Los drones hacen que la artillería ucraniana sea letalmente precisa.

Las fuerzas ucranianas han repelido repetidamente los ataques rusos y han infligido grandes pérdidas a los atacantes, como se vio ayer en un intento de cruzar el río en Siverskyi Donets que dejó la zona llena de vehículos rusos quemados. Aunque las armas ligeras antitanque, como el Javelin, desempeñan un papel importante, la artillería ucraniana es la que causa la mayor parte de los daños, golpeando los objetivos con extrema precisión mediante fuego indirecto de largo alcance. ¿Cómo pueden lograr esta extraordinaria precisión? La respuesta puede estar en los drones baratos.

Impactar a un tanque con un proyectil de artillería es una hazaña inusual. Un proyectil disparado indirectamente -lanzado en coordenadas cuadriculadas que son invisibles para el artillero- tendrá un “error circular probable”, o CEP, medido en decenas de metros, que es el círculo dentro del cual cae la mitad de los proyectiles. Para un arma de 155 mm, el CEP suele ser de 25 metros a 15 millas, lo que dificulta acertar en un objetivo del tamaño de un tanque. Para hacerlo, normalmente se necesita una ronda de artillería guiada por láser. Aunque Ucrania dispone de algunas de ellas y las utiliza con éxito, la gran mayoría de la artillería ucraniana sigue disparando proyectiles “tontos” no guiados de 122 mm y 152 mm, ahora complementados con obuses M777 de 155 mm suministrados por Estados Unidos.

La inexactitud del fuego de artillería se debe a varios factores, en particular a los errores de localización del cañón o del objetivo, a las condiciones meteorológicas, a los errores de calibración de las miras y a las variaciones de la cantidad de propulsor entre los distintos lotes de proyectiles. Sin embargo, es posible compensar en gran medida mediante dos técnicas: el fuego preseleccionado y el fuego ajustado.

En el fuego predeterminado, una batería en una posición defensiva dispara unos cuantos proyectiles antes de tiempo para poder centrar sus cañones en un terreno específico. Esto jugó un papel clave en la acción de Siverskyi Donets: Los ingenieros ucranianos inspeccionaron el río, identificaron el mejor punto para cruzarlo e hicieron que su artillería lo apuntara. Cuando los rusos llegaron e intentaron cruzar por allí, fueron emboscados por el fuego de varias baterías de cañones y múltiples lanzacohetes que impactaron simultáneamente.

En el fuego ajustado, un observador de artillería anota dónde cae la primera bala, y luego le dice al artillero cómo ajustar su puntería, de modo que una serie de balas puede ” avanzar ” hacia el objetivo. Incluso las armas de la Segunda Guerra Mundial eran precisas para alcanzar vehículos individuales o búnkeres con esta técnica. Sin embargo, el reto es la necesidad de contar con un observador que pueda ver tanto el objetivo como el lugar en el que cae el disparo, lo que normalmente sólo es posible en una situación defensiva. La precisión del disparo depende entonces en gran medida de la capacidad del observador para evaluar con precisión la caída del disparo.

La artillería ucraniana como esta unidad en Kharkiv se complementará con nuevos obuses estadounidenses de 155 mm.

Ya en guerras anteriores los comandantes se dieron cuenta de que un observador en el aire -en un globo- tendría una enorme ventaja al poder ver al enemigo a distancia sin importar los obstáculos. Los drones modernos ofrecen una ventaja mucho mayor porque pueden acercarse y observar directamente desde arriba del enemigo. La vista de pájaro del dron hace mucho más fácil guiar los disparos hacia un objetivo.

Los ucranianos cuentan ahora con operadores equipados con pequeños drones de consumo adscritos a sus unidades de artillería; algunos informes sugieren que pueden tener literalmente miles de drones en servicio. Algunos pueden recurrir a drones militares más grandes, como el Leleka-100, pero los drones más pequeños son mucho más comunes. Esto proporciona a todas las baterías lo que antes sólo podían soñar: un ojo en el cielo que no sólo puede localizar a los adversarios sobre las colinas o escondidos entre los árboles o los edificios, o muy por detrás de las líneas enemigas, sino que puede ver cómo caen los proyectiles y dirigirlos hacia el objetivo.

Hemos visto los resultados de esta mortífera combinación de drones y artillería en vídeos publicados en las redes sociales una y otra vez… y habrá muchos más vídeos de este tipo que no se publicarán por razones de seguridad operativa.

