Las ventas militares de EE. UU. baten récords en 2020 y pueden crecer más en 2021.

Estados Unidos aprobó un número récord de ventas militares extranjeras en el año 2020, según su propia contabilidad y la de los observadores de la industria de armamentos.

Según el secretario adjunto de la Oficina de Asuntos Político-Militares del Departamento de Estado, el Departamento de Estado aprobó 17.080 millones de dólares en ventas militares extranjeras en el año fiscal 2020, lo que supone un aumento del 2,8% con respecto al año fiscal 2019.

Y la media de los tres últimos años, que según los funcionarios es un reflejo más fiel de las tendencias, es aún mayor, habiendo aumentado a 54.000 millones de dólares.

La Agencia de Cooperación en Seguridad de la Defensa (DSCA) publicó estas cifras a principios del mes de diciembre, incluyendo los acuerdos de armas, aviones y otros sistemas hechos por compañías como Lockheed Martin, Boeing y Northrop Grumman, entre otras.

Sin embargo, observadores cercanos del comercio de armas dicen que los datos del gobierno federal no están completos, y las cifras deberían ser aún más altas.

William Hartung, director del programa de armas y seguridad del Centro de Política Internacional, escribió que el informe de la DSCA, publicado durante décadas, pero no divulgado públicamente hasta 2017, contenía varias omisiones cruciales.

El informe de la DSCA no separa las ventas militares extranjeras de las ventas nacionales. Además, en términos de ventas militares extranjeras, el informe evalúa principalmente las aprobaciones realizadas por el gobierno, no las ventas reales finales, dijo Hartung.

No obstante, ambos resultados han sido notablemente más altos en 2020.

“En cuanto a las notificaciones al Congreso de los grandes negocios, las cifras de este año fueron enormes comparadas con las de años anteriores. Contabilicé 129.000 millones de dólares en ofertas. Fue el año más grande en nuevas ofertas. Es mucho más grande que otros años de la administración Trump”, dijo Hartung.

El único año en que se superó eso fue en 2010, cuando la DSCA notificó al Congreso 123.000 millones de dólares en ventas de armas grandes, dijo Hartung.

Jeff Abramson, un miembro de la Asociación de Control de Armas dijo que el rastreador de su organización había mostrado que las ventas militares extranjeras del 2020 son las más altas de este siglo.

Entonces, ¿qué ha hecho que los números hayan sido tan altos?

“La gran diferencia en el año fiscal 2020 fue que hubo 27 000 millones de dólares en ventas de aviones de combate a Japón, incluyendo también 23 000 millones de dólares para el F-35, que es un programa en curso”, dijo Hartung.

“Así que esos dos grandes negocios cambiaron un poco las cifras, explicando casi toda la diferencia en las notificaciones de las ventas militares extranjeras del Congreso del año fiscal 2019 al año fiscal 2020”.

Hartung señaló que Japón había iniciado el programa del F-35 antes de que el presidente Donald Trump asumiera el cargo, por lo que el aumento no puede atribuirse a las políticas de la administración Trump.

Y desde esa perspectiva, el año fiscal 2021 podría ser en realidad un año más grande para las ventas militares extranjeras que el 2020, debido a un paquete previsto de 23.000 millones de dólares para vender F-35, aviones no tripulados y bombas a los Emiratos Árabes Unidos.

Algunos miembros del Congreso han amenazado con bloquear ese acuerdo, y está lejos de ser la única venta controvertida que el Departamento de Estado ha aprobado bajo la actual administración.

Las ventas o transferencias de armas a Arabia Saudita, Egipto, Filipinas y Hungría – algunas de las cuales han sido aprobadas en la última semana del año – también han planteado cuestiones debido a los problemas de derechos humanos en esos países.

Aunque el apoyo de Trump a algunos de estos gobiernos poco propensos a salvaguardar los derechos humanos puede ser ideológico, hay realmente una línea coherente en la política de la administración Trump en términos de ventas militares en el extranjero, dijo Abramson.

“Este presidente parece pensar que vender tantas armas como sea posible es un éxito”, dijo.

Y las ventas a Taiwán también preocupan a los observadores debido a la relación cada vez más tensa de Estados Unidos con China, que ha amenazado con tomar represalias por los acuerdos aprobados este otoño.

Abramson subrayó que es cautelosamente optimista sobre la política de comercio de armas de la próxima administración Biden.

Señaló que volver a entrar en el Tratado de Comercio de Armas es una plataforma del Partido Demócrata y dijo que hay razones para pensar que la administración del presidente electo Biden “tomará la moderación y la responsabilidad mucho más en serio”.

Pero también sospecha que la tendencia de esta administración del Congreso de tomar medidas sobre el comercio de armas – históricamente raro – continuará.

“Incluso si los demócratas terminan conquistando el Senado, creo que veremos mucha más acción del Congreso porque es un enfoque de la administración Trump”, afirmó Abramson.

Christen McCurdy

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com