Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos tienen serios planes para un caza furtivo de sexta generación.

Aunque el coste podría ser de cientos de millones de dólares por avión, los planes del ejército estadounidense para los cazas furtivos de sexta generación NGAD y F/A-XX están empezando a tomar forma. Aunque no disponemos de muchos detalles, ya que la mayor parte de la información es legítimamente clasificada, esto es lo que sabemos por ahora:

Tanto la Fuerza Aérea como la Marina de los Estados Unidos están mirando al futuro con sus respectivos programas de Dominio Aéreo de Nueva Generación (NGAD) para desarrollar un programa de cazas de sexta generación. Será mucho más que un simple caza más avanzado, si no que será una “familia de sistemas” que incluirá capacidades autónomas, sigilo, un nuevo espectro de armas, gestión térmica de la firma del avión y una propulsión mejorada con capacidad de supercrucero.

Cada uno de los programas se está desarrollando con la máxima conectividad, sensores avanzados y arquitectura abierta, al tiempo que se aprovecha el diseño asistido por ordenador. Sin embargo, existen notables diferencias, ya que el F/A-XX de la Armada no se basaría principalmente en la velocidad o el sigilo como los cazas de la generación anterior y, en cambio, contaría con armamento avanzado para abrumar o suprimir las defensas aéreas del enemigo. Además, las Fuerzas Aéreas se han centrado más en la tecnología de motores a reacción de ciclo adaptativo.

Esto proporcionaría más fondos para el bombardero B-21 Raider, el desarrollo de armas hipersónicas y, sobre todo, el NGAD. El presupuesto propuesto por el Departamento de Fuerzas Aéreas -que incluye tanto a las Fuerzas Aéreas como a las Fuerzas Espaciales- ascendería a 195.000 millones de dólares, lo que supone un aumento de casi el 7% respecto a los aproximadamente 182.000 millones aprobados para 2022. La parte de la Fuerza Aérea es de unos 169.500 millones de dólares y la mayor parte del aumento se destinaría a la investigación, el desarrollo, las pruebas y la evaluación, así como a las adquisiciones; y a las operaciones y el mantenimiento.

La Armada también anunció que intentará aumentar el gasto en su familia de sistemas NGAD durante los próximos seis años. La parte de aviación de la solicitud presupuestaria de la Armada para el año fiscal 23 buscaría 16.800 millones de dólares para adquirir un total de 96 aviones en toda la Armada y el Cuerpo de Marines, aunque también ha pedido que se mantengan clasificados los niveles presupuestarios del programa de cazas de sexta generación NGAD.

La Armada no ha hecho público su presupuesto para el NGAD desde el año fiscal 20, cuando, según se informa, destinó 20,7 millones de dólares ese año y proyectó un gasto de unos 256 millones de dólares en el año fiscal 22. En cambio, la Fuerza Aérea ha hecho pública la financiación de su programa NGAD. En su solicitud para el año fiscal 23, la Fuerza Aérea anunció que solicitaba casi 1.700 millones de dólares para el NGAD en la cuenta de investigación y desarrollo.

“El NGAD es un programa clasificado y les diría que el aumento de la financiación también va a ser mayor que en el FYDP (Programa de Defensa de los Años Futuros), pero estamos optando por mantener ese valor clasificado”, dijo a los periodistas el contralmirante John Gumbleton, subsecretario adjunto de la Marina para el Presupuesto, durante una mesa redonda celebrada la semana pasada.

Un F-35A Lightning II de la 354th Fighter Wing, Eielson Air Force Base, Alaska.

La Marina tiene algunos grandes programas en marcha más allá de su caza de sexta generación. El servicio está desarrollando actualmente su destructor de próxima generación, o DDG(X), para suceder a los destructores de clase Arleigh Burke, así como su submarino de ataque de próxima generación, o SSN(X), para suceder a los barcos de clase Virginia. La Marina ha hecho público que busca 196 millones de dólares en fondos de investigación y desarrollo para el DDG(X) en el año fiscal 2023 y 237 millones para el SSN(X).

Peter Suciu

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.