Las fuerzas rusas sufren especialmente por sus propias tácticas deficientes. No parecen capaces de encontrar y suprimir la artillería ucraniana, ni de realizar un fuego de contrabatería eficaz. Cuando están bajo el fuego de la artillería, el mando y el control no son adecuados para hacer que las unidades maniobren fuera de la zona de peligro o incluso que echen humo para ocultar su posición. En lugar de ello, permanecen en su lugar hasta que el implacable fuego de artillería los encuentra.

El uso altamente preciso de la artillería por parte de Ucrania contrasta fuertemente con el enfoque ruso. Las imágenes de las zonas atacadas por los rusos muestran cráteres de proyectiles muy dispersos en una gran zona, como en un campo de batalla de la Primera Guerra Mundial. Se trata de un fuego masivo y aleatorio, sin intentar alcanzar objetivos individuales y con pocos indicios de haber alcanzado alguno. Un vídeo en el que se ve a las tripulaciones de los morteros rusos disparando sin asegurar las placas base de sus armas puede ser una señal de que el fuego de precisión está más allá de su capacidad.

Stalin describió célebremente la artillería como “el dios de la guerra” y siempre ha sido uno de los grandes puntos fuertes del ejército ruso. Pero en la era de los drones baratos, prescindibles y fácilmente disponibles, Ucrania puede estar ganando a los rusos en su propio juego, con ataques de precisión altamente efectivos en lugar de fuegos masivos no eficientes.

David Hambling

23 thoughts on “Los drones hacen que la artillería ucraniana sea letalmente precisa.

  • el 13 mayo, 2022 a las 18:14
    Permalink

    Son lecciones muy interesantes de las que se debe aprender.

    Ayer por la noche presentaron en la tele al público general en el programa de Iker el dron español Fulmar (de Thales España). Es un pequeño dron (13 kg) que incluso se puede lanzar y recoger desde los BAM. No lleva armas, pues está pensado para el reconocimiento. Pero ¿cuántos hemos adquirido de estos? Pues creo que solamente 1 para cada ejército y solamente para probarlos. Vamos, que estamos listos para una guerra…

    Y, a todo esto, creo que nuestras capacidades antiaéreas para combatir drones enemigos es aún muy deficiente.

    Respuesta
    • el 13 mayo, 2022 a las 18:19
      Permalink

      Una pregunta: ¿Alguien sabe si el Thales Fulmar es capaz de proporcionar coordenadas “GPS” para los objetivos que ve a través de la cámara? Creo que para el ScanEagle naval se estaba intentando desarrollar esa capacidad.

      Me resulta fundamental para dirigir el fuego artillero. Para mayor precisión, están los proyectiles guiados por GPS.

      Otra pregunta: ¿El Thales Fulmar incorpora asignador láser? De nuevo, creo que sería una capacidad muy interesante, pues permitiría que un caza o helicóptero cercano disparase el misil (o los cohetes guiados por láser, “ahora” que los vamos a tener para el Tigre Mk III).

      Respuesta
      • el 13 mayo, 2022 a las 18:24
        Permalink

        En sí mismo, me parece que podría ser un debate interesante: ¿Qué es mejor?

        A) Un dron pequeño (y, por lo tanto, más furtivo) y barato. Pero demasiado pequeño como para llevar armas. Se encargaría de explorar, descubrir y apuntar. Y otro vehículo lanzaría el arma (Una bomba guiada desde un caza volando alto, lejos del alcance antiaéreo de baja cota. O un misil guiado lanzado desde un caza o helicóptero a cierta distancia segura. O fuego artillero, guiado o no. O incluso un cohete-misil guiado de la artillería cohetera).

        B) Un dron más grande (ya, al menos, tipo TB2), más caro, pero suficientemente grande para llevar armas.

        Bueno, la respuesta no es lo uno O lo otro, sino ambos, cada cual según la situación. Aun así, creo que es una reflexión interesante: Más drones pequeños y baratos o menos drones más grandes y caros.

        Respuesta
      • el 13 mayo, 2022 a las 22:20
        Permalink

        Si el dron esta equipado con telemetro, dada (a)su posicion actual (gps), (b)el angulo entre la vertical y la inclinacion del teleobjetivo y (c)la distancia al blanco dada por el telemetro se pueden calcular las coordenadas del blanco, y esta podria ser transmitida a los artilleros.
        A partir de alli, con las coordenadas del objetivo los artilleros pueden establecer el angulo horizontal y vertical del obus, si usan trayectorias balisticas.
        Si usan proyectiles guiados (que Ucrania ha recibido), las coordenadas del objetivo se introducen al proyectil. A los artilleros del obus les conviene apuntar a una coordenada ligeramente distinta (esto es deliberado), que luego el mecanismo de autoguiado del proyectil lo pondra igual sobre el blanco. La desviacion del obus sirve para que los radares contrabaterias calculen otro origen del disparo.

