La Marina de Estados Unidos se enfrenta a una dura decisión: comprar más petroleros o arriesgarse a quedarse sin combustible.

El ejército de Estados Unidos podría quedarse sin gasolina -y rápidamente- en una guerra con China. Esa es la terrible advertencia de John Bowser, oficial y analista del ejército estadounidense.

Es posible que no haya suficientes buques cisterna en la Marina de Estados Unidos para mantener la flota de primera línea abastecida de combustible en combate. Y lo más probable es que tampoco haya suficientes buques cisterna civiles que el Pentágono pueda contratar rápidamente para uso militar.

El problema se agrava rápidamente si los chinos consiguen hundir algún petrolero. Los buques de guerra y las alas aéreas de los portaaviones podrían quedarse sin combustible. Las fuerzas terrestres estadounidenses también podrían paralizarse.

Esto no es una exageración, explicó Bowser. La única razón por la que la Flota del Pacífico de EE.UU. se quedó sin combustible después del ataque japonés a Pearl Harbor en 1941 es que Japón, por alguna razón, no atacó los cuatro petroleros de la Marina de EE.UU. de la Costa Oeste.

A medida que avanzaba la Segunda Guerra Mundial, la flota estadounidense pudo ampliar rápidamente su flotilla de petroleros mediante un programa de construcción intensiva que movilizó a todos los astilleros estadounidenses e incluso estableció otros nuevos.

“Para ganar una guerra chino-estadounidense hoy en día, el ejército de Estados Unidos seguiría dependiendo de una combinación de buques militares y comerciales para mantener las fuerzas marítimas y terrestres”, escribió Bowser. “Desgraciadamente, Estados Unidos no tiene ni de lejos la misma capacidad de transporte marítimo que tenía antes de la Segunda Guerra Mundial, ni los astilleros para generar barcos”.

La flota estadounidense cuenta hoy con 296 buques de guerra de primera línea. De los 37 buques de apoyo que la Marina opera junto al cuasi civil Military Sealift Command, 25 pueden transportar petróleo.

Bowser estimó que se necesitarían 14 cargamentos de combustible por mes para mantener a la Flota del Pacífico de Estados Unidos. Es decir, 14 buques cisterna que realizan cada mes un viaje de ida y vuelta desde un puerto estadounidense hasta la flota. Los otros 11 buques cisterna del inventario naval estarían disponibles para apoyar a las fuerzas terrestres, abastecer de combustible a los buques de la región atlántica o reemplazar cualquier buque con base en el Pacífico que los chinos consiguieran hundir o dañar.

No es que la Marina no tenga suficientes petroleros para apoyar a sus buques de combate en una posible guerra en el Pacífico Occidental. El problema es que hay otras exigencias para esos petroleros. Y en tiempos de guerra, el enemigo tiene voto. Cada petrolero que los chinos hundan o inutilicen reduce la capacidad de la marina en un cuatro por ciento o más.

El Mando Militar de Transporte Marítimo mantiene decenas de buques de carga en reserva. Estos buques pueden movilizarse rápidamente en caso de crisis. Pero la Fuerza de Reserva del MSC no incluye petroleros. El único mecanismo de la marina para añadir rápidamente buques cisterna en tiempos de guerra es un marco contractual que denomina Acuerdo Voluntario de Buques Cisterna, por el que las empresas navieras civiles pueden comprometer sus propios buques para una posible movilización en tiempos de guerra.

Ninguna lo ha hecho. Las empresas estadounidenses poseen 52 petroleros que el gobierno considera “militarmente útiles”. Pero no hay ningún petrolero en el programa VTA. Eso podría cambiar si las tensiones en el Pacífico Occidental llegaran a la violencia. Las compañías navieras podrían descubrir su patriotismo. Por otra parte, podrían ir en la dirección contraria y endurecerse contra el envío de sus buques a la guerra.

La Marina sabe que tiene un problema y está haciendo dos cosas para resolverlo. La rama de la navegación compró en 2016 el primer petrolero nuevo de la clase John Lewis. Hoy seis de estos petroleros de 700 millones de dólares están contratados. La Armada pidió un séptimo como parte de su propuesta de presupuesto para 2022. El plan es comprar 20 de estos buques para reemplazar 15 petroleros más antiguos y ampliar la capacidad de la flota de petroleros.

En un esfuerzo separado, la marina está desarrollando un nuevo buque de suministro pequeño que llama “Buques Logísticos de Nueva Generación”. Mientras que los petroleros actuales tienen 750 pies de largo (229 m de eslora) y desplazan 40.000 toneladas, los NGLS podrían ser más cortos, desplazar menos y costar menos.

La Armada quiere que los NGLS sirvan de apoyo a una nueva clase de hasta 36 pequeños buques anfibios que, en tiempos de guerra, transportarían batallones del Cuerpo de Marines entre pequeños puestos de avanzada en islas del Pacífico Occidental.

El servicio no ha decidido cuántos NGLS necesita. Tal vez 20. Tal vez 40. El programa de los petroleros John Lewis y los NGLS ofrece a la flota la oportunidad de ampliar su servicio de suministro de combustible. Si se compran más de uno o de ambos, la escasez de petroleros civiles podría no ser tan problemática.

