La fuerza aérea ucraniana crece. Parece que alguien ha donado a Kiev más MiG-29.

Sorprendentemente, teniendo en cuenta las probabilidades en su contra, los aviadores ucranianos tienen hoy más cazas operables que a principios de abril, según el portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, John Kirby.

Las fuerzas aéreas de Kiev tienen “más aviones de combate operables que hace dos semanas”, dijo Kirby a los periodistas el martes.

Las donaciones de aviones, y de piezas de aviones, lo hicieron posible. “Sólo diría, sin entrar en lo que otras naciones están proporcionando, que han recibido plataformas y piezas adicionales para poder aumentar el tamaño de su flota”, señaló Kirby.

No es difícil adivinar a qué se refería Kirby. Los gobiernos de Bulgaria, Polonia y Eslovaquia señalaron hace semanas su disposición a transferir a Ucrania viejos MiG-29 o repuestos para los mismos.

A pesar del doble lenguaje diplomático, probablemente destinado a aislar a los países de las represalias rusas, parece que algunos de los tres posibles donantes, o todos ellos, entregaron fuselajes o piezas.

La gran pregunta es en qué condiciones se encontraba el ejército del aire de Kiev cuando llegaron los nuevos aviones. Si la fuerza aérea ucraniana sigue perdiendo aviones a un ritmo elevado, los refuerzos podrían no durar mucho.

El bimotor supersónico MiG-29 era el tipo más numeroso de la fuerza aérea de preguerra. Hasta 70 MiGs equipaban tres brigadas en tres bases con seis escuadrones, entre ellas: una brigada en cada una de las regiones del oeste, centro y sur de Ucrania.

Los cazas Su-27, los aviones de ataque Su-25 y los bombarderos Su-24 constituían el resto del inventario de aviones de guerra ucranianos, que era de unos 125 aparatos aptos para volar cuando Rusia atacó la noche del 23 de febrero.

Los escuadrones ucranianos se instalaron en pequeños aeródromos o incluso en carreteras -en su mayoría, si no en su totalidad, al oeste del río Dniéper- y sobrevivieron a los primeros ataques aéreos y a las descargas de cohetes rusos. Los pilotos ucranianos entraron rápidamente en acción, enfrentándose a los aviones rusos y bombardeando las formaciones rusas en tierra.

Las pérdidas aéreas de Kiev fueron graves en esos primeros días. Los defensores del aire rusos derribaron un par de Su-25 ucranianos en el lapso de un minuto cerca de Kherson, en el sur de Ucrania, matando a ambos pilotos. Una batería de misiles de largo alcance rusa derribó un Su-27 ucraniano que patrullaba sobre Kiev, matando al piloto.

En 54 días, los rusos han derribado no menos de 15 aviones ucranianos que los analistas pueden confirmar visualmente. Ese total verificado incluye cuatro MiG-29. Las pérdidas reales son sin duda mayores.

Los derribos no cuentan toda la historia, por supuesto. Las fuerzas rusas también han atacado instalaciones de apoyo. El 18 de marzo, misiles de crucero rusos dañaron la Planta Estatal de Reparación de Aviones en Lviv, en el oeste de Ucrania. Esa instalación revisa los MiG-29.

Moscú también está atacando las reservas de combustible de Kiev. “Los rusos apuntan continuamente a los depósitos de combustible de las principales bases aéreas ucranianas con sus misiles balísticos”, escribió Tom Cooper, autor y experto en el ejército ruso.

El resultado fue una erosión constante de la flota de cazas volables de Ucrania. En la cuarta semana, los escuadrones ucranianos sólo lanzaban de cinco a diez salidas diarias, frente a las 200 o más salidas que la fuerza aérea rusa era capaz de montar en Ucrania o sus alrededores. “Cada vez que vuelo, es para un combate real”, dijo Andriy, un piloto ucraniano de Su-27, a The New York Times. “En todos los combates con aviones rusos no hay igualdad”.