        Respuesta
        • el 13 mayo, 2022 a las 22:48
          Permalink

          Me olvidaba, ademas, el dron debe entregar el “rumbo” de su teleobjetivo, donde 0 o 360 es el norte, 90 el este, 180 es el Sur, etc. Entonces es facil transformar las coordenadas (longitud, latitud) del dron en las (longitud, latitud) del blanco.

          Respuesta
        • el 14 mayo, 2022 a las 04:13
          Permalink

          Sigo. Pero la manera mas facil de averiguar las coordenadas del blanco es poniendo el dron encima suyo, confirmarndolo con la camara de vista cenital: las coordenadas del dron son las del blanco.

          Respuesta
          • el 14 mayo, 2022 a las 11:37
            Permalink

            Más sencillo encima si, pero para algo están las matemáticas. Requiere menos tiempo y posibilidades de ser detectado, que el dron con un teleobjetivo localice y calcule la posición siguiendo una determinada ruta de patruta, que ir desplazándose por los puntos a marcar ,y más estos minis ,que no disponen de mucho tiempo de vuelo.

          • el 14 mayo, 2022 a las 13:31
            Permalink

            Miau, ese “mini”, el Fulmar de Thales España, tiene 8 horas de tiempo de vuelo. No me parece poco. Aunque es cierto que el equivalente, el ScanEagle que viene utilizando la Armada, tiene 20 horas de resistencia en el aire.

  • el 13 mayo, 2022 a las 23:14
    Permalink

    Fantastico articulo, gracias por los comentarios muy instructivos

    Respuesta
    • el 14 mayo, 2022 a las 00:26
      Permalink

      Sinceramente creo que el motivo que los orcos rusos sean blancos tan fáciles para la artillería ucraniana es que están gestionando muy mal las interferencias y la guerra electromagnética.
      Tienen un material de primera en éste aspecto, pero por los informes parece que NO le dan el uso adecuado por que interfieren y molestan a otras unidades militares, todo ello por falta de entrenamiento y protocolos de actuación en ese sentido. Parece mentira…..
      Si lo hicieran bien, los pequeños drones ucranianos no podrían sobrevolarlos impunemente e informar de sus progresos.
      Otra demostración de la incompetencia del cacareado ejercito ruso. De que les vale tener material si la mentalidad soviética no deja espacio a ideas nuevas e innovaciones.
      Slava Ukrayina.

      Respuesta
      • el 14 mayo, 2022 a las 11:52
        Permalink

        El material del que disponen para la guerra electrónica, funciona bien en estático, para seguir a las tropas no tienen nada decente.

        Respuesta
        • el 14 mayo, 2022 a las 12:22
          Permalink

          Estoy de acuerdo, y parece que los ucranianos están protegidos por equipos de interferencias portátiles suministrados por USA.
          Es la única explicación que veo. Por un lado ucranianos que funcionan como el US Army y rusos con soldaditos de reemplazo que sólo valen para maniobras y desfiles.

          Respuesta
      • el 14 mayo, 2022 a las 13:35
        Permalink

        Pues recuerdo que en el programa de Iker, Cuarto Milenio, el coronel Pedro Baños comentaba al inicio de la guerra que el ejército ruso era el mejor preparado del mundo (se refería al entrenamiento y protocolos, más que a la calidad y cantidad del material). Por lo visto, estaba muy equivocado.

        En lo que comentas, se demuestra lo importante que es, aparte del material, las doctrinas y el entrenamiento. Y también la capacidad de adaptar las doctrinas a los nuevos tiempos; esto último, en general, siempre les ha costado a los ejércitos.

        Respuesta
        • el 14 mayo, 2022 a las 22:53
          Permalink

          Estoy de acuerdo. Yo empecé a servir en 1.990 y tenía capitanes que hablaban a otros capitanes de visita en el Paseo de Extremadura que tal obuses eran “de los nuestros y los otros eran de los rojos’.
          Pero muy poco tiempo después el ejército español se ha profesionalizado y somos modelo de haber cambiado doctrina, y mentalidad, que ya es difícil.
          Más les va a costar a los rusos cambiar su mentalidad soviética, estoy seguro, y en el camino van a perder decenas de miles de vidas de reclutas.
          Que pena.

          Respuesta
  • el 14 mayo, 2022 a las 11:33
    Permalink

    En la guerra del Donbas en 2014 Rusia empleó los drones y electrónica para dar una paliza a Ucrania. Ahora es a la inversa. Ucrania usa Drones, geolocalizacion de móviles, Google Maps, fotos satelitales e inteligencia artificial para ver lo que los soldados rusos publican en redes sociales. Muchas lecciones se van a extraer de esta guerra.

