Los futuros submarinos de Israel se consideran un avance clave para el ascenso naval en la región.

El anuncio realizado a finales de enero por el Ministerio de Defensa de Israel y la empresa alemana ThyssenKrupp Marine Systems para la adquisición de tres nuevos submarinos avanzados para Israel marca un hito clave en la evolución de la flota de israelí, que constará de seis submarinos.

En una realidad en la que los adversarios de Israel están armados con misiles que pueden alcanzar cualquier punto terrestre del Estado, el valor estratégico del brazo largo submarino de Israel está en alza, más aún a la luz de las esperadas capacidades avanzadas que los nuevos submarinos de la clase Dakar llevarán a bordo.

La clase de submarinos lleva el nombre del INS Dakar, un submarino israelí diésel-eléctrico que se hundió en 1968 en el Mediterráneo en su ruta desde Gran Bretaña hasta el puerto de Haifa tras ser comprado al Reino Unido.

El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, señaló que los nuevos buques “mejorarán las capacidades de la Armada y contribuirán a la superioridad de la seguridad de Israel en la región”, aludiendo a sus múltiples capacidades, que incluirán la capacidad de permanecer sumergidos durante períodos más prolongados, reunir información de inteligencia frente a las costas enemigas y atacar objetivos en las profundidades del territorio enemigo o en el mar.

El acuerdo de 3.000 millones de euros (3.400 millones de dólares) supondrá la llegada del primer submarino de la clase Dakar en nueve años, así como la construcción de un simulador de submarinos en Israel y el suministro de piezas de recambio. El gobierno alemán subvencionará una parte del acuerdo a través de una “subvención única”, indicó el Ministerio de Defensa, de acuerdo con un convenio firmado entre los países en 2017.

El Ministerio de Defensa se negó a comentar un informe del diario económico The Marker publicado en los últimos días, según el cual Thyssenkrupp había aumentado considerablemente el precio de la adquisición, de 1.800 millones a 3.000 millones de euros. El informe decía que Israel probablemente pagará 2.400 millones de euros (2.700 millones de dólares) del precio total (y Alemania subvencionará el resto).

Junto con el acuerdo, las dos partes firmaron un acuerdo de cooperación industrial-estratégica por el que el Ministerio Federal de Economía y Tecnología de Alemania invertirá 850 millones de euros (973 millones de dólares) en las industrias israelíes, incluidas las empresas de defensa.

La plataforma militar más cara del inventario de las FDI

La experiencia pasada ha demostrado que pasa mucho tiempo desde la fase de formulación de las especificaciones de los nuevos submarinos hasta la fase de producción.

Según el Profesor Contralmirante Shaul Chorev, jefe del Centro de Investigación de Haifa para la Estrategia Marítima y Política de la Universidad de Haifa, y antiguo comandante de la Flotilla de Submarinos de la Armada de Israel, las especificaciones de 1980 de los submarinos Dolphin de primera generación tardaron nada menos que 17 años en convertirse en buques definitivos.

Son esos tres buques de finales de la década de 1990 los que serán sustituidos por la serie Dakar. Se unirán a tres submarinos Dolphin de nueva generación -dos de los cuales, el INS Rahav y el INS Tanin, ya están en posesión de la Armada israelí- y el tercero, el INS Dragon, que se espera que llegue a la terminal de submarinos de la base de Haifa el año que viene. Estos buques están equipados con sistemas de propulsión independientes del aire (AIP) que generan electricidad a partir de hidrógeno y agua.

De este modo, estos submarinos de propulsión diésel pueden permanecer sumergidos durante más tiempo, y sus motores silenciosos les permiten eludir la detección del sonar enemigo con eficacia.

Los submarinos AIP están equipados con tecnología que se remonta a principios de los años 90, por lo que los submarinos Dakar requerirán capacidades tecnológicas mucho más nuevas. Esto implicará probablemente, entre otras cosas, nuevos diseños de motores, generadores y sistemas de sensores electrónicos en lugar de los antiguos periscopios.

Las pasadas disputas sobre el tamaño correcto de la flota de submarinos que sirve a las necesidades de Israel han sido una característica común entre los gobiernos israelíes y las Fuerzas de Defensa de Israel.

Fue el ex primer ministro Benjamín Netanyahu quien anuló la preferencia de las FDI por cinco buques en el pasado, optando por seis en su lugar, y su decisión recibió la aprobación de un comité oficial de adquisición ministerial.

Parece que la decisión de Netanyahu fue la correcta a la luz de la deslumbrante contribución que cada una de estas plataformas -la plataforma militar más cara del inventario de las FDI, más cara que los aviones de combate- aporta a la seguridad del Estado.

“Cinco es el mínimo; seis es el [número] óptimo. Seis submarinos nos proporcionarán mucha flexibilidad, pero podemos conformarnos con cinco”, dijo el coronel L., entonces jefe del Departamento de Submarinos de la Armada israelí, a Maariv en 2018.

Cada submarino es capaz no solo de viajar de forma encubierta hacia los estados enemigos, recopilar inteligencia y atacar objetivos con gran precisión, sino que la plataforma también, según los informes de los medios internacionales, sirve como un pilar fundamental de la postura de disuasión nuclear de Israel y la capacidad de segundo ataque.

En 2019, Chorev advirtió en una entrevista que “el Estado de Israel está perdiendo su profundidad estratégica.” Señaló que “hoy en día, el país está en riesgo de misiles desde todas las direcciones. Como ha dicho [el jefe de Hezbolá, Hassan] Nasrallah, pueden atacar objetivos desde el norte de Israel hasta el núcleo nuclear de Dimona. Conocen todos los objetivos estratégicos de Israel”.

Por esta razón, concluyó, es vital identificar el mar como la fuente de profundidad estratégica israelí añadida.

Los submarinos se están convirtiendo en una fuerza de élite moderna debido a sus movimientos furtivos bajo el agua, y las potencias navales modernas de todo el mundo están considerando cada vez más a los submarinos como las plataformas a las que recurrir para misiones que en el pasado se asociaban más a los buques de superficie.

La serie Dakar parece destinada a representar la última palabra en la carrera armamentística submarina de Israel.

Yaakov Lappin

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.