La Marina de Australia se enfrenta al riesgo estratégico del envejecimiento de sus capacidades.

Los logros de la Marina Real Australiana se celebrarán en la Conferencia sobre el Poder Marítimo Indo-Pacífico y la exposición marítima que se celebra en Sydney esta semana. La importancia de estos logros es grande, y han demostrado la capacidad de la Marina para generar una fuerza de trabajo robusta y mantenerla en despliegues prolongados, y las mejoras en las fragatas de la clase Anzac ha supuesto un decisivo impulso a su capacidad.

Sin embargo, hay nubes oscuras en el horizonte de su capacidad. La RAN se enfrenta al riesgo estratégico de que las dos flotas de combate principales de la Armada envejezcan antes de que lleguen los reemplazos.

Incluso antes de que se cancelara el programa de submarinos de la clase Attack, muchos observadores expresaron su preocupación por la viabilidad de una transición que llevaría a cada uno de los submarinos de la clase Collins a superar los 40 años antes de ser reemplazados. Si no se producen milagros en el calendario, la transición a un submarino de propulsión nuclear no hace sino agravar el riesgo. ¿Cómo va a generar la Armada muchos más submarinistas con una flota de submarinos convencionales envejecidos?

Incluso si la flota Collins puede salir al mar de forma fiable, es difícil que proporcione una disuasión sólida hasta la década de 2040. Si el Attack iba a quedar obsoleto cuando se lanzó a mediados de la década de 2030, como ha declarado Scott Morrison, ¿Cómo puede hacerlo mejor un diseño que tiene 40 años más?

La situación de las fragatas es casi igual de grave. Puede que las Anzac no sean tan antiguas como los Collins cuando sean sustituidos por las fragatas de la clase Hunter, pero siempre estarán limitadas por su reducido número de celdas de misiles. Un barco con ocho celdas de lanzamiento que se enfrente a barcos con 64 o 96 es llevar un cuchillo a un tiroteo. Desgraciadamente, el Hunter sólo tendrá 32 cuando entre en servicio a mediados de la década de 2030, a pesar de que su coste de adquisición es de 45.000 millones de dólares, lo que hace que su relación calidad-precio sea muy pobre.

Embarcarse en una transición altamente arriesgada con una de sus flotas de combate es peligroso; hacerlo con ambas simultáneamente es una imprudencia.

Aunque el gobierno ha entregado la mayor financiación que prometió en el libro blanco de defensa de 2016, no se está convirtiendo en capacidad.

El gasto en adquisiciones de la Armada debería haber aumentado drásticamente al madurar los programas de submarinos y fragatas. Ese era el plan en el presupuesto de defensa de 2020-21, pero se quedará dramáticamente corto.

Para los cuatro años que van de 2020-21 a 2023-24, el gasto en adquisiciones de la Armada será de 5.300 millones de dólares menos que los 17.800 millones que pretendía gastar en esos años.

Además de los dólares no gastados, están los dólares gastados sin retorno de capacidad, sobre todo los 3.200 millones de dólares desembolsados en el programa de Ataque, con más por venir una vez que se finalice el acuerdo financiero con el Grupo Naval. No se trata sólo de los dólares desperdiciados, sino del tiempo perdido, algo que no podemos permitirnos cuando, según admite el propio gobierno, nuestro tiempo de alerta se ha evaporado.

Es cierto que la Armada está adquiriendo nuevos sistemas, como misiles y aviones no tripulados más modernos, pero no se puede hacer mucho con los mismos barcos.

Las propuestas de instalar misiles de ataque terrestre Tomahawk en los destructores de la clase Hobart y en los submarinos Collins tienen un aire de desesperación; el número de misiles que podrían instalarse no tendría un efecto militar significativo y restaría armas a las otras funciones de los buques. Resulta asombroso que, a pesar de la inversión prevista por el gobierno de 575.000 millones de dólares en defensa para esta década, el plan de la Armada no consiga sacar al mar ni un solo lanzamisiles más, y mucho menos un nuevo buque de guerra.

