Las tropas ucranianas han sido muy eficaces con el obús M777.

Desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022, Estados Unidos ha proporcionado a la nación asediada unos 126 obuses ligeros M777, junto con más de 226.000 rondas de munición para estos cañones de 155 mm.

Estos sistemas de armas pueden parecerse mucho a la artillería que se ha encontrado a lo largo de la historia y en todo el mundo, incluidos los grandes cañones utilizados por las fuerzas invasoras rusas. La verdad, sin embargo, es que el M777, o “Triple 7”, tiene tanto en común con maravillas tecnológicas como el SR-71 Blackbird de Mach 3+ como con gigantes de 93.000 libras (42.184 kg) como los cañones autopropulsados 2S7 Pion de Rusia.

La guerra de artillería no consiste sólo en poner balas en el blanco. Para hacerlo con eficacia, los equipos deben ser capaces de reposicionarse rápidamente después de disparar para evitar ser localizados y atacados por las baterías de contraartillería. Y, como le dirá cualquier combatiente, el peso impone una gran movilidad.

Y por eso el M777, que pesa una décima parte del peso del 2S7, con sólo 9.300 libras (4.218 kg), puede ser el mejor sistema de artillería libra por libra del planeta. Para poner este cañón en términos de películas de los 90, es el Grillo Ruidoso de “Hombres de Negro”.

Las tropas ucranianas disparan un M777 cerca de la línea del frente en la región de Donetsk en junio.

A lo largo de las dos Guerras Mundiales, la artillería resultó ser tan devastadora para las tropas enemigas que se ganó el apodo de “Rey de la Batalla”, y los últimos siete meses de combates en Ucrania han demostrado que el reinado de este monarca de alto calibre está lejos de terminar.

Rusia, consciente desde hace tiempo de que sus fuerzas armadas tendrían dificultades para conseguir o mantener la superioridad aérea frente a un oponente del nivel de la OTAN, ha construido su doctrina bélica en torno al concepto de fuego abrumador de la artillería y los blindados pesados. De hecho, se podría argumentar que Rusia considera que su Fuerza Aérea es poco más que artillería aérea.

Por su parte, Ucrania ha hecho un trabajo increíble no sólo al resistir la ofensiva rusa frente a números, tecnología y potencia de fuego abrumadores, sino que los primeros informes indican que su contraofensiva en curso en el sur de la nación está progresando rápidamente.

El heroísmo de las tropas ucranianas, de los voluntarios y de los combatientes extranjeros no se puede descartar, pero su capacidad para enfrentarse a las fuerzas rusas se ha visto reforzada de forma significativa por los grandes envíos de armas y municiones de países amigos como Estados Unidos y sus aliados europeos.

Entre las primeras y más efectivas armas entregadas a Ucrania por el ejército estadounidense estaban los sistemas de artillería como el obús M777 de 155 mm.

Casi inmediatamente después de su llegada a Ucrania en mayo, comenzaron a aparecer en las redes sociales informes sobre los sistemas M777 destruyendo objetivos rusos.

El M777 contiene un cañón de 16.000 libras (7.257 kg) en un paquete un 40% más pequeño.

Los marines estadounidenses disparan un obús M198.

En 1979, el obús remolcado de 155 mm M198 entró en servicio para los Estados Unidos. Con algo más de 36 pies de longitud (11 m) y un peso aproximado de 16.000 libras (7.257 kg), el M198 podía hacer llover un infierno de explosivos sobre los objetivos desde 14 millas de distancia (23 km), ciclando y disparando proyectiles M107 de 95 libras (43 kg) con una tripulación de nueve o diez personas.

Sin embargo, a pesar de la eficacia del M198, los mandos del Ejército y de la Infantería de Marina se preocuparon casi de inmediato por la movilidad en el campo de batalla de este cañón pesado. En la década de 1990, Estados Unidos volvió a buscar una nueva plataforma de artillería que ofreciera la gran potencia del M198 en un paquete más ligero y móvil.

La respuesta llegó en forma de un sistema de artillería que se había estado desarrollando en el Reino Unido desde la década de 1980, inicialmente bajo la bandera de Vickers Shipbuilding and Engineering (posteriormente adquirida por BAE systems).

Con 35 pies de largo (10,67 m) y un cañón de 16,7 pies (5,10 m), esta nueva plataforma de artillería era apenas más corta que el M198 y disparaba los mismos cartuchos de 155 mm…pero gracias al uso generalizado de aleaciones de titanio y aluminio en su construcción, pesaba un 40% menos que el M198, con sólo 9.300 libras.

El nuevo M777 era tan ligero, de hecho, que podía colgarse debajo de los helicópteros o entregarse a través de todo tipo de aviones de carga. Mientras que se necesitaban dos C-130 para transportar un sistema de artillería M198 al campo de batalla, todo el equipo M777 podía llegar en uno solo.

El M777 flota como una mariposa, pero pica como 14 libras (6,4 kg) de TNT

Las tropas ucranianas disparan un M777 en la región de Kharkiv en julio.

Pero la construcción ligera del M777 no sólo es valiosa para el transporte aéreo. En el combate, donde los equipos de artillería suelen “disparar y desplazarse” (disparar una serie de proyectiles y luego reubicarse antes de que te apunten), el peso ligero del M777 hace que sea más fácil desmontarlo y trasladarlo rápidamente.

