Los marineros chinos sufren graves trastornos psicológicos a bordo de los submarinos, según un estudio reciente.

Los submarinistas chinos que patrullan en el disputado Mar de China Meridional padecen “graves” trastornos psicológicos, según un estudio publicado recientemente y recogido por Stars and Stripes.

“Un grupo de personal militar con alto riesgo de sufrir problemas de salud mental es la fuerza de submarinos, especialmente en el Mar de China Meridional”, escribieron cinco investigadores chinos afiliados al Instituto de Gestión de la Salud Militar de la Universidad Médica Naval de Shanghai en un artículo publicado a principios de este mes en Military Medicine.

Según el estudio, 108 de las 511 encuestas realizadas a submarinistas chinos en el Mar de China Meridional mostraban signos de trastornos psicológicos que iban desde la depresión y la ansiedad hasta la hostilidad.

Los resultados se compararon con las normas de salud mental entre los miembros masculinos de las fuerzas armadas chinas y resultaron ser “significativamente más altos”.

“Este estudio demuestra por primera vez que los miembros de la fuerza de submarinos del Mar de China Meridional corren riesgos de salud mental y sufren graves problemas psicológicos”, concluyen los investigadores.

China reclama la gran mayoría del disputado Mar de China Meridional, y ha incrementado sus patrullas navales en la vía marítima a lo largo de los años para reforzar sus reclamaciones de soberanía.

“Los estudios han demostrado que las maniobras militares pueden producir estrés psicológico y fisiológico”, explicaron los investigadores chinos, y añadieron que la vida a bordo de un submarino también puede provocar problemas de salud mental.

Escriben que los submarinistas, que suelen tener mayores índices de enfermedades neuropsiquiátricas, “están confinados en espacios vitales minúsculos y expuestos al aire manufacturado y a la luz artificial”, y “el entorno de los submarinos conlleva un aislamiento prolongado, que puede suponer entre 60 y 90 días de navegación sumergida”.

El submarino de misiles balísticos Jin-B Project 094B participa en un desfile militar que marca el 70 aniversario de la fundación de la Armada de China, en el Mar Amarillo.

El estudio también descubrió que los marineros a bordo de submarinos nucleares tendían a tener un mayor riesgo de sufrir trastornos psicológicos.

La salud mental, que durante mucho tiempo se ha pasado por alto en los ejércitos de todo el mundo, es una parte importante para determinar la preparación general de una fuerza.

En el caso de China, las evaluaciones psicológicas no se incluyeron como parte del proceso de reclutamiento militar hasta 2006, y los servicios de salud mental para las tropas chinas siguen siendo trabajos en curso.

Reconociendo que la vida a bordo de los buques de guerra puede ser un reto para los marineros, la Marina de EE.UU. comenzó a incorporar psicólogos a bordo de los portaaviones en la década de 1990, y observó una drástica disminución de las evacuaciones de emergencia y las separaciones administrativas por mal comportamiento.

Este importante programa, conocido como Programa de Salud Mental Integrado (eMHP), se extendió posteriormente a otros buques de superficie y pareció ser igualmente eficaz.

En 2013 se puso a prueba un eMHP para la fuerza de submarinos de la Marina en Norfolk, Virginia, y mostró resultados positivos, reduciendo las pérdidas anuales no planificadas de 22 a 2 en 2016, cuando el programa se amplió para proporcionar un mayor apoyo de salud mental a la fuerza de submarinos más grande.

La Armada también estableció servicios de eMHP para los marines y las fuerzas de operaciones especiales.

La Armada del Ejército Popular de Liberación de China, según la última evaluación del Departamento de Defensa sobre el ejército chino, es la mayor fuerza naval del mundo, pero sus capacidades siguen estando por detrás de las de la Marina estadounidense.

Sin embargo, la calidad general de la armada china está mejorando a medida que China construye nuevas clases de buques y submarinos y avanza en sus esfuerzos por construir una fuerza de combate de categoría mundial para mediados de este siglo.

Ryan Pickrell

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.