La limitación, por supuesto, es el dinero. La Marina gasta unos 20.000 millones de dólares anuales en nuevos buques. Pero 20.000 millones de dólares no dan para mucho cuando un solo destructor o submarino de ataque cuesta 2.000 millones de dólares. La rama de navegación está tratando de aumentar su flota de primera línea al mismo tiempo que amplía su fuerza logística.

Es una propuesta cara. Y los poco glamurosos petroleros podrían salir perdiendo al final. No es difícil convencer a los legisladores y al público estadounidense del valor de un destructor elegante y fuertemente armado. Los petroleros, en cambio, no son convincentes hasta que se está en guerra y un suministro constante de combustible marca la diferencia entre la victoria y la derrota.

“La capacidad del ejército estadounidense para disuadir o ganar de forma creíble un conflicto a gran escala contra la República Popular China dependerá de su capacidad para mantener las operaciones de combate expedicionario en la vasta extensión del Pacífico gracias al transporte marítimo”, escribió Bowser.

David Axe

12 thoughts on “La Marina de Estados Unidos se enfrenta a una dura decisión: comprar más petroleros o arriesgarse a quedarse sin combustible.

  • el 25 junio, 2021 a las 12:36
    Permalink

    Buena oportunidad para navantia, esperemos que nuestros políticos no la pifien de nuevo……….

    Respuesta
  • el 25 junio, 2021 a las 16:53
    Permalink

    Todo gracias al progresismo (Socialismo con nuevo nombre). Pero tranquilos, con más de 60 dólares por barril, la producción interna se multiplicará nuevamente.

    Respuesta
  • el 25 junio, 2021 a las 17:15
    Permalink

    Por desgracia, Navantia tiene nulas oportunidades de vender a EEUU sus barcos logisticos, gracias a los continuos desplantes del socialismo a EEUU

    Respuesta
  • el 25 junio, 2021 a las 17:54
    Permalink

    Los norteamericanos podrían empezar por reducir su carga logística y construir o modernizar su flota existente, con motores que consuman menos combustible; así como mantener en reserva activa sus petroleros y otros navíos “que deben reemplazar por ¿obsoletos? “.

    Respuesta
  • el 25 junio, 2021 a las 23:03
    Permalink

    Que tendrá que ver el socialismo aquí?..Acaso con el ínclito Rajoy vendíamos buques a los yankees ?..Dejaros de radicalismos políticos.

    Respuesta
  • el 26 junio, 2021 a las 06:52
    Permalink

    Dale con las oportunidades de Navantia…
    Desde que ocurrió lo de la Memdez Núñez..
    España se convirtió en un paria… o dicho en un socio poco confiable…

    Respuesta
    • el 26 junio, 2021 a las 18:43
      Permalink

      España es un paria para los USA desde que los USA existen no hace falta Mendez Nuñez, que ya me explicara alguien que paso porque la fragata de España iba a dar la vuelta al mundo y viajaba con buques USA y a Trump le saltaria un escandalo y mando los buques USA para Iran para tirar balones fuera , por cierto ni se acercaron todo paripe, y la Mendez Nuñez siguio con su ruta programada, Pero vamos eso no cambia que para los USA los españoles somos ladrones, asesinos, violadores y narcotraficantes todos y sobre todo una raza inferior.

      Respuesta
  • el 26 junio, 2021 a las 12:29
    Permalink

    Yo alucino con los comentarios

    Los EEUU no es ningún país platanero
    Solo compra en el extranjero lo mínimo

    Y no comprará sino le queda otra
    No comprará barcos de ningún país
    Que los están haciendo ellos sus propios barcos en sus propios astilleros

    No comprará barco ni Naviamta ni los Francés italianos ni ingléses

    Respuesta
    • el 26 junio, 2021 a las 14:46
      Permalink

      EEUU fabrica la mayor parte de lo que emplea en sus FFAA, pero hay bastantes casos de material que compra fuera, desde la famosa Bereta, la FN mini, los aviones de entrenamiento t7 y hawk, probablemente los nuevos cisterna a airbus, las nuevas fragatas, lanzacohetes carl gustav y t4, misiles antibuque ligeros, misiles antiaereos israelies iron dome… . No es el grueso de sus compras, pero en el programa de fragatas o el de los aviones de entrenamiento es un buen peñizco para empezar……

      Respuesta
      • el 26 junio, 2021 a las 18:47
        Permalink

        Las cisternas no se las venderan a los USA si acaso le meteran miedo a Boeing y le encargaran como mucho alguana a las fabricas de Airbus en los USA y el sistema de reabastecimiento lo montara Lockheed. Y las fragatas a los italianos no les va a dejar pasta en Italia se hacen en los USA y Fincantieri me parece que se tuvo que comer unos astilleros USA que estaban quebrados para entrar en el concurso.

        Respuesta
    • el 26 junio, 2021 a las 14:51
      Permalink

      Un caso mas concreto, han comprado 500 helicopteros uh-72 lakota a Airbus ( ya han recibido 400)………. no son moco de pavo no….

      Respuesta
      • el 26 junio, 2021 a las 18:37
        Permalink

        Ya pero sabes cuantos puestos de trabajo ha creado la venta de los lakota. Cero patatero lo hacen en los USA.
        Los T-45 se hacen a medias y se ensamblan enlos USA, es curioso como les cambian el nombre, lo hicieron tambien con la compra de los Camberra que produjeron bajo licencia.

        Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com