Las ventas de armas rusas en el sudeste asiático se han hundido, según un informe.

Las ventas de armas de Rusia al sudeste asiático se han desplomado debido a las sanciones internacionales impuestas desde el inicio de la crisis de Ucrania en 2014 y la guerra en curso probablemente conducirá a un mayor descenso, creando oportunidades de mercado para países como China, según un nuevo informe.

Un artículo en el boletín ISEAS Perspective publicado por el Instituto ISEAS -Yusof Ishak, una institución de investigación con sede en Singapur, ha encontrado que la industria de defensa de Rusia se ha visto muy afectada, con valores de exportación reducidos de 1.200 millones de dólares en 2014 a sólo 89 millones de dólares en 2021.

Acumulativamente, Rusia ha encabezado la lista de proveedores de armas al sudeste asiático en las últimas dos décadas, pero es probable que las ventas sigan cayendo y que los países de la región busquen desviar sus contratos de armas a otros países, dice el informe.

Los datos facilitados por el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI) muestran que, sólo en 2021, Rusia ya ha quedado por detrás de Estados Unidos y China.

Según el autor del artículo, el académico Ian Storey, la mayor razón detrás de la caída son las sanciones y los controles de exportación que Estados Unidos y Europa impusieron a la industria de defensa rusa desde su anexión de Crimea a Ucrania en 2014. Esas restricciones no han impedido necesariamente que las naciones del sudeste asiático compren armas rusas, pero hay menos oferta ya que los fabricantes rusos tienen dificultades para realizar transacciones financieras y acceder a tecnologías y componentes críticos.

También ha acabado con los lazos de la industria de defensa entre Rusia y Ucrania.

“El conflicto puso fin de forma abrupta a una larga y amplia cooperación entre las empresas de defensa ucranianas y rusas, especialmente en la producción de motores para buques de superficie, helicópteros y aviones”, dijo Storey.

Visitantes militares de Vietnam observan un tanque ruso T-90MS durante el Foro Técnico Militar Internacional Ejército-2020 en Alabino, en las afueras de Moscú.

Otro factor es la pausa en el programa de modernización militar de Vietnam, el mayor cliente de Rusia en el Sudeste Asiático. Hanoi inició el programa a finales de la década de 1990 y en el periodo 1995-2021 compró a Rusia armas y equipos militares por valor de 7.400 millones de dólares. Eso supuso más del 80% del total de las importaciones de armas de Vietnam.

“Vietnam ha dejado en suspenso el programa de modernización militar debido a la preocupación por la capacidad de Moscú para cumplir con los pedidos, pero también debido a una campaña de lucha contra la corrupción”, escribió en julio de 2021 Nguyen The Phuong, profesor de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad de Economía y Finanzas de Ciudad Ho Chi Minh.

Hanoi seguirá dependiendo de Moscú para mantener y operar su arsenal de fabricación rusa, compuesto por seis submarinos de clase Kilo, 36 aviones Sukhoi Su-30MK2, cuatro fragatas de clase Gepard 3.9 y dos sistemas móviles de misiles de defensa costera Bastion, pero los expertos afirman que ya ha estado buscando fuentes de suministro alternativas, como Israel, Bielorrusia, Estados Unidos y los Países Bajos.

Tendencias a la baja

A la luz de la guerra de Ucrania, el nuevo informe dice que será difícil para los fabricantes de defensa rusos reavivar sus ventas debido a “la imposición de sanciones y controles de exportación más estrictos por parte de varios países, el daño a la reputación causado por la mala actuación de las fuerzas armadas rusas en Ucrania y su necesidad de reponer las pérdidas en el campo de batalla”.

Storey señaló que las actuales sanciones a los bancos rusos, y su exclusión de la red internacional de pagos de la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT), “dificultarán a la industria de defensa del país la realización de transacciones financieras con clientes extranjeros”.

El control de las exportaciones impuesto a Rusia también restringirá el acceso de los fabricantes rusos a tecnologías avanzadas, fundamentales en los equipos y componentes militares modernos, que Rusia no posee.

“Como consecuencia, los compradores extranjeros pueden decidir cambiar a fuentes más fiables de hardware militar”.

El Banco Agrícola Ruso en el centro de Moscú, Rusia ha sido uno de los bancos rusos afectados por las sanciones occidentales.

Además, las pérdidas sufridas por las fuerzas rusas en Ucrania este año pueden haber dañado seriamente la reputación de Moscú como potencia en equipamiento militar.

“Los problemas a los que se enfrenta el sector industrial de la defensa de Rusia crearán oportunidades de mercado en el sudeste asiático para otros países, incluida China”, señala el informe.

Según los datos del SIPRI, las exportaciones de armas de China al Sudeste Asiático en 2021 ascendieron a 284 millones de dólares, frente a los 53 millones de dólares de 2020.

Hasta ahora, China se ha abstenido de condenar la invasión rusa de Ucrania, y a medida que la guerra se prolonga, la dependencia de Moscú de Pekín puede profundizarse.