Entonces, ¿qué hay que hacer? Quien gane las elecciones tendrá que tomar decisiones difíciles. El gobierno tendrá que considerar una amplia gama de opciones, muchas de las cuales deberían provenir de fuera del Departamento de Defensa, que es claramente incapaz de generar ideas fundamentalmente nuevas.

El único programa de construcción naval nacional que va bien es el patrullero de altura de clase Arafura, de 1.800 toneladas. Desgraciadamente, tal y como está configurado, no aporta prácticamente ninguna letalidad a la lucha. Sin embargo, la Marina se ha resistido firmemente a los llamamientos para que se estudie la posibilidad de instalar en ellos misiles antibuque o sonares de remolque. Pero como se puede ver en la guerra de Ucrania, cuando se está en una lucha desesperada, cualquier pequeña capacidad ayuda. También se ha demostrado que un pequeño número de misiles antibuque puede tener un efecto dramático.

Hay que mantener duras conversaciones sobre el programa de fragatas en las que hay que poner en marcha un plan B. Eso puede implicar la cancelación del Hunter y la adquisición de otro buque, o continuar con el Hunter, pero también buscar otros buques, como más destructores de la clase Hobart.

Estas soluciones pueden requerir que una parte importante del trabajo se realice en el extranjero para obtener rápidamente la capacidad, pero otra lección de Ucrania es que en una crisis se acepta la ayuda de donde sea que venga.

Hay que mantener conversaciones similares sobre los submarinos. Una vez más, la búsqueda de capacidad adicional con rapidez no significa necesariamente que se abandone la empresa de los futuros submarinos de ataque de propulsión nuclear. Pero a medida que las posibles amenazas se acercan a Australia, los submarinos convencionales más pequeños y asequibles que pueden operar sigilosamente en los archipiélagos cercanos al norte parecen cada vez más atractivos para llenar el vacío.

Otras soluciones consisten en recurrir menos a los grandes y complejos buques de guerra, cuyo diseño y construcción lleva décadas y conlleva importantes riesgos de coste, técnicos y de calendario.

No hay soluciones fáciles. El primer paso es reconocer que se tiene un problema grave que no hará más que empeorar. No es sostenible repetir simplemente el mantra de mantener el rumbo y gestionar la elegante degradación de las flotas Anzac y Collins hasta que se complete su sustitución a finales de la década de 2040.

Los adversarios potenciales no van a esperar 25 años.

Marcus Hellyer

14 thoughts on “La Marina de Australia se enfrenta al riesgo estratégico del envejecimiento de sus capacidades.

  • el 13 mayo, 2022 a las 10:30
    Permalink

    La solución a los problemas de Australia se llama Navantia, si pasa de la Gran Bretaña claro. Navantia es evidente que tiene que servir a su cliente, pero debe conseguir que sean nuevos destructores Hobart, o la fragata que fue rechazada por la armada Australiana, parte de esos barcos se construyan en España.

    Respuesta
    • el 13 mayo, 2022 a las 16:41
      Permalink

      Si rechazarán a los ingleses, la segunda opción es USA,España figura la 3a. Con el tratado firmado se lo guisan y se lo comen entre ellos.

      Respuesta
      • el 13 mayo, 2022 a las 18:32
        Permalink

        Los EE. UU., en este caso, no son opción para Australia, pues sus astilleros creo que ya están trabajando a toda capacidad.

        Aparte de eso, a los EE. UU. todo les sale grande y las necesidades australianas son diferentes. Los diseños norteamericanos no se ajustan.

        Respuesta
  • el 13 mayo, 2022 a las 11:29
    Permalink

    Por logística, fiabilidad y coste operativo.. nuevas Hobart (F100) es la solución menos mala..
    Si es urgente, eso solo lo saben en el país austral, se podrían vender F100 existentes en la armada y aumentar una unidad de F110 y un submarino más.