    Respuesta
    • el 14 mayo, 2022 a las 11:56
      Permalink

      En la anterior guerra estaban prácticamente solos, ahora tienen detrás a la OTAN.

      Respuesta
  • el 14 mayo, 2022 a las 11:39
    Permalink

    Los TB-2 turcos han demostrado en Ucrania, Nagorno-Karabaj, Siria y Libia su eficacia. Han destruido artillería, tanques, blindados y misiles SAM. España puede armar sus MQ-9 de forma barata, como hizo Francia. También puede comprar algunos MQ-9 más ahora que EEUU los está retirando. Es una realidad que el dron ha llegado para quedarse. Lo mejor es adquirir experiencia en manejo de drones militares como sea y estar preparado.

    Respuesta
    • el 14 mayo, 2022 a las 13:50
      Permalink

      Ya, pero hay una serie de diferencias muy grandes entre los TB2 y los MQ9:

      La primera, es a favor del MQ9: 1700 kg de carga versus unos míseros 150 kg. La diferencia en armas que puedes llevar es enorme.

      La segunda, juega a favor del TB2, aunque no la considero crítica para este tipo de misiones: Son 27 horas de resistencia en vuelo vs 14 (datos aproximados, pues depende de cómo de cargados vayan).

      La tercera me parece crítica y es a favor del TB2: El coste son unos $1,2M versus varias decenas de millones (mirando los contratos, me salen cifras que oscilan entre los $35 y lo $90M la unidad). Los drones son muy vulnerables. Rusia los está abatiendo a montones, pero Ucrania también los está recibiendo a montones. Sería imposible comprar los MQ9 al mismo ritmo. Por lo tanto, en mi opinión, aparte de drones muy capaces para ciertas misiones, se necesitan drones muchísimo más baratos y suficientemente capaces.

      Respuesta
    • el 14 mayo, 2022 a las 18:55
      Permalink

      Eso sería ideal pero habrá que ver la que montan los socios de gobierno. Drones armados?

      Respuesta
      • el 16 mayo, 2022 a las 12:18
        Permalink

        Pues creo que hubo una noticia hace no mucho de que se iban a actualizar nuestros Reapers para incluir el kit (hardware + software) que les permite llevar armas. Se pidieron de inicio con la preinstalación hardware interna (“kit de armamento modificado UHK16205-1”), pero faltaba el software y los elementos hardware externos (los pilones), que creo que se han pedido o se iban a pedir (recuerdo vagamente haberlo leído, pero no encuentro la noticia. Quizás me equivoque).

        De todas las formas, será que el socio ese de gobierno ladra mucho, pero pinta poco.

        Respuesta
  • el 14 mayo, 2022 a las 19:50
    Permalink

    Venga ya. Eso lo haces con un móvil pegado con cinta aislante.
    No lo habéis visto en los aviones rusos?

    Respuesta
  • el 15 mayo, 2022 a las 20:34
    Permalink

    Mientras tanto, los lumberas del programa RAPAZ siguen sin ponerse de acuerdo. Llevan años con ello y siguen sin decidir el tono, si más clara o más oscura, mientras tanto, las empresas de drones en Españistán proliferan, algunas con productos punteros como el Fullmar ( Thales España ), el Tarsis 75 y 25 (Aertec) – con designador láser y mini misiles -, el merodeador QLM 40 (Arquimea), los drones fijos ISTAR para vehículos en movimiento de SDLE, los helidrones como el H02 ( Sitep ), Alpha 900 (AUS) y Pelícano( Indra), drones min UAV de SDLE e Indra, el proyecto Milano del inútil INTA, el Atlante (Cassidian ); Xur 40, 21 y 08 (Aertec ), dron pájaro Sheherd Mil (Expal), enjambres de drones (STS), Scrab (SCR) y varias empresas más. Los tenemos, son nuestros, pero no se deciden por nada. Luego vendrán los llantos y lamentaciones, el moro está cada vez más cerca.

    Respuesta
    • el 16 mayo, 2022 a las 12:22
      Permalink

      El moro ya no nos va a atacar nunca jamás. Está plenamente satisfecho y saciado, después de allanarles el camino (por enésima vez, que esto viene de este gobierno y de gobiernos anteriores, incluso anteriores a la actual Constitución) del Sáhara Occidental. El Gran Marruecos ya está concluido y no habrá intención de expandirlo aún más.

      (El comentario va con sarcasmo)

      Respuesta

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.