A cambio, “China buscará un mayor acceso a la tecnología militar más sensible de Rusia e incluso presionará a Moscú para que reduzca las ventas militares a Vietnam”, dijo Storey.

Un sistema de armas de misiles tierra-aire de alcance medio se exhibe durante la 12.ª Exposición Aeroespacial y de Aviación Internacional de China en la ciudad de Zhuhai.

La venta de armas de Ucrania

Eso sería un golpe para los exportadores rusos, pero también para Vietnam, que tiene reivindicaciones contra China en el Mar de China Meridional.

La situación en Ucrania también interrumpió el suministro de armas ucranianas a Hanoi, que ascendió a 200 millones de dólares durante 2000-2021.

Ucrania formó parte de la industria de defensa soviética y luego rusa, incluso después de proclamar su independencia. Ha sido un importante proveedor de aviones y repuestos, así como de vehículos blindados y municiones.

Durante 2009-2014, hasta la anexión de Crimea, Ucrania estuvo entre los 10 mayores exportadores de armas del mundo, según el SIPRI.

En 2012, de hecho, fue el cuarto mayor exportador de armas. Ese año, Kiev vendió armas convencionales por valor de 1.300 millones de dólares. La exportadora estatal ucraniana Ukrspecexport tenía contratos con casi 80 países.

En su apogeo, la empresa dirigía 100 plantas y fábricas de producción de armas y empleaba a decenas de miles de trabajadores.

Además de Vietnam, en el sudeste asiático, Tailandia y Myanmar fueron también grandes clientes que gastaron 479 y 111 millones de dólares en armas ucranianas, respectivamente, durante el período 2000-2021.

En 2011, Bangkok encargó a Ucrania 49 carros de combate T-84 Oplot y 236 vehículos blindados BTR-3E. Sin embargo, el retraso en las entregas de los Oplot debido a la crisis de Crimea obligó a Tailandia a comprar en su lugar carros de combate principales VT-4 a China.

Bangladesh, Camboya, Laos e Indonesia también compraron armas a Ucrania, aunque en cantidades mucho menores.

Un oficial militar de Bangladesh, el brigadier (Rtd) Sakhawat Hossain, dijo al servicio de noticias online afiliado a RFA, BenarNews, que la Fuerza Aérea de Bangladesh utiliza principalmente helicópteros MI y aviones Antonov rusos y ucranianos.

“Muchas de las piezas de recambio de los helicópteros y aviones se fabrican en Ucrania. La importación de estas piezas de repuesto y del material militar se detendrá ahora”, dijo Hossain.

Otro ex militar bangladesí, el Comodoro del Aire (Rtd) Ishfaq Ilahi Choudhury, dijo que la guerra en Ucrania no crearía ningún problema para operar los aviones a corto plazo.

“Pero a largo plazo podemos tener problemas, ya que las fuerzas rusas atacaron la planta de Antonov”, dijo.

Radio Free Asia

6 thoughts on “Las ventas de armas rusas en el sudeste asiático se han hundido, según un informe.

  • el 10 mayo, 2022 a las 15:42
    Permalink

    Por fin la gente se da cuenta de que lo barato al final sale caro. Espero que no salgan de la chatarra rusa para meterse el los bluf chinos.

    Respuesta
    • el 10 mayo, 2022 a las 21:27
      Permalink

      Los tanques occidentales ,tampoco son inmunes al armamento anticarro que se está empleando en esa guerra. Los tanques rusos son más baratos, pero la relación calidad/ precio los hace una buena elección, para aquellos países que prefieren tener 3 t90 rusos, en vez de 1 M1 abrams.

      Respuesta
      • el 11 mayo, 2022 a las 06:15
        Permalink

        Serán 2 T-90 frente a un Abrams, pensáis que aunque el diseño del T-90 esté basado en el T-72 su precio es inferior. Y hasta el T-90A es ya más caro que un T-72b3.
        La filosofía rusa era poner más carros de combate y hacer una saturación, pero eso trae otro problema asociado, que es la logística porque no consume lo mismo un carro de combate que tres carros de combate… y no solo combustible sino otros elementos necesarios para un buen funcionamiento en unas condiciones especiales, no rodar precisamente sobre asfalto en un desfile militar.

        Respuesta
        • el 11 mayo, 2022 a las 09:16
          Permalink

          Por lo que vi, son 2,3 millones contra 8,5, dan para 3… Pero bueno . Si un país quiere tener 300 tanques, les sale más rentable los t90 y no es superior al M1, pero no es mal tanque.

          Respuesta
          • el 12 mayo, 2022 a las 08:08
            Permalink

            Bueno si esos precios son los que se manejan, dejaría muy en claro porque los tanques Rusos revientan de esa forma tan vistosa, vamos que según tu un T90 vale menos que un VCI occidental promedio

  • el 11 mayo, 2022 a las 07:19
    Permalink

    A la hora de las ventas más que la calidad del material depende de la influencia política y de los países a los que es afín. El F-35 es el ejemplo más reciente que tenemos en Europa.

    Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.