La OTAN se prepara para lanzar nuevos programas de defensa aérea en 2023.

Con la guerra de Ucrania como telón de fondo, la OTAN se está preparando para iniciar la siguiente fase de dos programas multinacionales de defensa aérea y antimisiles que llevan varios años en marcha.

El esfuerzo por poner en marcha un sistema modular de defensa aérea con base en tierra, o GBAD, que incluiría soluciones de defensa de muy corto, corto y medio alcance, cuenta ya con la participación de 15 aliados y socios de la OTAN. Y esperan poner en marcha la plataforma antes de 2028.

Al mismo tiempo, ocho países se han unido para desarrollar una nueva capacidad de mando y control para la defensa aérea y antimisiles de superficie en un plazo similar.

Estos dos programas “forman parte de nuestros esfuerzos por fomentar la cooperación multinacional entre los aliados”, declaraba Camille Grand, secretario general adjunto de la OTAN para inversiones en defensa, en una entrevista.

La defensa aérea es un ámbito “en el que prevemos que la cooperación entre aliados tendría mucho sentido”, añadió.

Diez aliados y socios de la OTAN firmaron una carta de intenciones para avanzar en el programa modular GBAD en una reunión de ministros de Defensa en octubre de 2020. A partir de abril de 2022, se han unido otros cinco socios. El equipo actual incluye a Alemania, Bélgica, Dinamarca, Eslovenia, España, Estados Unidos, Francia, Hungría, Italia, Letonia, Noruega, Países Bajos, Polonia y Portugal.

El objetivo de la alianza es firmar un memorando de entendimiento a finales de 2022, poner en marcha la fase de concepto en 2023 y disponer de una capacidad de campo en torno a 2028, dijo Grand.

Los requisitos de los usuarios y las directrices de financiación se establecerán una vez que se firme el memorando, pero por el momento, están sobre la mesa tanto los sistemas disponibles como las soluciones tecnológicas futuras o emergentes. “Las soluciones existentes, siempre que sean interoperables y modulares, serían aceptables. Pero, por supuesto, también hay interés en estudiar la próxima generación de capacidades como parte de este proyecto”, dijo Grand.

La idea es que las naciones implicadas inviertan en la cantidad de sistema modular que deseen: Algunos aliados sólo estarán interesados en una capa del escudo, mientras que otros optarán por el conjunto completo.

Las tecnologías disponibles, aunque provengan de diferentes partes de la industria, deben ser totalmente interoperables”, señaló Grand. “Realmente se está haciendo un esfuerzo para que esto funcione de forma muy, muy fluida, de modo que los aliados que se incorporen puedan ampliar su participación pasando a otra capa, si así lo deciden en una fase posterior”.

El equipo ya se ha puesto en contacto con posibles socios a través del Grupo Asesor de la Industria de la OTAN, en cuyo marco algunas empresas han compartido sus soluciones para mostrar lo que hay disponible. Pero la mayor parte del compromiso con la industria tendrá lugar después de la firma del memorando, señaló Grand.

La OTAN no quiso identificar a las empresas que participaron en las sesiones iniciales.

Mientras tanto, la Alianza también pretende firmar este año un memorando de entendimiento para crear una capacidad multinacional de mando y control para la defensa aérea y antimisiles de superficie a nivel de batallón y brigada, conocida con el nombre de SBAMD C2 Layer. En una reunión celebrada en abril por los directores nacionales de armamento en la sede de la OTAN en Bruselas, Francia y Hungría se adhirieron a la iniciativa, uniéndose a Dinamarca, Italia, Portugal, España, el Reino Unido y Estados Unidos.

El SBAMD C2 Layer es un proyecto relativamente nuevo, con una carta de intenciones firmada en octubre de 2021, pero Grand dijo que el plazo de entrega es el mismo que el del programa modular GBAD: en la “segunda mitad de la década de 2020”.

Por diseño, los dos esfuerzos están vinculados.

“La cuestión es: ¿Cómo conectamos múltiples sensores y efectores para cubrir múltiples escenarios de amenaza, desde drones hasta misiles de crucero o aviones o misiles balísticos?” dijo Grand. Aunque el equipo todavía está en las primeras fases de la definición de los requisitos de los usuarios, tanto los productos disponibles como los nuevos diseños están sobre la mesa, añadió.

