La USAF lanza por primera vez una nueva bomba de 5.000 libras para romper búnkeres.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos está probando una gigantesca bomba de 5.000 libras (2.268 kg), diseñada mediante modelos avanzados para aumentar su impacto a la hora de alcanzar y destruir instalaciones subterráneas reforzadas como las instalaciones de misiles balísticos y armas nucleares de Corea del Norte.

Un caza de ataque F-15E completó el jueves una serie de tres pruebas con la GBU-72 Advanced 5K Penetrator lanzada a 35.000 pies sobre el campo de tiro de la Base Aérea de Eglin, Florida, según informó la Fuerza Aérea en un comunicado de prensa.

La serie, planificada por el 780º Escuadrón de Pruebas y llevada a cabo por el 40º Escuadrón de Pruebas de Vuelo, comenzó el 23 de julio y marcó la primera vez que la bomba de 2,5 toneladas fue cargada, volada y lanzada, dijo la Fuerza Aérea.

Las pruebas mostraron que el arma podía ser liberada con seguridad desde el avión, que había sido modificado de su capacidad habitual de transportar una bomba de 2.000 libras a una de 5.000 libras.

Un F-15E Strike Eagle del 40 ° Escuadrón de Pruebas de Vuelo lanza una bomba Penetrator 5K Avanzada GBU-72 sobre el rango en la Base de la Fuerza Aérea Eglin, Florida, el 7 de octubre de 2021.

La GBU-72 también fue probada durante una serie de detonaciones en tierra en Eglin, la mayor prueba “al aire libre” jamás realizada en el campo de tiro de la base.

La ojiva fue rodeada por sensores de presión de explosión y equipos utilizados para contar los fragmentos, mediciones diseñadas para determinar la letalidad de la bomba, dijo la Fuerza Aérea.

La GBU-72 se desarrolló utilizando técnicas avanzadas de modelado y simulación que aumentan sustancialmente su letalidad en comparación con la GBU-28, una bomba de 5.000 libras que lleva décadas en el mercado.

El ala de pruebas 96 concluyó recientemente una serie de pruebas GBU-72 que incluyó la primera carga, vuelo y lanzamiento del arma de 5,000 libras.

La GBU-28 se utilizó por primera vez en Irak durante la Operación Tormenta del Desierto en 1991 y de nuevo durante la invasión estadounidense de Irak en 2003.

La GBU-72 y la 28 se ven empequeñecidas por la bomba antibúnker GBU-57 de 30.000 libras de la Fuerza Aérea, que sólo puede ser transportada por bombarderos pesados.

Una de las ventajas del proceso de modelado y simulación utilizado en el diseño del GBU-72 es que el primer prototipo representa lo que sería el hardware y el software real cuando se produzca en masa para el campo, dijo el director del programa para la GBU-72, en el comunicado. “Esto nos ayuda a que nuestros socios de pruebas operativas participen validando antes nuestro diseño y nuestros procedimientos, al tiempo que se incluyen aportaciones que mejoran el arma”.

Está previsto que la GBU-72 comience las pruebas operativas el próximo año, según la Fuerza Aérea.

Wyatt Olson

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.