La minúscula flota de bombarderos ucraniana, que antes de la guerra operaba apenas una docena de Su-24, fue la que más sufrió. Tras unas pocas misiones verificables al principio de la guerra y al menos tres derribos confirmados, la fuerza de bombarderos aparentemente dejó de volar. Esto es, si la ausencia total de menciones en los medios de comunicación era una indicación.

Los escuadrones de MiG, con su mayor número, pueden soportar más pérdidas durante más tiempo. Ayuda el hecho de que los MiGs vuelan principalmente en misiones de defensa aérea, muchas de ellas sobre regiones en las que las fuerzas ucranianas siguen teniendo el control total. Sus pilotos no tienen que atravesar necesariamente las defensas aéreas rusas para cumplir sus misiones.

No sabemos cuántos MiG-29 obtuvo Ucrania de su donante o donantes. Tal vez Polonia transfirió todos sus 28 MiGs viejos, de fabricación soviética, que el país está reemplazando con nuevos cazas furtivos F-35 de Estados Unidos. Tal vez Bulgaria donó sus 15 MiG. Tal vez Eslovaquia envió sus 12 MiG-29. Tanto Bulgaria como Eslovaquia están sustituyendo sus cazas de fabricación soviética por F-16 de fabricación estadounidense.

Para que quede claro, cada una de las tres flotas de MiG-29 de segunda mano es ligeramente diferente. Para empezar, las configuraciones de radio y aviónica son únicas. Eso no es necesariamente un gran problema para una fuerza aérea desesperada con una reputación establecida de adaptación bajo presión.

En teoría, Ucrania podría aumentar su flota de MiG-29 en 55 fuselajes y, al mismo tiempo, adquirir de sus aliados piezas de repuesto -y posiblemente combustible- para los MiG restantes de su inventario de preguerra.

Sin embargo, el aumento de MiG no altera la trayectoria a largo plazo de la campaña aérea. Una parte o la totalidad de esos 55 MiG-29 eslovacos, polacos y búlgaros son los únicos disponibles para Ucrania. Una vez que desaparezcan, va a ser mucho más difícil conseguir más reemplazos.

Más molesto para los ucranianos es el problema de los pilotos. Está claro que Kiev podría conseguir cazas usados con sólo unas semanas de decidida diplomacia. Pero se necesitan meses para reciclar a los pilotos inactivos y años para formar a los nuevos.

Ucrania tenía muy pocos pilotos de MiG-29 antes de que empezaran a morir en combate con los rusos. El déficit es seguramente peor hoy en día.

La increíble dificultad de mantener una flota de cazas tripulados en tiempo de guerra ayuda a explicar por qué los drones -tanto los TB-2 de fabricación turca como los octocópteros disponibles- representan una proporción cada vez mayor de los ataques aéreos de Ucrania contra las tropas rusas.

David Axe

11 thoughts on “La fuerza aérea ucraniana crece. Parece que alguien ha donado a Kiev más MiG-29.

  • el 20 abril, 2022 a las 11:24
    Permalink

    Gran articulo, de gran calidad. Si esta guerra sigue habra que mandar los F-15 que estan proximos al retiro y despues los Typhoon, si es necesario con pilotos voluntarios que tomen la nacionalidad ucraniana.
    Como hicieron los “Tigres voladores” valientes y vencedores.

    Respuesta
    • el 20 abril, 2022 a las 19:05
      Permalink

      Mann de verdad crees lo que escribes eso significaria la entrada de China en la guerra , de verdad , la guerra es triste pero dejar esa rusofobia, esto estaba claro que pasaria , viene un nuevo orden mundial encabezado por China y sus satelites y el satelite principal es Rusia, mejor pasar de todo y asociarse con los vencedores.

      Respuesta
      • el 21 abril, 2022 a las 01:23
        Permalink

        China es un dragon de papel como Rusia y se va vender al mejor postor, es decir a occidente, y va esperar que se desintegre Rusia para apoderarse de una buena tajada de territorio. Los chinos no tienen bandera!

