Los OPV de la Royal Navy navegan para restablecer la presencia permanente en el Indo-Pacífico.

El despliegue a largo plazo de dos de los buques de patrulla en alta mar (OPV) del lote 2 de la Royal Navy en la región del Indo-Pacífico ha puesto en el punto de mira el papel global de esta clase.

Partiendo de la base naval de Portsmouth el 7 de septiembre, el HMS Spey y el HMS Tamar, tras una breve escala en Falmouth, navegan hacia el oeste, hacia el Océano Pacífico, pasando por el Caribe y el Canal de Panamá.  Se espera que los dos buques -ambos adornados con un llamativo esquema de camuflaje Dazzle- permanezcan en la región durante al menos cinco años, como parte de la estrategia “Global Britain” del gobierno británico tras el Brexit.

Los cinco buques de patrulla marítima B2RC -los buques HM Forth, Medway, Trent, Tamar y Spey-, construidos originalmente para suplir las carencias de carga industrial en la planta de construcción naval de BAE Systems en el Clyde, se encuentran ahora a la vanguardia de los esfuerzos de la Royal Navy por restablecer una presencia avanzada en las regiones marítimas más importantes del mundo. La presencia de avanzada requiere que los buques estén estacionados en el teatro de operaciones o en sus inmediaciones durante un período prolongado -en lugar de regresar a casa después de cada despliegue- y que las tripulaciones sean rotadas desde el Reino Unido.

Adaptados a partir de un diseño de exportación de un OPV de 90 metros de eslora desarrollado originalmente por lo que era VT, los buques B2RC están destinados a contribuir a tareas de vigilancia en todo el mundo, como la lucha contra el narcotráfico, la piratería, la protección de la pesca y las operaciones humanitarias. La intención es que estos buques ofrezcan una plataforma para el compromiso persistente y la protección de los intereses del Reino Unido, y al mismo tiempo liberen a las fragatas y destructores de tareas menos exigentes.

El Forth, el primero de los cinco buques B2RC, está desplegado en el Atlántico Sur desde enero de 2020 y sirve como buque de guardia permanente de las Islas Malvinas. El Trent tiene su base en Gibraltar para las operaciones en el Mediterráneo y el Golfo de Guinea, mientras que el Medway presta apoyo a la Atlantic Patrol Task (North) en el Caribe.

Antes de zarpar, BAE Systems suministró equipos de misión crítica y mejoras de capacidad al Spey y al Tamar, incluyendo la mejora de los sistemas de refrigeración de los generadores de los buques para condiciones de clima cálido. En virtud de un acuerdo de contratación por disponibilidad, BAE Systems gestionará el apoyo a todo el buque mientras esté desplegado.

No se ha asignado ningún puerto base permanente a los dos buques, cuya zona de patrulla abarca los océanos Índico y Pacífico, extendiéndose hasta el norte del Mar de Bering y el sur hasta el pie de Tasmania y Nueva Zelanda. En su lugar, el Spey y el Tamar utilizarán las bases y los puertos de la región del Pacífico que mejor se adapten a sus necesidades y misión. Tres OPV de la clase Amazonas -construidos por BAE Systems con un diseño muy similar- están en servicio en la Marina brasileña. Otros dos buques, el HTMS Krabi y el HTMS Prachuap Khiri Khan, han sido construidos para la Marina Real Tailandesa por Bangkok Dock en virtud de un acuerdo de transferencia de tecnología con BAE Systems.

Richard Scott

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.