La pandemia de COVID-19 impide que Lockheed cumpla con la meta de entrega del F-35 en 2020.

Lockheed Martin ha entregado 123 aviones F-35 al ejército de EE.UU. y a clientes internacionales en 2020, sin alcanzar su objetivo inicial previsto de 141 aviones para el año, pero cumpliendo con su objetivo revisado, según anunció la empresa el lunes.

La pandemia de COVID-19 está demostrando ser un desafío formidable para la principal línea de producción de los F-35 de Lockheed en Fort Worth, Texas, así como para su red de proveedores en todo el mundo. Ya en el mes de abril, los ejecutivos de Lockheed dieron la alarma sobre posibles interrupciones en la cadena de suministro que amenazaban con ralentizar la producción prevista de F-35.

En mayo, la empresa anunció que le faltarían entre 18 y 24 aviones para los 141 F-35 que tenía como objetivo para 2020. En otoño estableció un nuevo objetivo de entrega de 121 aviones.

“El equipo de la empresa conjunta de F-35 respondió rápidamente a los desafíos de la pandemia de COVID-19 para continuar entregando la inigualable capacidad de combate que el F-35 aporta al militar”, dijo Bill Brotherton, vicepresidente en funciones de la compañía para el programa de F-35. “Alcanzar este hito en medio de una pandemia global es un testimonio del duro trabajo y dedicación del equipo y su compromiso con las misiones de nuestros clientes”.

La aeronave 123, una variante de despegue y aterrizaje convencional del F-35A, fue construida en las instalaciones de ensamblaje final y de facturación en Cameri, Italia, y entregada a la fuerza aérea italiana la semana pasada.

Durante el año pasado, Lockheed entregó 74 F-35 al ejército de Estados Unidos, 31 aviones a naciones asociadas internacionales que ayudaron a pagar los costes de desarrollo del programa, y 18 aviones a clientes de ventas militares extranjeras.

Sin embargo, la empresa necesitaba tomar medidas para mitigar el impacto de la pandemia de coronavirus en sus líneas de producción y proveedores, como acelerar los pagos a las pequeñas empresas que construyen componentes para los aviones y lidiar con los brotes de COVID-19 que a veces han llevado a la cuarentena de una parte de su cadena de suministro.

En mayo, la línea de producción de los F-35 en Fort Worth pasó a tener un programa de trabajo ajustado de tres meses, lo que ralentizó el ritmo de producción porque sus proveedores no estaban llevando a tiempo los componentes a la línea de montaje. Durante ese tramo, la producción disminuyó a unos ocho a 10 aviones por mes, dijo Darren Sekiguchi, vicepresidente de producción de F-35 de Lockheed, en una entrevista en octubre.

En lugar de aumentar para cumplir el objetivo de 141 aviones, lo que habría incrementado los costes de producción y creado el riesgo de futuras demoras en la entrega, Sekiguchi dijo que Lockheed incrementaría la producción hasta 14 aviones por mes. La compañía tardará hasta el 2023 en ponerse al día con su programa previsto de producción original.

Valerie Insinna

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com