        Respuesta
    • el 21 abril, 2022 a las 17:32
      Permalink

      Llevo semanas diciendo que de la misma forma que hay una legion extranjera de voluntarios no tiene sentido que no pueda haber pilotos extranjeros en la fuerza aerea ucraniana, ya sea con aviones sovieticos o como si todo sigue como parece, con aviones F-15 y f-16 proximos a dar de baja o incluso aviones de 3 generación.
      Los pilotos podrian ser tanto voluntarios “puros” como mercenarios, que los hay en tierra por parte rusa como los hubo en el aire en la guerra entre Etiopia y Eritrea en los 90, precisamente volando mig-29 y su-27 por pilotos ucranianos y rusos…
      Pero necesitan sistemas de defensa antiaerea antes o a la vez que esto anterior. Si por mi fuera aprovecharia y les daria nuestros hawk siempre y cuando tuvieramos reemplazo de mas NASAMS o algun sistema israeli arrow…
      A lo mejor nuestros viejos hawk nos sorprenden

      Respuesta
  • el 20 abril, 2022 a las 12:33
    Permalink

    Muy meritorio, pero poco efectivo. La superioridad rusa es abrumadora y los pilotos Ucranianos poco pueden hacer frente a las defensas aereas rusas. Ademas los cazas son muy caros y complicados de mantener para lo que pueden aportar. Lo que hay que hacer es enviarles mas drones, mas sofisiticados. Pero sobre todo, sistemas antimisiles mas eficaces que los de hombro. Asi podrian montar una zona de exclusion aerea como de facto han hecho ya con la maritima. Tambien es muy importante enviarles mucha mas artilleria de largo alcance. Tanto obuses como misiles tierra tierra. Los helicopeteros tambien serian una buena opcion ya que pueden trabajar en proximidad con la infanteria y dar glopes de mano como ya han hecho los Ucranianos. Sigo pensando que Ucrania deberia estar atacando ya las infraestructuras rusas dentro de su territorio. Esto seria un gran golpe a la moral rusa y distraeria fuerzas de otros sitios mas presionados.

    Respuesta
    • el 20 abril, 2022 a las 17:27
      Permalink

      Me parece acertado tu comentario, pero no entiendo lo de que han creado una zona de exclusión marítima. Según tengo entendido, de la marina ucraniana no se sabe nada, y el control del mar lo tiene Rusia.

      Respuesta
      • el 21 abril, 2022 a las 10:49
        Permalink

        Creo que se refiere a que, debido a los misiles antibuque/antitanque que porta la infantería en las playas, los barcos rusos no pueden acercarse demasiado a las costas. Tienen que, supuestamente, permanecer alejados más allá del horizonte (y aún así les han hundido un destructor) y eso es la zona de exclusión marítima.

        Respuesta
  • el 20 abril, 2022 a las 17:19
    Permalink

    No digo que no, pero eso no seria la excusa perfecta para Putin para utilizar armamento nuclear táctico? Tampoco es que los 18 obuses de 155mm que van a mandar los norteamericanos vaya a marcar la diferencia pero menos es nada

    Respuesta
  • el 21 abril, 2022 a las 11:32
    Permalink

    USA tenia unos cuantos MiG29 que usaban para pruebas y combate disimilar, eran unos moldavos que se copraron para que no acabaran en manos iranies.
    Por muy mejorados que esten, sean polacos o eslovenos con MiG 29 de los mas antiguos y encima de exportacion, o sea inferiores incluso a los mas antiguos SMT que tenga la VVS. Pero entiendo que mejor que nada si son.

    Respuesta
  • el 21 abril, 2022 a las 12:57
    Permalink

    Esperemos que se nivele la balanza en el aire con estos Mig, a los ucranianos les sobran bemoles para utilizarlos bien. Hay que proporcionar a los ucranianos todo tipo de armas, tanto ligeras como pesadas, aviones y barcos. Allí se dirime ahora la lucha del mundo libre ante el totalitarismo comunista neoexpansionista, bien arropado por las élites globalistas progre socialdemócratas.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.