La marina israelí se prepara para la llegada de nuevos buques de guerra mejorados.

Tras un retraso relacionado con el coronavirus, la armada israelí se está preparando para la tan esperada llegada de su próxima generación de barcos de misiles, lo que le proporciona una nueva y poderosa herramienta para defender su estratégica industria del gas natural de la amenaza del grupo militante libanés Hezbolá.

Se prevé que el primer barco de misiles del “Proyecto Magen” llegue a principios de diciembre, y que otras tres corbetas de fabricación alemana lleguen en los próximos dos años.

“Es más grande. Es más nuevo. Es más rápido. Es mejor”, ha dicho el contralmirante Eyal Harel, jefe de operaciones navales israelíes, durante una gira por el campo de gas Leviatán en las costas de Israel.

Los buques, comúnmente conocidos como “Saar 6”, estarán a la vanguardia de los esfuerzos israelíes para proteger su zona económica exclusiva de 200 millas. La industria del gas natural, considerada un bien nacional, está en el centro de esos esfuerzos.

Más de una década después de haber encontrado importantes reservas frente a su costa mediterránea, Israel genera ahora alrededor del 60% de su electricidad a partir de gas natural, según la compañía nacional de electricidad, y ha comenzado a exportar gas a sus vecinos árabes Jordania y Egipto. Israel también está llevando a cabo un proyecto con Grecia y Chipre con la esperanza de crear un gasoducto del Mediterráneo Oriental hacia Europa.

Con tanto en juego, Hezbollah ha identificado las instalaciones de gas israelíes como objetivos de alta prioridad. En un discurso en 2018, el líder del grupo, el jeque Hassan Nasrallah, dijo que podría destruir los activos de gas israelíes “en pocas horas” si hubiera una orden del gobierno para hacerlo. Hezbollah es parte de una alianza que domina la política y el gobierno libanés.

Israel se toma en serio esas amenazas. Durante una guerra de un mes de duración en 2006, un ataque con misiles de Hezbollah contra un buque de guerra israelí “Saar 5” mató a cuatro soldados.

Corbeta INS Eilat de clase Sa’ar 5.

El teniente coronel Eitan Paz, comandante de la flotilla, dijo que los nuevos buques supondrían una grata mejora para el viejo Saar 5, que tiene casi 30 años.

Dijo que estarán equipados con un nuevo y más potente radar y otros sistemas electrónicos, y que manejarán los mares agitados mucho mejor que sus predecesores. Los buques de 295 pies (90 m) están equipados con sistemas de defensa de cohetes y misiles, misiles antiaéreos y anti-buque, torpedos y una plataforma de lanzamiento mejorada para los helicópteros de ataque más nuevos de Israel.

“Físicamente, no es mucho más grande que el Saar 5”, dijo. “Pero añade todos estos sistemas.”

Agregó que el primer barco, el INS Magen, o “Shield”, debía llegar en agosto, pero la entrega se retrasó debido al coronavirus. Aseguró que se desplegaría inmediatamente y alcanzaría su plena capacidad operativa en varios meses después de ser equipado con sistemas de armas israelíes en varias fases.

Se cree que desde la guerra de 2006, Hezbolá ha reforzado en gran medida su arsenal con unos 150.000 cohetes y misiles, según estimaciones israelíes. Israel también acusa al grupo de tratar de desarrollar misiles guiados de precisión, lo que haría que ese arsenal fuera mucho más letal.

Harel dijo que las principales preocupaciones de la armada son los misiles C-802 de fabricación china, como el que impactó al barco israelí en 2006, y los misiles antibuque “Yakhont” de fabricación rusa que posee la Siria aliada de Hezbollah.

Pero afirmó que los militares habían aprendido las lecciones de esa guerra. “Estamos preparados y lo estaremos aún más cuando tengamos los nuevos buques de guerra”.

Israel acordó comprar los buques en 2015 en un acuerdo valorado en unos 430 millones de euros, con el gobierno alemán cubriendo alrededor de una cuarta parte del coste.

Maqueta a escala clase Sa’ar 6

Varios empresarios israelíes, incluidos los confidentes del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y un ex comandante de la marina, son sospechosos de un escándalo de corrupción relacionado con la compra de los buques de guerra y los submarinos del conglomerado alemán ThyssenKrupp.

Netanyahu, que está siendo juzgado en otros tres casos de corrupción, no ha sido mencionado como sospechoso en el escándalo y nadie de los activos de la marina israelí ha sido involucrado.

Ariel Schalit

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com