De hecho, los equipos bien entrenados pueden desmontar el M777 para transportarlo en sólo tres minutos y volver a montarlo en el mismo tiempo. Durante los desplazamientos, su ligero peso hace que los M777 puedan ser remolcados por caminos embarrados y por campos húmedos que dificultarían el avance (o lo detendrían por completo) de sistemas de armas más pesados.

El M777 también recibió proyectiles de alto explosivo mejorados: el M795 de 103 libras, que lleva 24 libras de TNT y ofrece un radio de acción de la friolera de 70 metros. Cada M795 tiene la potencia de fuego destructiva de un misil Hellfire, pero a una fracción del coste.

Los equipos pueden disparar cinco de estas enormes rondas por minuto, alcanzando objetivos a 19 millas de distancia. Los nuevos (y más caros) proyectiles guiados por GPS con aletas estabilizadoras desplegables, conocidos como M982 Excalibur, pueden llegar aún más lejos, hasta 25 millas.

Los marines estadounidenses mueven un M777 en la cubierta de vuelo del USS Carter Hall en el puerto de la ciudad de Morehead en Carolina del Norte.

Puede que el M777 se haya fabricado con algunos de los mismos materiales que el SR-71, pero el Tío Sam siguió engañando a su nuevo obús incluso después de que entrara en servicio en 2005.

A lo largo de la década de 2010, todos los M777 de Estados Unidos recibieron tubos de cañón cromados que, según se dice, prolongan su vida útil hasta en un 300%.

En 2017, la eficacia de esta mejora se demostró en la batalla, cuando una sola batería de M777 de los Marines disparó más de 35.000 balas contra objetivos del ISIS en Siria en solo cinco meses. Eso es más que todos los cartuchos de artillería de 155 mm disparados por todo el ejército estadounidense en la invasión de Irak de 2003.

Pero a pesar de este increíble volumen de fuego, los Marines sólo quemaron dos de estos nuevos cañones cromados en el proceso.

Otras mejoras incluyen la adición de kits de espoletas guiadas de precisión en 2016 que redujeron el margen de error al apuntar las rondas de alto explosivo en un enorme 85%, llevando la precisión de un margen de 200 metros a menos de 30 metros.

Con un radio de explosión de 70 metros, ese salto en la precisión garantiza efectivamente un impacto directo cuando las tripulaciones del M777 tienen buenos datos de puntería.

El M777 en manos estadounidenses

Los soldados estadounidenses disparan rondas de 155 mm desde un M777.

Aunque las fuerzas ucranianas han demostrado la eficacia de este obús ligero en el combate moderno, la mayoría de los que se utilizan en Ucrania parecen utilizar un sistema de puntería manual. Estos sistemas requieren que las propias tripulaciones calculen la distancia al objetivo y luego ajusten las miras del arma.

Como dijo el coronel retirado del Cuerpo de Marines Chris Tavuchis a Hope Seck, de Sandboxx News, en un artículo para Popular Mechanics, este sistema puede ser tosco, pero es muy eficaz.

Como el aparato de puntería manual del M777 aprovecha un mayor número de unidades de medida más pequeñas (milirradianes o “mils”), ofrece un mayor grado de precisión que sus homólogos rusos.

Pero en manos estadounidenses, el M777 pasa de ser un instrumento contundente a un escalpelo de 155 mm.

Soldados estadounidenses con el sistema de designación de objetivos del sistema de objetivos de efectos conjuntos en Fort Greely en Alaska.

Las tripulaciones de los M777 estadounidenses utilizan ahora un sistema digital de control de fuego operado a través de una tableta que les permite identificar rápidamente los objetivos y atacarlos sin tener que hacer ningún cálculo. Esto no sólo acelera el proceso de disparo, sino que también elimina los errores del usuario causados por el estrés o el agotamiento en el campo de batalla.

Sin embargo, para situaciones que requieren una precisión aún mayor, el M777 puede confiar en los datos de los objetivos que le transmite el Sistema de Apuntado de Efectos Conjuntos del Ejército, o JETS.

Estos sistemas de puntería portátiles para una sola persona son llevados al campo por observadores avanzados y controladores de ataque terminal conjuntos que identifican objetivos a distancias de hasta 2,5 kilómetros del usuario.

Utilizando los datos de los objetivos del sistema JETS, el M777 se vuelve tan preciso que el teniente coronel Michael Frank, director de producto de Soldier Precision Targeting Devices, se refirió a él como un “rifle de francotirador gigante”.

Parece que Ucrania está demostrando que la artillería sigue siendo el rey de la batalla, y en ese sentido, el M777 tiene buenas razones para reclamar el trono.

Alex Hollings

One thought on “Las tropas ucranianas han sido muy eficaces con el obús M777.

  • el 19 septiembre, 2022 a las 14:10
    Permalink

    Un uso efectivo en tan poco tiempo implica muchas cosas. Sólo entrenamiento no basta. Sospecho que asesores americanos han operado junto a los M777 e HIMARS. No pueden entregar estás armas y correr el riego que se malusen o desperdicien. Eso explicaría porque no han entregado obuses M198, que han ido regalando por países aliados.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.