizan armas avanzadas.

Un tanque Panther KF51 fabricado por Rheinmetall se exhibe en la feria internacional de defensa y seguridad Eurosatory.

“Este año todo gira en torno a Ucrania. La guerra es buena para el negocio, pero no es algo que me alegre”, dijo un fabricante de Europa del Este bajo condición de anonimato.

La exposición, que regresa tras un paréntesis de Covid-19, está repleta de armamento procedente de unos 60 países, incluidos tanques, vehículos blindados, material antidisturbios y vitrinas repletas de armas y munición.

Un cañón de 105 mm remolcado ligero 105 LG1 fabricado por Nexter se exhibe en la feria internacional de defensa y seguridad Eurosatory.

Este año, el segundo mayor exportador de armas del mundo está ausente: tres fabricantes rusos iban a asistir, pero se retiraron. Mientras tanto, entre los 1.700 expositores, el número de stands de algunos países bálticos y de Europa del Este se ha duplicado o triplicado.

Muchos de los asistentes hablaron de un aumento masivo de la demanda a medida que los países aumentan la producción, tanto para enviar municiones a Ucrania como para reforzar sus propios arsenales.

Un vehículo blindado ligero Scarabee 4×4 desarrollado por Arquus se exhibe en la exposición internacional de defensa y seguridad Eurosatory.

“Francia ha entrado en una economía de guerra”, dijo ayer el presidente Emmanuel Macron en la inauguración de la feria de armas, pidiendo que las potencias europeas aprendan de sus errores del pasado y desarrollen la industria de defensa entre ellas.

“Tenemos que ir mucho más lejos, mucho más rápido y con más fuerza porque la geopolítica lo dicta”.

Varios fabricantes dijeron a Reuters que había escasez de capacidad, sobre todo en Europa, que durante años ha dependido de las armas importadas, especialmente de las estadounidenses. Algunos proveedores dijeron que no podrán ponerse al día con la demanda para armar a Ucrania hasta 2024-2025.

Un tanque de batalla Leclerc XLR fabricado por Nexter se exhibe en la feria internacional de defensa y seguridad Eurosatory.

Elie Tenenbaum, director del Centro de Estudios de Seguridad del Instituto de Relaciones Internacionales, con sede en París, afirmó que las fuerzas armadas de Ucrania utilizan ahora más munición en un día que la que la industria armamentística europea podría producir en un mes.

“Ahora tenemos una industria de defensa europea que no está preparada para la guerra que vemos en Ucrania”, dijo.

La falta de capacidad de producción tanto de Ucrania como de Rusia podría acabar frenando el ritmo del conflicto, añadió.

Subrayando esa urgencia, el periódico Le Monde informó el lunes que las autoridades francesas estaban estudiando una legislación para requisar fábricas civiles con el fin de aumentar la capacidad de fabricación de armas.

Reuters

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.