La Fuerza Aérea China continúa aumentando el número de bombarderos.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos continúa reduciendo sus bombarderos más antiguos. Por contra, la fuerza aérea china los está añadiendo. Ese desajuste podría pesar en las prioridades presupuestarias de la USAF bajo la administración entrante del presidente electo Joe Biden.

Sólo tres países tienen bombarderos. La fuerza aérea rusa tiene 135 Tu-22, Tu-95 y Tu-160. La Fuerza Aérea de EE.UU. opera 156 B-1, B-2 y B-52. La flota de bombarderos de China es mucho más grande. Según un nuevo recuento del observador aéreo Thomas Shugart, la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China posee hasta 231 H-6.

Y de los tres países, sólo China está construyendo nuevos bombarderos. Es cierto que Rusia está reconstruyendo muchos de sus bombarderos y que la Fuerza Aérea de Estados Unidos está a punto de empezar a adquirir los nuevos bombarderos sigilosos B-21. Pero Pekín tiene la ventaja de una línea de producción caliente que produce a un gran ritmo nuevos aviones.

Según el recuento de Shugart, la PLAAF ha añadido unas tres docenas de copias mejoradas de H-6 del Tu-16 soviético bimotor en sólo dos años. La flota de bombarderos chinos ahora incluye varias variantes del H-6, incluyendo el portamisiles anti-buque H-6J, el porta misiles de ataque terrestre H-6K y el nuevo H-6N, que puede ser reabastecido en el aire y podría llevar un nuevo misil hipersónico.

Shugart vio H-6s y no menos de 10 bases. “Estoy seguro de que todo esto es normal, cosas en una nación con una economía en crecimiento y algunas tensiones locales con sus vecinos”, tuiteó Shugart sarcásticamente.

Para ser justos, el H-6 es más pequeño y menos sofisticado que los bombarderos de Estados Unidos. La mayoría de los H-6 carecen de equipo de reabastecimiento aéreo y, por lo tanto, sufren serias limitaciones de alcance que no son un problema para los bombarderos estadounidenses, todos los cuales son reabastecidos en vuelo. Los H-6 con sus bultos, protuberancias y materiales convencionales son decididamente poco sigilosos, especialmente si se les compara con los B-2 y B-21.

Aun así, los H-6 juntos representan la segunda o tercera fuerza de ataque aéreo de largo alcance más potente del mundo. Y eso podría ser un factor importante para la Fuerza Aérea de los EE.UU.

La US Air Force ha planeado comprar al menos 100 B-21 para volar junto a los 74 B-52 con motores nuevos hasta el 2050. Pero la flota de bombarderos americanos probablemente se reducirá antes de que vuelva a crecer. La USAF está pidiendo al Congreso que le permita enviar 17 de los B-1 más gastados al cementerio en 2021.

Antes de que la PLAAF añadiera docenas de nuevos H-6, la USAF ya estaba considerando pedir a los legisladores más de un centenar de B-21. Si la rama voladora de EE.UU. pretende igualar la propia fuerza de bombarderos de China, necesitará al menos 160 de los nuevos bombarderos de sigilo.

David Axe

5 thoughts on “La Fuerza Aérea China continúa aumentando el número de bombarderos.

  • el 17 noviembre, 2020 a las 04:53
    Permalink

    La chatarra china, sino la rusa en su maxima expresion.

    Respuesta
  • el 17 noviembre, 2020 a las 12:34
    Permalink

    Los bombarderos chinos son obsoletos, China sigue en muchos de sus planteamientos la antigua estrategia soviética de tener cantidades enormes de material aunque sea desfasado y poco eficaz. Ganar por abrumadora superioridad en número…

    Respuesta
  • el 17 noviembre, 2020 a las 15:41
    Permalink

    En fin… los chinos es todo volumen… deben tener una gran cantidad de pilotos… los que no se van a ir al sector privado…

    Respuesta
  • el 17 noviembre, 2020 a las 16:56
    Permalink

    Más cascajos chinos para derribar como moscas.

    Respuesta
  • el 17 noviembre, 2020 a las 19:37
    Permalink

    Durante muchas décadas los H-6 (Tu-16 fabricados bajo licencia por Xian) fueron bombarderos horizontales convencionales o nucleares de largo alcance; esto implicaba sobrevolar el objetivo y arrojar la carga bélica y asumir todos los peligros y riesgos de la misión. La aparición de misiles AS/AB de desarrollo indígena a partir de los años ’90 en adelante significó asimismo la fabricación de versiones capaces de utiizarlos, disminuyendo los riesgos e incrementando la precisión de los ataques. Especialmente importante ha sido la posibilidad de realizar ataques navales con misiles AB, contribuyendo especialmente a la estrategia A2/AD en el mar de China meridional (desde inicios de los años ’80 apareció la versión H-6D, equipada con dos misiles C-601, una versión china del SS-N-2 Styx). La versión H-6N ampliará el radio de acción o la autonomía de las patrullas antibuque. Los misiles hipersónicos pueden contribuir generosamente a la capacidad de combate chino. Asimismo existen versiones tanqueras y se ha desarrollado recientemente una versión de lucha EW. En definitiva, los H-6 no son unidades de primera línea de combate, pero aún cumplen un importante servicio para el PLAAF/PLANAF.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com