No se ha tomado ninguna decisión sobre la ubicación de estos sistemas una vez que se pongan en marcha, “ni siquiera se ha discutido en esta fase”, dijo Grand. Pero es posible que algunos sistemas se instalen en los países miembros, mientras que otros podrían desplegarse en el exterior, añadió.

Algunas regiones destacan por su “importancia crítica” en lo que respecta a las capacidades de defensa aérea, como la región del Báltico y los países miembros del norte y el este de la OTAN.

“Cuando ves que países como Letonia, Noruega [y] Polonia están implicados, está muy claro que tienen interés en desarrollar esas capacidades para sí mismos”, señaló Grand. Pero, por otro lado, los 15 aliados que participan actualmente en el programa modular GBAD cubren prácticamente “todo el espectro de la alianza en términos de geografía”.

Aunque estos dos programas se iniciaron años antes de que Rusia invadiera Ucrania, los sistemas de defensa aérea de muy corto alcance han desempeñado un papel importante desde las primeras fases de la guerra, contrarrestando los ataques de aviones, drones, helicópteros y misiles, señaló Grand. “Vemos una serie de lecciones que hay que aprender [del conflicto de Ucrania], y eso informará nuestras futuras decisiones en lo que respecta a la defensa aérea y de misiles”.

Los sistemas de armas utilizados por Rusia en su guerra contra Ucrania incluyen “un increíble volumen de salidas aéreas y misiles de crucero y helicópteros”, dijo el teniente general retirado Ben Hodges, ex jefe del Ejército de Estados Unidos en Europa y titular de la cátedra Pershing de estudios estratégicos en el Centro de Análisis de Políticas Europeas.

Esas salidas han ayudado a la OTAN y a sus aliados a identificar los sistemas necesarios para contrarrestar esos ataques, señaló. Capacidades como el programa modular GBAD y el esfuerzo de C2 del SBAMD reflejan esos requisitos, pero la alianza debe asegurarse de que cuenta con políticas adecuadas de intercambio de información para maximizar las capacidades de defensa aérea, señaló.

Los países miembros deberían poner en marcha un ejercicio multinacional conjunto que informara sobre el tipo de políticas necesarias para garantizar una comunicación rápida, directa y segura, dijo Hodges.

“Sólo hemos hecho trozos, pero no hemos hecho un [ejercicio] que nos prepare para el escenario que vemos en Ucrania ahora mismo”, añadió. “A falta de hacer un ejercicio así, ¿cómo podemos tener confianza en que todas nuestras redes van a funcionar, [o] que vamos a ser capaces de tener una imagen aérea común?”

Vivienne Machi

4 thoughts on “La OTAN se prepara para lanzar nuevos programas de defensa aérea en 2023.

  • el 8 junio, 2022 a las 10:44
    Permalink

    Estos programas multinationales al final se quedan en nada demasiados intereses contrapuestos y al final los del norte de Europa prevalecen sobre los del Sur parece que sólo interesa la frontera con Rusia y la que tenemos con nuestros vecinos del Sur es poca cosa

    Respuesta
  • el 8 junio, 2022 a las 10:46
    Permalink

    Militarmente, no hay lugar para albergar dudas de que Europa ante el conflicto que USA ha auspiciado contra Rusia ha jugado correctamente sus bazas, aumenta sus gastos militares a costa de sus propias industrias, pues el grueso de su gasto militar se destina para comprar armas al complejo militar industrial de USA.
    En el plano energético, menos aún hay lugar para albergar dudas, aumenta sus gastos por sus compras en Petróleo y gas, antes le llegaban esos productos vía oleoductos y AHORA por barcos para “ayudar” a reducir los gases de efecto invernadero.
    En el plano de los ahorros de sus ciudadanos, es más apabullante lo bien que lo hace Europa ante el conflicto que USA ha auspiciado contra Rusia, imponiendo a su ciudadanía una inflación de 2 dígitos.

    Respuesta
    • el 9 junio, 2022 a las 12:23
      Permalink

      Querido Asdruval. Pedazo comisión se va a llevar tu querido amigo Putin de las empresas de armamento. Como comisionista es un Crack

      Respuesta
  • el 8 junio, 2022 a las 17:28
    Permalink

    Bien que España este metida ahí , es una de las muchas carencias con las que cuentan nuestras fuerzas armadas .
    Esperemos que no nos quedemos solo con “una capa del escudo ” , si no que optemos al escudo completo , que ya nos conocemos .

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.