    No creo que cancelen las Hunter, ya que ese contrato va de la mano de AUKUS y los submarinos nucleares..

    Respuesta
  • el 13 mayo, 2022 a las 12:16
    Permalink

    Estoy de acuerdo, la solución sería Navantia, por lo menos en el tema fragatas. El problema es que el acuerdo AUKUS no les van a dejar comprar nada que no sea USA UK.
    De hecho las futuras fragatas ya están adjudicadas a BAE. Tipo 26.

    Respuesta
    • el 14 mayo, 2022 a las 20:26
      Permalink

      Pero esas fragatas f100 de las que presume España no son modelos basados en los destructores Arleigh Burke?

      Respuesta
      • el 14 mayo, 2022 a las 23:05
        Permalink

        Hola Jorge, las Álvaro de Bazán se construyeron en base a la experiencia adquirida en las Santa Maria, respecto al Burke lo que consiguieron fue montar una suite de sensores similar pero en una plataforma más pequeña, por eso a veces se les llama Mini Burkes. Termino que asimismo se usa para referirse a un hipotético diseño de Burke reducido.

        Respuesta
  • el 13 mayo, 2022 a las 12:49
    Permalink

    Tendriamos que estar orgullosos de que “el barco mas importante de la reunion” sea un diseño y fabricacion española.
    No entiendo porque con el buen resultado que les han dado estas fragatas se han metido en este lio con las piratas ahora.

    Respuesta
  • el 13 mayo, 2022 a las 14:34
    Permalink

    Navantia puede aportar ingeniería, diseño, ..Pero la fabricación sería en cualquier caso en Australia, ahí ya existe ” sucursal” de Navantia.

    Respuesta
    • el 14 mayo, 2022 a las 13:18
      Permalink

      Si a Australia le corre prisa, que se fabriquen en España la mitad del nuevo pedido es una opción muy probable, y parece que el nuevo pedido puede ser el doble del anterior. Ya se verá todo…, lo que ocurre y lo que no.

      Respuesta
  • el 13 mayo, 2022 a las 15:43
    Permalink

    Es que si Australia tuviera un gobierno que no diera bandazos en defensa, sin renunciar al AUKUS, debería cancelar el programa Hunter, y en este caso, a diferencia del programa de submarinos franceses, las compensaciones se las tendría que exigir Australia a UK por la chapuza de diseño que no pasa siquiera del ordenador.

    Y si fuera Australia, me interesa más tener los buques antes, aunque la mitad de ellos se tengan que hacer fuera de mi país. El tiempo de enseñar a la industria local y esas cosas tan bonitas ya se lo han gastado y mientras tanto los chinos pasean sus destructores con 96 celdas y nuevecitos.

    Ya llegan tarde como para ponerse exquisitos

    Respuesta
  • el 13 mayo, 2022 a las 16:39
    Permalink

    Es incomptensible que teniendo tantos atrasos en sus otros programas no amplien la clase Hobart que tan buenas criticas ha tenido aunque sea como una solución de contingencia sólo se entiende bajo las presiones del gobierno britanico y BAE que está muy implantada en Australia y de hecho es la que se encarga de su mantenimiento y de los Camberra además de ser la Constructora de las Hunter

    Respuesta
  • el 14 mayo, 2022 a las 10:17
    Permalink

    Existen Navantia tanto en Australia como en RU , no creo que estén para ponerse exquisitos , independientemente de si el trabajo se hace aquí o en las antípodas me quedo con el prestigio y el orgullo de que es una multinacional española y se puede colaborar con un aliado a contener la expansión del ejército chino por el área del Pacífico .

    Respuesta
    • el 14 mayo, 2022 a las 13:21
      Permalink

      Solo veo un problema, Sánchez, si ese problema se tiene en cuenta, entonces creo que lo llevamos crudo.

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.